JUSTICIA PARA MAGUI

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 75,000!

¡Al lograr las 75,000 firmas, esta petición es una de las más firmadas!

Magui fue víctima de feminicidio.

El feminicidio de María Magdalena Ramírez de solo 14 años de edad, quien fue golpeada salvajemente, degollada casi hasta ser decapitada, y su cuerpo arrojado en la parte trasera de una finca ubicada en la colonia San Miguelito, en el municipio de Jesús María.

Daniel, su presunto feminicida, se declaró culpable y sin arrepentimiento, pero pasará como máximo de tres a cinco años de prisión por ser menor de edad, tiene 15 años.

El llamado es para las y los legisladores, para que se modifique la Ley para menores de edad que comenten ilícitos, sobre todo cuando se trata de delitos graves como el feminicidio y es que, el dolor que los papás y siete hermanos de Maggie atraviesan no lo desea a nadie, respirar cuesta y vivir duele.

El proceso para sancionar al feminicida ha sido lento y desgastante; a ello se suman voces que juzgan y opinan sin conocer el dolor.

Maggie era una niña alegre, llena de vida, divertida y con un sinfín de sueños e ilusiones.

La familia de Magui ha notado algunas irregularidades en la investigación, a pesar de que existe un fondo destinado a dar atención a víctimas de violencia en la Fiscalía no han recibido apoyo de la institución, los agentes destinados al caso no habían acudido a dar continuidad a la investigación hasta que comenzó a salir en medios, además de que fueron familiares quienes localizaron el celular de la menor que desapareció el día de su muerte e incluso tuvieron que dar una recompensa para recuperarlo.

Hasta ahora, el único apoyo que han recibido es del Gobierno Municipal de Jesús María y algunas asociaciones civiles.

Primos, tíos, abuelitos y demás familiares se han solidarizado al llamado de justicia y al apoyo hacia sus seres queridos.

Mencionó que la defensa legal del agresor ha pugnado para que el joven pueda cumplir su condena bajo arresto domiciliario, lo que ha generado la molestia y el temor entre los habitantes de la comunidad de San Miguelito, que desde entonces viven bajo un clima de zozobra e incertidumbre, tras los hechos ocurridos.

Va a estar detenido, no lo van a dejar fuera, pero lo que peleaba la defensa que le dieran arraigo domiciliario, pero aquí ya no pueden hacer eso porque hay mucha gente que está amenazada, tiene miedo, todo San Miguelito tiene miedo y por lo mismo no pueden andar afuera. Ya la gente se la piensa para mandar a los hijos a la tienda a traer leche o algo, porque piensan que les puede pasar algo, hay mucha angustia en la comunidad, ya no están tranquilos”.