PIROTECNIA 0 EN CÁJAR, GRANADA

PIROTECNIA 0 EN CÁJAR, GRANADA

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas
Nani Owashi ha iniciado esta petición dirigida a Ayuntamiento de Cájar

En relación a las fechas pasadas y en las cuales es tradición asociar su celebración al lanzamiento de cohetes, petardos y fuegos artificiales, desde Protección animal de Cájar queremos reunir firmas para unirlas a la solicitud de declarar Cájar como municipio con pirotecnia 0. Detallamos los distintos motivos y consideraciones para presentar dicha solicitud.


Comúnmente en casi todos los pueblos de España se asocia la pirotecnia con la celebración de fiestas y eventos en determinados días. El uso de fuegos, cohetes, petardos y artefactos similares, caracterizados todos por el ruido al explosionar, ocasionan molestias, en muchos casos graves, a ancianos, bebés, enfermos y animales, tanto domésticos como silvestres, por lo que resulta difícil asumir que dicha práctica no esté aún sujeta a un tipo de regulación específica, control o medidas que reduzcan los perjuicios que provocan al mínimo.


En primer lugar, hay que tener en consideración el peligro que supone la utilización de pirotecnia en lugares públicos concurridos y aglomeraciones o en sitios privados rodeados de vegetación como las que se producen durante nuestras fiestas, suponiendo un riesgo innecesario pero real. El peligro se ve aumentado cuando son menores de edad los que manipulan este tipo de artefactos en lugares como parques o calles donde circulan diferentes tipos de personas.
En otras ciudades ya se están tomando medidas para atajar este problema. Salvo eventos culturales autorizados, como los fuegos artificiales de las ferias y fiestas locales, el uso de petardos en la vía pública está prohibido en muchas ordenanzas municipales de nuestro país, y en otros municipios, también se están redactando ordenanzas y tomando medidas al respecto. Sin embargo, su empleo por parte de particulares continúa, desgraciadamente, de manera habitual, ajeno al sufrimiento humano y animal, así como a los destrozos en mobiliario urbano. Tan sólo recordad la entrada del año a aquellos que se quedaron en Cájar.


Entre las personas hay muchas que padecen ligirofobia o miedo a los ruidos fuertes, además de bebés y ancianos que son otros dos grupos afectados así mismo por los ruidos y explosiones. El efecto de los artefactos pirotécnicos sobre ellos es diverso, pero fundamentalmente se refiere al efecto sonoro y al directo a través del fuego y la onda expansiva que generan. La Organización Mundial de la Salud cifra en 120 decibelios el umbral máximo de ruido a partir del cual se pueden generar daños en el oído. Los cohetes pirotécnicos más potentes pueden superar los 170 decibelios.
Se menciona por ejemplo que la fobia más frecuente en perros es, la fobia a ruidos fuertes, terror, similar al estrés post traumático en seres humanos. Se detallan además consecuencias físicas y emocionales en animales de compañía, con el añadido de incidentes y lesiones provocados por huidas descontroladas. Son muchos los casos de perros que suelen sentir temor y al huir son víctimas de accidentes o se pierden. Y no solo tenemos estos casos en los animales de compañía, la pirotecnia afecta por igual a la fauna silvestre con casos de taquicardia, temblores, falta de aire, náuseas, aturdimiento, pérdida de control y miedo, pudiendo provocar incluso la muerte en algunos animales tanto silvestres como domésticos. Como las aves salvajes que habitan en las ciudades que sufren efectos de desorientación, abandono del nido, taquicardias y muerte, debido al ruido producido por la pirotecnia convencional o los gatos que también se ven afectados al asustarse o correr detrás de los explosivos por curiosidad, pudiendo ingerirlos, perder la vista o lesionarse.


Además los compuestos de dichos artefactos como neutralizantes, oxidantes, aglomerantes y sobre todo el perclorato de sodio producen un severo daño al medio ambiente. Incluyéndose las recomendaciones de mantener lejanía a aquellas personas con patologías cardiorespiratorias.


En resumen, la lista de riesgos, perjuicios y perjudicados es suficientemente extensa como para poner freno y regular esta práctica tan común especialmente en fechas como las actuales. Nuestro deber es velar por la protección de los más vulnerables. Por todos esos motivos en la petición solicitaremos el cumplimiento de estos tres puntos:

1. Declarar a Cájar como municipio de pirotecnia 0.

2. Prohibir el lanzamiento de cohetes, quema de petardos, tracas y demás artificios pirotécnicos en las vías y espacios de uso común públicos. A excepción de fuegos artificiales que sólo podrán instalarse y dispararse por profesionales de talleres de pirotecnia debidamente legalizados en excepcionales eventos señalados, intentando en todo caso, el uso de pirotecnia sin ruido ni explosiones.


3. Dotar de medios a las diferentes autoridades.


4. Que el Ayuntamiento promueva campañas de difusión y concienciación, especialmente enfocadas en niños y adolescentes, sobre el efecto negativo y los problemas que la pirotecnia convencional genera en los animales y en sectores sensibles de la sociedad como ancianos, enfermos, personas del Espectro Autista y bebés, encaminada a evitar el uso de estos artefactos.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 500!
Con 500 firmas, es más probable que esta petición aparezca entre las peticiones recomendadas