Petición Cerrada

Dile NO al maltrato animal en Panamá

Esta petición conseguió 360 firmas


El Museo de Biodiversidad, es uno de los museos más conocidos del país, y es tan famoso por su diseño como por sus fascinantes exposiciones. El interior, está repleto de información sobre animales no solo de Panamá sino que también del mundo. Para finalizar el museo se harán tres galerías que contienen acuarios.

¿Estaría bien visitar acuarios? Es una pregunta que solo usted puede responder. 

Los peces tropicales nacieron para vivir en grandes mares y nadar entre los atractivos arrecifes de coral, no para ser capturados y encarcelados en tanques de agua. Sufren miserablemente cuando se ven obligados a pasar sus vidas en tanques de vidrio.

La conservación de peces cría el mayor número de peces con poca consideración por los mismos animales. Especies como el pez cardenal Banggai, está en peligro de extinción debido a la sobrepesca, y por haber sido empleados para satisfacer la industria del acuario. Algunos criadores inyectan tintes fluorescentes en los animales para hacerlos ver más atractivos para los compradores, en este caso el Biomuseo.

Los colectores para los acuarios cubren los arrecifes con cianuro, este se encarga de envenenar a los peces haciéndolos fáciles de agarrar. Muchos de estos peces mueren por el envenenamiento antes de llegar a un acuario. El cianuro no solo mata a los peces, pero también a los arrecifes de coral. Este proceso es clasificado por los biólogos marino como uno de los mayores peligros en las aguas. Estos animales son vendidos a acuarios como el que será construido en el Biomuseo, y estarán condenados a vivir una vida sin suficiente espacio ni oxigeno. Un acuario le impide a un animal vivir una vida normal y feliz; es una visión distorsionada de la realidad.

Los peces se comunican a través de sonidos de baja frecuencia que son interrumpidos por los filtros, bombas, y vidrios que cargan los acuarios. Les impide la comunicación y causa un gran daño psicológico. ¡Los vuelve locos!

Todos podemos aprender de la vida marina sin molestarla. No es necesario arrancar formas de vida lejos de su propio hábitat natural y obligarlas a vivir en un tanque. En este día y edad hay un montón de puntos de venta para aprender sobre la vida marina.

La mayoría de la vida marina mantenida en acuarios tiene poca protección federal, y las pocas leyes que existen son a menudo ignoradas. Investigadores han descubierto que los peces tienen la misma capacidad, no sólo sentir dolor y estrés, sino también ser conscientes del dolor que sienten (como nosotros) y, por lo tanto, deben ser considerados “sensibles".

Por favor, no apoyemos este tipo de maltrato animal en Panamá. Dejemos de promover maltrato con el propósito de dinero y entretenimiento bajo el disfraz de "educación y conservación".



Hoy: Andrea cuenta con tu ayuda

Andrea Davila necesita tu ayuda con esta petición «Biomuseo : Dile No al maltrato animal en Panamá». Súmate a Andrea y 359 persona que han firmado hoy.