No al uso de las AFORES para construir Aeropuerto hasta esclarecer todos los contratos.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 100!


En los últimos cinco años, el tráfico de pasajeros creció a una tasa anual de 9% frente al 4.3% del resto de los aeropuertos del mundo. Actualmente, el AICM Benito Juárez atiende a unos 42 millones de pasajeros pese a tener capacidad para unos 35 millones.

El tiempo apremia y se han tomado decisiones  para garantizar su construcción a modo de chantaje para blindarse bajo la opacidad de los contratos y del costo beneficio real, por si fuera poco.


El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) colocó ayer un instrumento financiero denominado Fibra E como parte de sus esfuerzos para allegarse los recursos económicos que aseguren las obras del futuro Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM) sin importar los resultados electorales del próximo primero de julio. De acuerdo con la institución bancaria que gestionó la colocación de deuda, esta emisión permitió al grupo constructor captar 30 mil millones de pesos, de los cuales al menos 80 por ciento proviene de los fondos de pensión de los trabajadores.

Por otra parte, al vincular la construcción de la nueva terminal aérea con los fondos para el retiro, se crea una traba a cualquier intento de transparentar la manera en que se han repartido los contratos para las distintas obras, puesto que el patrimonio de los trabajadores mexicanos se ve condicionado al éxito financiero del megaproyecto. No puede presumirse que exista dedicatoria política en la estrategia de financiamiento seguida por el corporativo, pero sin duda lo deseable es que cualquier emprendimiento de infraestructura –y ciertamente uno con las dimensiones y la trascendencia del aeropuerto de la capital del país– se ejecute con garantías absolutas de que se han seguido las mejores prácticas en cada una de sus fases, lo cual requiere que éstas sean debidamente auditadas.

El Aeropuerto contra los cuestionamientos

Como parte del proyecto del NAICM, está contemplada una zona denominada ‘Ciudad Aeropuerto’ de poco más de 200 hectáreas que pretende dar soporte a toda la actividad aeroportuaria.

“Estamos hablando de una zona en la que se pueden desarrollar oficinas, hoteles, restaurantes, pero al ser tan grande nos permite desarrollar estas segundas, terceras líneas o el establecimiento de industria directamente desarrollada con la actividad aeroportuaria”, comentó en conferencia en el campamento base del NAICM, César Nájera, subdirector de vinculación del GAICM.

Agregó que en el transcurso de este año y 2019, el GACM hará el proceso de contratación de la infraestructura de soporte, drenaje profundo, red de servicios, así como la adquisición de equipo de navegación.

Lo anterior en un contexto en el que en días pasados la Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró, en la revisión de la Cuenta Pública 2016, irregularidades en la construcción del NAICM por poco más de 1,000 millones de pesos.

Tan solo en la revisión del convenio para la construcción de la barda perimetral del NAICM, suscrito entre el GACM y la Secretaría de la Defensa Nacional, la ASF observó que la entidad fiscalizada tiene un remanente por acreditar de 27.05 millones de pesos (mdp) de la primera etapa, 185.34 mdp en la segunda, 38.02 mdp  y 133.02 mdp en la cuarta etapa de la construcción.

De acuerdo a la última entrega de la ASF, las auditorías que cuestionan los recursos del Nuevo Aeropuerto son la354-DE, sobre un remanente de 389 millones, la 363-DE, sobre la aclaración de 267 millones supuestamente ocupados en la realización de proyectos, gerencia, estudios, asesorías y consultorías, y la 365-DE, que pide la aclaración de 205 millones supuestamente ocupados en transporte y acarreo de sedimentos.

 

Adicionalmente aún no se conoce el verdadero avance sobre las obras físicas del NAIC, las cuales han encontrado dificultades por la propia naturaleza del terreno.

La zona en la que se construye el nuevo aeropuerto es lacustre, que hace años albergaba el Lago de Texcoco. Previo a cualquier construcción, la zona requiere capas de tezontle y basalto para lograr estabilidad y evitar hundimientos en las partes en las que ya se drenó el agua.

La torre de control, la cual será de nueve niveles con una altura máxima de 90 metros y será construida para soportar un sismo de magnitud nueve, es un claro ejemplo.

De acuerdo con los ingenieros que participan en su construcción, apenas se cuenta con el 100% de la cimentación y el control de movimiento sísmico, en tanto que, la estructura central apenas se encuentra en proceso de construcción.

Organizaciones civiles como México Evalúa, han señalado que, además de conocer el progreso en los contratos de obras, esta debe estar asociada a la evolución de todo el proyecto o porcentaje de avance.

El sitio de Transparencia Presupuestaria indica que, por lo menos, de recursos presupuestarios, el NAICM requerirá de 104,396 millones de pesos, esto equivale a 16.21% del gasto total en inversión para 2018 en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

No menos grave resulta que una inversión de esta magnitud, para colmo presuntamente irreversible, haya sido tomada sin consultar o siquiera informar a los dueños del capital apostado, es decir, a los trabajadores que entregan una parte de su salario a las administradoras de fondos para el retiro con la expectativa de recibir un patrimonio con el cual solventar sus necesidades al finalizar su vida laboral. Que dicho manejo de los recursos depositados en las administradoras de fondos para el retiro se encuentre dentro de la ley no hace sino recordar las enormes deficiencias y lagunas regulatorias en que se mueve la actividad de estas entidades, facultadas para decidir arbitrariamente sobre el patrimonio de los ahorradores.

Por tanto la solución debe ser detener las obras ya que  los ciudadanos no queremos que esta administración fije las bases de las negociaciones y contratos por verse implicado en inumerables casos de corrupción, por lo que no estamos dispuestos a tolerar una mas.

Proponemos la siguientes acciones:

1.-Detener la construcción del Aeropuerto momentaneamente hasta esclarecer los contratos y participantes, consideramos que lo apropiado y conveniente es esperar despues del 1 de Julio del 2018.

2.-Crear legislación que regula las consecuencia y las penas a servidores públicos y empresarios en caso de irregularidades en procesos como en recursos de todo tipo.

3.-Informar a la base de trabajadores que con sus AFORES proporcionaran el recurso  que se invertirán en dicho proyecto, de como se espera fructifique dicha inversion y también de los riesgos de la misma ante eventualidades.

4.-Gestionar sitio con información completa de dichos contratos y de cambios para que el publico en  general pueda consultar.

 

 http://www.jornada.unam.mx/2018/03/24/edito

https://www.altonivel.com.mx/actualidad/mexico/gana-mexico-nuevo-aeropuerto/

 

 

 

 



Hoy: Alegria cuenta con tu ayuda

Alegria Ruiz necesita tu ayuda con esta petición «Camara de diputados: No al uso de las AFORES para construir Aeropuerto hasta esclarecer todos los contratos.». Súmate a Alegria y 57 persona que han firmado hoy.