Proscribir y prohibir en Costa Rica partidos políticos de corte religioso

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


La última experiencia electoral vivida en nuestro país, logró dividir familias, destruir amistades y generar un clima de hostilidad a causa de involucrar motivos religiosos en la Campaña Electoral.

Si bien es cierto que el Código Electoral, en su artículo 136 indica que:

"Es prohibida toda forma de propaganda en la cual, valiéndose de las creencias religiosas del pueblo o invocando motivos de religión, se incite a la ciudadanía, en general, o a los ciudadanos, en particular, a que se adhieran o se separen de partidos o candidaturas determinadas."

Y de igual manera la Constitución Política de Costa Rica, en su Artículo 28 ordena que:

"No se podrá, sin embargo, hacer en forma alguna propaganda política por clérigos o seglares invocando motivos de religión o valiéndose, como medio, de creencias religiosas"

Tenemos registrados partidos políticos cuyos estatutos establecen claramente que están fundados en principios y normas puramente religiosos. Así quedó de manifiesto durante su actividad proselitista, utilizando para ello, instalaciones religiosas (templos), así como personas con autoridad en ellos y en grupos organizados, conocidos como pastores, apóstoles, profetas y demás.

En el caso de Restauración Nacional, en el Capítulo II de sus estatutos, y principalmente los artículos del 7-8, se puede verificar su orientación puramente religiosa. Los siguiente son algunos extractos:

"El objetivo esencial del Partido

Restauración Nacional es la defensa de la dignidad inherente a la persona humana, cualidad establecida en los principios éticos cristianos fundamentales, definidos por Dios en la Biblia..." (Artículo Siete)

El Partido Restauración Nacional profesa...  el cristianismo... como su plataforma ética, no sólo es una doctrina de carácter espiritual, sino que, en su pleno sentido, es una experiencia social de gran impacto político, relevante en el mundo que compartimos con nuestros semejantes. El cristianismo, como doctrina moral, tiene un fuerte tono social porque Jesucristo enseñó una doctrina de solidaridad y entrega para con el prójimo, fundamentalmente el más necesitado. La fe cristiana, que sustenta esta propuesta ideológica desde el punto de vista ético, permite un alto compromiso moral para con la sociedad, el cual se traduce en una participación política honesta, solidaria, inteligente, promotora del debate nacional y orientado hacia el mejoramiento del desarrollo humano del país. El cristianismo, para todos los efectos prácticos, constituye la base moral de la ideología y acción política del partido, sin que ello implique el irrespeto a otras tradiciones éticas que, siempre y cuando no entren en conflicto con aquel, pueden alimentar los debates ideológicos y programáticos esta organización política." (Artículo 8) 

"... Estos principios, que se encuentran establecidos en las Sagradas Escrituras, se expresan en ideales tales como la verdad, la santidad, el perdón, la honestidad, el amor, la justicia, el desprendimiento y la solidaridad, entre otros." (Artículo 9)

En el caso de este partido, que se utiliza como base en esta petición, es evidente su fundamentación religiosa para igualmente, imponer eventualmente, esos "principios" a todos los ciudadanos en caso de llegar al poder.

Es imposible para un partido político como este, cumplir el mandato constitucional de no utilizar la religión para obtener votos en una campaña política, puesto que su misma naturaleza así lo exige. Igualmente no puede cumplir con lo establecido por el Código Electoral.

En el proceso, quedó más que evidenciado que no cumplió con tales órdenes, y que constantemente violó las regulaciones establecidas por el Tribunal Supremo de Elecciones, al punto que al 22 de enero, mucho antes de la Primera Ronda Electoral, ya existían 129 denuncias por este concepto contra el Partido Restauración Nacional y el Partido Renovación Costarricense. (Ver noticia aquí)

El 6 de marzo de 2018, el Tribunal Supremo de Elecciones vuelve a insistir a estos partidos que no utilicen la religión para actividades proselitistas (Ver noticia aquí), con lo que queda en evidencia que este Tribunal no cuenta con herramientas reales y efectivas para evitar que la religión siga dañando a la sociedad costarricense, cuando es utilizada como arma política para alcanzar victorias electorales. 

Ante todo lo vivido, considero que es muy importante que la participación de grupos religiosos, organizados en partidos políticos, debe ser totalmente prohibida en Costa Rica, tal y como ya se hizo con la Iglesia Católico - Romana, y su aplicación directa para sus "clérigos o seglares", en este caso por ministros, pastores, profetas y cualquier otra denominación de autoridad religiosa en estos grupos.

Para ello, se debe legislar para que tales partidos políticos queden completamente proscritos (como sucede hoy con los partidos políticos de orientación católica - romana) puesto que no pueden, por su propia naturaleza, sujetarse a las normas estrictas que establece la Constitución y el Código Electoral.



Hoy: Eduardo cuenta con tu ayuda

Eduardo Ureña necesita tu ayuda con esta petición «Asamblea Legislativa de Costa Rica: Proscribir en Costa Rica partidos políticos de corte religioso». Súmate a Eduardo y 3,693 persona que han firmado hoy.