La Bulla de Sevilla: Patrimonio inmaterial de la humanidad

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


Es imprescindible hablar de la bulla. Pero, antes de comenzar una advertencia: si usted sufre de claustrofobia o se agobia con facilidad cuando se ve rodeado de personas, nunca se meta en una bulla.

No obstante, la bulla es parte esencial de la Semana Santa. Dicen algunos que Sevilla es en el único lugar del mundo donde las aglomeraciones guardan un «orden establecido». El sevillano acostumbrado a ver procesiones sabe cómo desenvolverse en una bulla y nunca pierde la calma, ya que ésta se disuelve.

Como peces en el agua, tan sólo debe seguir el curso, seguir la corriente. Así no habrá ningún problema. Estudios científicos, por ejemplo, han revelado que la forma de ir a contracorriente «remontando» la bulla es lo que más entorpece la disolución de la bulla. Por tanto lo mejor es dejarse llevar, mantener la calma y disfrutar de la procesión, eso sí teniendo cuidado de sus pertenencias personales porque aunque en la bulla todo son buenas maneras puede que haya algún listillo que quiera hacer el agosto a su costa.

En el caso de ir con niños pequeños, debe tener mucho ojo en las aglomeraciones ya que pueden perderse. En caso de llevar un carrito, debe tener cuidado con no atropellar al personal y ser comprensivo, dejando paso a la gente, sobre todo si está viendo pasar una cofradía. No obstante, siempre es más recomendable huir de las calles estrechas y las aglomeraciones si va con niños pequeños. Los lugares amplios para ver las cofradías son los más adecuados en estos casos.
Cada día, en infinidad de casos, se produce la misma secuencia que suele acabar en discusión. Una persona que espera al paso de una cofradía desde un rato antes increpa a otra que se pone delante o que intenta cruzar. En el segundo de los casos debe comprender que uno no es dueño de la calle, ni tiene un sitio por derecho en ella. La libre circulación de personas no sólo es un derecho, sino que es imprescindible en Semana Santa.

Teniendo en cuenta la longitud de un gran número de cofradías, ver pasar una hermandad con más de mil nazarenos puede resultar de lo más tedioso, por lo que es comprensible que el personal vaya buscando los pasos y situarse en un hueco –que siempre suele haber–. Nadie puede prohibir a una persona situarse a su lado o detrás, como pensando que vive en una burbuja. Sin embargo, si usted es de los que buscan las cofradías debe comprender que no puede ponerse delante de una persona que está allí antes que usted. La buena educación y las formas deben siempre primar para evitar discusiones.
En la Semana Santa hay un buen número de personas que se sitúan delante de los pasos, entre la presidencia y el cuerpo de acólitos, que van andando hacia detrás para no perderse ningún detalle de cómo va el Cristo o la Virgen. A este fenómeno se le denomina como «cangrejeros», por aquello de que andan hacia atrás.

La Semana Santa está tan masificada que, para disfrutar un rato de una cofradía, algunas veces es imposible hacerlo yendo por los lados, por lo que muchos recurren a ponerse delante, aunque eso entorpezca el buen discurrir de la cofradía, haciendo incluso que el paso se descuelgue del resto del cortejo en muchas ocasiones. Sin embargo, muchas veces, sobre todo en lugares amplios, sí es posible hacerlo por el exterior del cortejo y hay quien no quiere verlo.

Por ello, las hermandades han tenido que recurrir a personal de paisano para que intente echar una mano con este problema. También está la Policía, que intenta siempre que nadie se ponga delante.

El problema llega cuando se pierden las formas, desde el «cangrejero» que no se quita hasta algunos agentes que no comprenden este fenómeno y que, incluso, vociferan en el silencio de la procesión. Los empujones, en estos casos, y el empleo de la fuerza, entorpece siempre mucho más.

Y es que la paciencia y la buena educación son las mejores armas para luchar contra la bulla, que es parte intrínseca de la Semana Santa de Sevilla.



Hoy: La Soga de Judas cuenta con tu ayuda

La Soga de Judas De judas necesita tu ayuda con esta petición «Ayuntamiento de Sevilla: La Bulla de Sevilla: Patrimonio inmaterial de la humanidad». Únete a La Soga de Judas y 8 personas que ya han firmado.