Gilberto Bosques merece una calle en Puebla

Gilberto Bosques merece una calle en Puebla

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 500!
Al lograr 500 firmas, es más probable que la petición pueda ser tendencia en nuestra plataforma.

Brahim Zamora Salazar lanzó esta petición dirigida para Cabildo del Ayuntamiento de Puebla y

La nomenclatura de las calles de Puebla se distingue por la enorme carencia de nombres de poblanas o poblanos destacados, más allá de haber sido gobernadores, sin importar demasiado si sus gestiones fueron destacadas o grises.

De ahí, las principales calles de la capital del estado que tienen un nombre más allá de la numeración en tanto avenida o calle, responden a una tradición de llamarlas con las fechas emblemáticas de la historia nacional o local: 16 de Septiembre, Revolución, Reforma, 5 de Mayo, Héroes del 5 de Mayo, Defensores de la República, 15 de Mayo.

También, en los últimos años, se ha renombrado a las calles con personajes civiles destacados de la vida del estado, como el Boulevard Carlos Camacho Espíritu, la avenida Ángeles Espinosa o bien,  la sustitución justa de los nombres de un exgobernador y un expresidente de infame memoria: Maximino Ávila Camacho, por Juan de Palafox, y Gustavo Díaz Ordaz por la justa Mártires del 2 de Octubre.
Otros espacios han retomado los nombres que simbólicamente la ciudadanía le ha dado, hasta que se oficializa, tal es el caso de la Plaza John Lennon.

La única vialidad importante de Puebla que tiene el nombre de un personaje contemporáneo extranjero es el Circuito Juan Pablo II, líder religioso católico del siglo XX cuya figura se ha visto cuestionada por los escándalos de pederestia al interior de la Iglesia, particularmente en México.

Uno de los personajes poblanos más injustamente tratados por los gobiernos locales ha sido Gilberto Bosques Saldívar, diplomático mexicano que nació en Chiautla de Tapia en 1892 y tuvo un papel crucial durante la ocupación nazi a Francia en la Segunda Guerra Mundial, como cónsul general del gobierno del general Lázaro Cárdenas en Europa, ayudando a mexicanos, mexicanos de origen libanés, republicanos españoles, judíos y otros perseguidos del fascismo a viajar a México. Se cree que él fue quien convenció al gobierno cardenista de abrir las puertas de México al exilio español.

Además, montó la defensa jurídica de españoles republicanos en Francia, ante la exigencia de extradición de la dictadura franquista.

Ya con el gobierno de Ávila Camacho, México participaba en la Segunda Guerra Mundial, con las relaciones diplomáticas con la Francia de Vichy rotas, fue prisionero de guerra de Alemania, junto con toda su familia.

Estamos hablando del más ejemplar y digno diplomático mexicano, quien ha sido reconocido por el Congreso del Estado, por el gobierno austriaco, nombrando a una de las vialidades del distrito 22 de Viena, Paseo Gilberto Bosques; el premio de derechos humanos de las embajadas francesa y alemana, lleva su nombre. Aún así, en la capital de su estado natal, ninguna calle le guarda permanente homenaje y memoria.

Hoy en día, en que en el mundo el fantasma del fascismo vuelve a rondar, es importante reafirmar la importante tradición antifascista mexicana y también el orgullo y compromiso de ser un país de brazos abiertos con las personas que sufren del desplazamiento, el exilio o la migración forzada en el mundo, a través incluso de pequeños actos simbólicos, que nos recuerden en la vida cotidiana, la obra y vida de Gilberto Bosques y su aporte a esta tradición.

Es por ello, que quienes firmamos esta carta, con base en el artículo 8vo. de nuestra Carta Magna que consigna el derecho de petición, pedimos al Cabildo del Ayuntamiento del Municipio de Puebla que tenga a bien renombrar una vialidad primaria de la ciudad con el nombre de Gilberto Bosques Saldívar, como un homenaje urgente necesario a este poblano universal.

 

 

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 500!
Al lograr 500 firmas, es más probable que la petición pueda ser tendencia en nuestra plataforma.