No al proyecto de ley que quiere suspender a las empresas SAS

No al proyecto de ley que quiere suspender a las empresas SAS

0 personas firmaron. ¡Ayudá a conseguir 100!
¡Con 100 firmas, es más probable que esta petición aparezca en recomendaciones!
Ramiro Nuñez Palacio lanzó esta petición dirigida a Camara de diputados y

Hoy nuestro país está enfrentando grandes desafíos: se están destruyendo más empresas y están desapareciendo más puestos de trabajo que nunca antes en nuestra historia. Nunca antes ha sido tan urgente y tan necesario para tanta gente empezar de nuevo a emprender. Poder hacerlo en un marco de formalidad es fundamental. Por eso pedimos a los diputados nacionales QUE VOTEN EN CONTRA del proyecto de Ley Nro. 0046-S-2020, por el cual se establece que todas las Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS) deberán ser constituidas por emprendedores previamente inscriptos en un registro especial a cargo de la SEPYME dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, por los siguientes motivos:

Argentina hoy es el país de la región que menos empresas tiene cada 1.000 habitantes (según la Fundación Observatorio Pyme “…en Argentina actualmente se computan 14 empresas cada 1.000 habitantes, mientras que en nuestro vecino Chile 58. El mismo indicador arroja 66 para Corea del Sur y 88 para Australia”), a la vez que mantiene una importante porción de su economía informal. Es evidente que en ese contexto necesitamos facilitar que surjan más empresas, no restringirlas ni dificultar su creación ni su crecimiento. Mucho menos, generar incentivos para la informalidad.

En 2017 se aprobó la Ley 27349 de Apoyo al Capital Emprendedor (llamada comúnmente “Ley de Emprendedores”) que creó un nuevo tipo societario: la Sociedad por Acciones Simplificada (SAS). La SAS es el tipo societario que más se adapta a las necesidades de los emprendedores y MiPymes. Esta Ley recoge una tendencia mundial hacia la simplificación de los tipos societarios: “…Y esto no sólo ocurre en nuestro país: cada vez son más los países en el mundo que introducen figuras como la sociedad por acciones simplificada”: nacida en Francia en 1994, en la región son antecedentes relevantes República Dominicana (2001), Chile (2007), Colombia (2008), México (2016), Perú (2018), Guatemala (2018), Uruguay (2019), Paraguay (2020) y Ecuador (2020). Su simplicidad, agilidad y bajo costo facilita el surgimiento de nuevas empresas, apoyando la democratización del emprendimiento y la innovación en nuestro país. Democratizar las oportunidades de emprender nos hace crecer como sociedad. Más empresas implican más trabajo, menos pobreza y más desarrollo para el país.

El proyecto en discusión crea un requisito -inédito en el mundo- consistente en la inscripción en un “Registro de emprendedores” para ser considerado como tal y poder ser socio de una SAS, aumentando la inseguridad jurídica ante el riesgo de discrecionalidad y arbitrariedad en la definición de quien es considerado emprendedor.

Pero además, se avanza contra las más de 30.000 SAS ya constituidas en el país, cuestionando derechos adquiridos. No necesitamos más inseguridad jurídica. Destacados especialistas coinciden en que con las restricciones pretendidas se llegará al absurdo de que será más conveniente una sociedad no registrada que una SAS.

Por otro lado, la exigencia de volver al soporte papel, no sólo es un contrasentido en un tipo societario pensado de manera absolutamente digital, sino porque Argentina sería el único país del mundo que volvería al papel, algo que mucho menos se entiende en el contexto actual en el que la pandemia está catalizando la digitalización de toda la actividad económica.

Por otro lado, se está yendo contra el tipo societario elegido por los emprendedores: más del 50% de las sociedades constituidas en el país en los dos últimos años fueron SAS (incluso en una Provincia como Córdoba, en 2020 fueron más del 90%) Los emprendedores y empresarios ya votaron a favor de la SAS. Y esto no ocurre sólo en Argentina: en Colombia, por ejemplo, en 10 años se constituyeron más de medio millón de SAS, siendo prácticamente el único tipo societario que se utiliza.

Entendemos que, en un mundo tan volátil, complejo, incierto y ambiguo como el que nos toca enfrentar, los emprendedores y empresarios deben poner su esfuerzo en crear valor, en innovar, en crear contribuciones valiosas para la sociedad, no en afrontar nuevos trámites burocráticos que pocos beneficios aportan. Pensemos también qué mensaje estamos dando al mundo si a los dos años de creada la SAS estamos cuestionando su validez.

Necesitamos que esta gran herramienta continúe ayudando a los que crean porque creen en este país y se animan a darlo todo por construir un futuro mejor.

Por todo esto, en ejercicio de nuestros derechos constitucionales, les pedimos a nuestros diputados NO APOYAR EL PROYECTO DE LEY QUE LIMITA LAS SAS.

Diputados, queremos crear, defendamos las SAS.

#DefendamosLasSAS #LeyDeEmprendedores

 

Fuente: https://medium.com/@defendamoslassas/defendamoslassas-8160c922e3c0

 

0 personas firmaron. ¡Ayudá a conseguir 100!
¡Con 100 firmas, es más probable que esta petición aparezca en recomendaciones!