Viene siendo habitual la instalación del carrusel de ponys en la Feria de Marchena. Este tipo de atracción implica una enorme crueldad hacia éstos no sólo por las condiciones de alojamiento, alimentación, transporte y socialización, sino por el trato que reciben y la explotación a la que son sometidos. Los ponys son maltratados y concretamente:


Padecen jornadas maratonianas (entre 8 y 10 horas de media) dando vueltas sobre un eje, llegando a alcanzar entre 1500 o 2000 vueltas por noche sin parar.

Los descansos son breves y no siempre son sustituidos en el mismo día.

La sujeción de la silla de montar al eje les provoca fuertes dolores y, con el tiempo, desviaciones de la columna.

El roce continuo de sus pezuñas, incluso con cascos, en superficies duras, les producen lesiones.

La música en la feria está muy alta y cada atracción tiene sus propios altavoces. Se llegan a medir hasta 130db (equivale a un avión despegando). Esta agresión contra sus delicados oídos les produce sordera y estrés.

Las luces de las atracciones les puede causar daños e incluso ceguera parcial.

Los ponys de feria no tienen ningún tipo de control sanitario, convirtiéndose en un riesgo sanitario real (encefalomielitis equina) para las personas.

Asimismo ofrecen una visión de la realidad distorsionada y antieducativa, en especial para los más pequeños. Los niños deberían ser educados en el respeto de los seres vivos y la naturaleza, y este tipo de espectáculos no contribuye a esa sensibilización.

Apóyanos en esta iniciativa, no queremos fomentar ni directa ni indirectamente esta crueldad injustificada que supone un maltrato. Los/as marcheneros/as debemos tener una actitud evolutiva y de mejora con respecto a la protección de los animales.

Por favor, apoya nuestra Campaña, ¡Firma!

 

Gracias!

 

Iniciativa apoyada por El Taller Verde y Asociación Protectora ADAM, de Marchena

Letter to
Sr. Alcalde y Sr. Delegado de Festejos Ayuntamiento de Marchena
Que prohiban los carruseles de ponys en la Feria