Paralicen las obras ilegales que destruyen los valiosísimos humedales del Delta del Paraná

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 2,500!


A través de la presente solicitamos a Usted:

- Ordene la inmediata paralización de las obras del barrio náutico "El Naudir Delta" sobre la parcela Circ. IV, 179ah, que están destruyendo los últimos humedales prístinos de la Cañada del Cazador, de alto valor ecológico y ambiental.

 - Acredite el daño ambiental ya producido, a los efectos de exigir por las vías que correspondan, su restauración o recomposición, por equipos interdisciplinarios de expertos.

- Promueva la ampliación de la Zona de Reserva Ambiental La Cañada

DIEZ FUERTES RAZONES POR LAS CUALES PETICIONAMOS:

1.      Las obras son ILEGALES: por no contar con Evaluación de Impacto Ambiental previo al inicio del movimiento de suelos, según lo manifestado por la Dirección de Medio Ambiente de Escobar, incumpliendo con Ley General de Ambiente 25675 , la ley provincial de Medio Ambiente 11723 , la Ley de Humedales o Ramsar (N° 23.919) y violando derechos humanos fundamentales de incidencia colectiva (art. 41 de la Constitución Nacional).

2.      Las obras ilegales DEBEN ser paralizadas por las autoridades: El Poder Ejecutivo Municipal, a cargo del Intendente Sr. Ariel Sujarchuk, tiene el poder de policía para detenerlas (arts. 6, 23, 69, 75 ley N° 11723).

3.      Se ven afectados BIENES COMUNES: Los humedales afectados por las obras, forman parte de las llanuras aluvionales del río Paraná y del río Luján, y de las napas de agua superficiales, todos estos bienes del dominio público natural de la provincia de Buenos Aires. La comunidad tiene el derecho al uso y utilidad públicas, se encuentran fuera del comercio, no pueden ser comprados ni vendidos, de serlo resultarían actos ilegítimos (Código Civil (Ley N° 340), Código Civil y Comercial de la Nación (Ley. N° 26.994).

4.      Los humedales de la Cañada del Cazador, son una SOLUCIÓN NATURAL AL CAMBIO CLIMÁTICO. Tienen gran importancia por absorber el Dióxido de Carbono (CO2) de la atmósfera en forma muy efectiva,  lo que aporta a la disminución del calentamiento global. Sin embargo, su pérdida y degradación contribuye a aumentar la temperatura,  la degradación de los humedales es responsable de casi un 25 % de la emisión  mundial de Metano(CH4), otro gas de efecto invernadero.

5.      Los humedales de la Cañada del Cazador brindan además otros SERVICIOS AMBIENTALES vitales, no sólo para Escobar: Se trata de bienes comunes que regulan las inundaciones, y moderan las sequías, purifican el agua que recarga las napas subterráneas de las que se abastece gran parte de nuestra comunidad, son importantes productores de oxígeno, regulan el microclima local pues la evaporación y la transpiración de la vegetación mantiene los niveles locales de humedad y precipitaciones. Hace un tiempo se llamaba a Escobar “la pequeña Córdoba” por la calidad del aire y  los doctores lo recomendaban para los pacientes con problemas respiratorios (Diario Historiando Escobar). La neblina producida en el humed
al al salir el sol, además de constituir un maravilloso espectáculo que brinda la naturaleza, comienza a elevarse y llega a Escobar reduciendo la amplitud térmica.

6.      La Cañada del Cazador alberga una extraordinaria BIODIVERSIDAD. Se han identificado 150 especies de aves, 7 especies de mamíferos y 9 especies de anfibios y reptiles. Entre ellas se encuentran el hurón menor, el lobito de río, el carpincho, el inambú, el lagarto overo, la tortuga pintada y muchas otras especies autóctonas, algunas de ellas en estado vulnerable o amenazadas para la conservación.

7. Se previene un potencial DESASTRE: Los poblaciones vecinas a cota natural del suelo se ven cada vez más afectadas durante inundaciones por el impacto individual y acumulativo de estos emprendimientos. Y en un contexto de calentamiento global con aumento de los eventos extremos en conjunto con el aumento en el nivel de los océanos, es una irresponsabilidad seguir permitiendo el asentamiento de estas urbanizaciones porque también se encuentran en serios riegos sus propios habitantes. Ya en el año 2015 el estudio del Ministerio de Infraestructura de la provincia de Buenos Aires “Estudio Plan Integral y Proyecto Obras de Regulación y Saneamiento Rio Lujan del Ministerio de Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires" sostuvo: “… Asimismo, se debe tener en cuenta que debido a la variabilidad climática se pueden producir precipitaciones extraordinarias que superen las previsiones adoptadas al definir los parámetros técnicos de las polderizaciones, razón por la cual los habitantes de los barrios polderizados, que tienen una falsa sensación de seguridad al estar detrás del terraplén, en realidad están sujetos a un riesgo de catástrofe no despreciable que podría verificarse por un ingreso descontrolado y súbito de las aguas al recinto, ante una falla del terraplén en ocasión de un evento de inundación, así como también debido a una inundación interna”.

8.   La Cañada del Cazador tiene una enorme potencialidad para el USO EDUCATIVO, RECREATIVO Y ECOTURÍSTICO. Preservar esta zona de su destrucción, representa una oportunidad única e irreemplazable para recuperar el contacto de la comunidad con la naturaleza, tan necesaria en estos tiempos de extrema crisis ambiental. Los vecinos memoriosos recordarán y seguramente añoran los fines de semana familiares y días del estudiante en los que se podía disfrutar del contacto con este extraordinario ambiente natural, hoy en grave peligro de extinción por el salvaje proceso de degradación al que lo está sometiendo un proceso de especulación inmobiliaria, totalmente extractivo e insustentable.

9.  A Escobar le SOBRAN BARRIOS NÁUTICOS, pero le FALTAN HUMEDALES NATURALES: Más de 2500 hectáreas de humedales ya han sido destruidas por estos emprendimientos. En contraste, solamente 57 hectáreas tienen estatus de zona de Reserva Ambiental.

10.  Lo que se pierde NO TIENE REPUESTO ni puede ser reemplazado por otras zonas de humedales: Se trata de los últimos relictos de humedales naturales en los bajíos ribereños debajo de las barrancas, ecosistema singular en todo el distrito y la región. Vincula a la Reserva La Cañada con las márgenes del Río Luján, y a través de éste, con el Parque Nacional Ciervo de los Pantanos en cuya área de amortiguación se encuentra esta parcela. La Cañada del Cazador es Area de Alta Valoración Ambiental, reconocida por el propio Municipio: Por sus características biológicas, paisajísticas, sus valores históricos (existencia de sitios arqueológicos e históricos del Partido) y los servicios ambientales que brinda. La urbanización del sector implicaría la MUERTE DEFINITIVA de una de las pocas áreas protegidas de nuestro partido, la Reserva Ambiental La Cañada. Quedaría encerrada, rodeada de urbanizaciones, sin salida natural de los flujos hídricos, y sin corredores biológicos para las numerosas y valiosas especies que alberga.


Adhieren a la petición:


Red de organizaciones y vecinos de la Cuenca del Río Luján, Asociación Ambientalista del Partido de Escobar, Asociación Ambientalista Los Talares, Asociación Civil Patrimonio Natural, Asociación Vecinos del Humedal, Fundación Biósfera, Asamblea Delta y Río de La Plata, Amigos de la Quinta Gigordia, Inundados de Luján, Biblioteca Popular y Museo de Suipacha, Equipo de Arqueología y Paleontología de la Cuenca Media y Superior del Río Luján