Petición cerrada

Los santanderinos queremos que nos devuelvan nuestra ciudad

Esta petición ha conseguido 36 firmas


Tras el cambio de alumbrado a Led de color blanco provoca una profunda tristeza pasear por calles de Santander en penumbra con farolas mutiladas. El ahorro de coste no es un argumento. El servicio que ofrece el cambio no es para nada comparable a lo que teníamos, la ciudad está oscura, deprimente, triste, fea, insegura para el tráfico y el paseo. Serán necesarios muchísimos más focos para disfrutar de unos mínimos aceptables, con lo que el argumento del  ahorro es tramposo y será en realidad muy inferior al previsto.

La iluminación es la base de la decoración moderna y el color elegido, blanco azulado, crea espacios desangelados, poco apetecibles y nada acogedores, aparte de ser luces que molestan en la cercanía, ciertamente ciegan e irritan los ojos. A su vez los escasos edificios nobles y señoriales dejan de aparentarlo, se pierde la gracia, la elegancia, el encanto, y especialmente en el centro más histórico el disparate es más notorio. Ejemplos especialmente desafortunados son la iluminación de la Catedral, el Ayuntamiento, la plaza Porticada, el Paseo Pereda...Es una transformación total de la ciudad. Se podría haber optado por un 3000K como Madrid, tono más caluroso y más intermedio con el vapor de sodio,  pero la opción elegida ha sido la contraria y más radical.

Tampoco es buena idea ser los pioneros de este país en cambiar la totalidad de luces de una vez. Es una tecnología relativamente joven que se abarata progresivamente y, como se percibe en la práctica, están experimentando con improvisaciones y temeridades como romper a martillazos las esferas de las farolas clásicas fernandinas para intentar conseguir ofrecer un poco más de luz, pero la chapuza estética es dolorosa. 

A su vez habrá que ver si las tendencias de consumo se mantienen en un entorno tan poco acogedor. Mucho me temo que una ciudad mucho menos atractiva sea aún un poco más pobre. Nos lo confirmarán en breve los comerciantes y hosteleros. 

Mi intención es que se cree un debate ciudadano, como hace unos meses hubo en la ciudad de Roma, donde similar chapuza tras una oleada de protestas pudo ser en gran parte corregida. Serviría sin duda para muchas más ciudades.  Lo mencionado no tiene ningún matiz o interés político, al contrario, es totalmente constructivo, porque el único fin es que los santanderinos queremos recuperar nuestra ciudad para nosotros y los que nos visiten.

 



Hoy: Urbanita cuenta con tu ayuda

Urbanita santanderino necesita tu ayuda con esta petición «Ayuntamiento de Santander: Los santanderinos queremos que nos devuelvan nuestra ciudad». Únete a Urbanita y 35 personas que ya han firmado.