BANCO DE SABADELL, NO ENGAÑEN A SUS CLIENTES.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


Cuando hace algo más de dos años (octubre de 2014) atravesábamos dificultades económicas que nos llevaron a solicitar en el Banco de Sabadell unas nuevas condiciones para nuestra hipoteca, la primera respuesta que obtuvimos fue negativa. Hubo que echar mano de los formularios de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca para que decidieran estudiar la posibilidad de una novación con dos años de carencia. Mi ex-mujer estaba en aquel entonces sin trabajo y yo pasaba por un mal momento en mi actividad profesional como autónomo. Nunca en quince años nos habíamos atrasado en el cumplimiento de las cuotas. Hasta entonces. Por eso solicité que nos revisaran las condiciones, por eso pusimos en venta y/o alquiler nuestra casa en Gualba. Mi ex-mujer pasaba por una profunda crisis de salud personal, y yo mismo, con tantas preocupaciones, me sumí en una crisis de ansiedad e insomnio, que llevó a mi doctora a cursarme la baja médica.

Aunque tardaron en darnos respuesta, en la oficina de Sant Celoni (Barcelona) del Banco de Sabadell finalmente nos dijeron que revisarían nuestra hipoteca. Pero, para ello, debíamos alargar el período de la misma en quince años. ¡Quince años, ni más ni menos! ¿Por qué?, les preguntamos. Pues precisamente para mantener una cuota reducida durante el resto del tiempo que la hipoteca siguiera activa, similar a la cuota de los dos años de carencia (de 272,73 €), y mientras la casa no se vendiera. Ese era el modo, nos dijeron, de facilitarnos el pago de las cuotas. Aunque no nos hizo demasiada ilusión prolongar la hipoteca, no nos quedó más remedio que aceptarlo, y lo hicimos como un mal menor ya que en la propuesta (Fiper) que nos entregaron el 9 de enero de 2015, el porcentaje del interés tras la carencia, del 0,15% más Euribor, parecía muy favorable para nosotros.

De modo que, cuando nos llamaron finalmente para firmar la Fiper, lo hicimos confiados y convencidos de que eso nos ayudaría a enderezar nuestra difícil situación. Unos meses después, además, conseguimos alquilar la casa y, a inicios de 2016, mi exmujer encontró trabajo. De modo que todo parecía mejorar. Los dos años de carencia se iban a cumplir y, en noviembre de 2016, empezaríamos a pagar la nueva cuota amortizando ya el préstamo. Sin embargo, nuestra sorpresa fue mayúscula cuando nos llamaron de la sede central del Banco en Madrid para “recordarnos” que dicha cuota iba a aumentar en cerca de doscientos euros mensuales. No dábamos crédito a lo que nos decían. En la oficina nos confirmaron ese extremo y nos entregaron un cuadro de amortización que, ante nuestra sorpresa, nada tenía que ver con la Fiper que nos dieron en enero de 2015. Cuando llegué a mi casa revisé la documentación y comprobé que, en efecto, respecto a aquella propuesta lo que me daban ahora incrementaba los intereses a pagar en… ¡35.535 euros! Consulté a un abogado amigo mío, les presentamos un requerimiento para que se explicaran y entonces llegó la gran sorpresa: la Fiper que nos hicieron firmar tan sólo quince días después de la que nos entregaron había cambiado el tipo de interés, del 0,15% más Euribor al 3,15% más Euribor… sin explicación alguna, ni cuando firmamos, ni ahora.

Para nuestra desgracia, ese documento que no revisamos y firmamos da validez jurídica a su operación, a su maniobra de engaño y estafa. Lo que no les da es la validez moral, ni les exime de culpa ante su desfachatez por aprovecharse de dos personas, dos clientes, que siempre han pagado escrupulosamente todos los préstamos, todas las deudas con ellos, y que se encontraban, nos encontrábamos, en una situación de indefensión económica, de salud y personal en las fechas en que el Banco perpetró dicho engaño.

Por ello, pedimos, exigimos que el Banco de Sabadell se retracte en esta operación y dé como válida la Fiper que nos presentaron anteriormente a la que nos hicieron firmar días más tarde con malas artes, en la que el tipo de interés aplicable era del 0,15% más Euribor. Hay que acabar con esa mala praxis de las entidades bancarias, por desgracia demasiado habitual.



Hoy: Jose Javier cuenta con tu ayuda

Jose Javier Silvestre necesita tu ayuda con esta petición «BANCO DE SABADELL y BANCO DE ESPAÑA: BANCO DE SABADELL, NO ENGAÑEN A SUS CLIENTES.». Únete a Jose Javier y 61 personas que ya han firmado.