Tenemos que acabar con los recortes en sanidad

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


En primer lugar, os cuento mi caso y porqué inicio está petición.

En julio de 2014 di a luz a mi segundo hijo por parto vaginal, a pesar de haber tenido un embarazo de alto riesgo y de haber estado dos semanas ingresada esperando una cesárea. Me indujeron el parto el 3 de julio, en un principio rechacé la episiotomia (corte en la vagina), pero comencé a sangrar y la matrona dijo que era necesario por lo que acepté. Era julio y había poco personal, así que a pesar del sangrado y de haberme realizado una episiotomia de 3° grado (cortó el músculo pelvico y el esfínter) no llamó a un cirujano ni si quiera a una ginecóloga que valorara las lesiones, directamente me cosió ella y a casa. Cuando volví a casa y la inflamación bajó note que tenía incontinencia de orina, de gases y heces. Aquí empezó mi peregrinaje por los médicos ginecólogos, urólogos y proctólogos. En mi primera operación anti-incontinencia urinaria me perforaron la vejiga con la malla que me pusieron. El 12 de enero de este año me he sometido a mi tercera operación, en el Hospital Virgen del Rocío, para tratar de retirar los restos de malla que me producen infecciones y calcificaciones. Tras una operación de hora y media, en el mismo quirófano me dieron el alta, a pesar de que insistí en que sufría muchísimo dolor y que no podía andar. El médico me dijo que aunque tenía el alta podia permanecer alli hasta que me encontrara mejor. Pero cuatro horas después, seguía con mucho dolor y volví a pedir calmantes, la enfermera me dijo  textualmente "tienes el alta y ocupas la cama porque no ha llegado otro paciente, por lo que solo te puedo dar un nolotil" insisitmos en que volviera el medico sin éxito. Por lo que tuve que recoger mis cosas y como pude fui a urgencias del hospital San Juan de Dios de Bormujos, donde rápidamente me pusieron medicación intravenosa y antibióticos que no me habían puesto tras la operación a pesar de que llevo cinco meses con una bacteria en la vejiga. Así es como te tratan en un Hospital de tanto renombre.

Por otro lado, en dicho hospital, cuando me valoraron en la unidad de proctología del centro de diagnóstico Hospital Virgen del Rocío, me hicieron una ecorectal, en la sala entraron tres médicos y cinco residentes, sin siquiera consultar mi opinión, una vez realizada la eco a los residentes se les explicó los defectos que se encontraron en mi anatomía, tan cerca que podía escucharlo. Pero a mi, la doctora me dijo textualmente que "para lo que yo tenía, primero me valorarían en la unidad de suelo pelvico" y que informe no me daba, a pesar de que en el consentimiento informado se indicaba que después de la prueba se me explicarían los resultados y se me daría un informe. Tuve que ir a pedir un informe de mis historia clínica a atención al usuario donde descubrí que tengo una perdida de mi esfínter anal externo de un ángulo de 80° lo que me produce incontinencia, de eso hace seis meses y aún no he vuelto a tener noticias. Entre los derechos del paciente se encuentra este que se vulnera cada día cuando acudes a un centro de atención sanitaria: Derecho a recibir información en lenguaje comprensible usted, sus familiares o allegados de todo lo relacionado con su proceso, incluyendo diagnóstico, tratamiento, pronóstico, tiempo previsible de estancia en caso de ingreso y alternativas de tratamiento.

Desde hace varios años venimos sufriendo recortes continuados, en muchos servicios sociales, pero en concreto la situcaión de la sanidad es una auténtica vergüenza. En Andalucía podíamos presumir de una sanidad gratuita y universal de gran calidad. Pero en los últimos años y más desde que Susana Díaz llegó al poder la cosa se ha agravado despidiendo personal, cerrando zonas de los hospitales, reduciendo el número de operaciones, disminuyendo el número de especialistas, y en definitiva reduciendo la calidad de la atención sanitaria de muestra región.

Existe una carta de derechos y deberes de los ciudadanos en los servicios sanitarios de Andalucía que actualmente se vulnera reiteradamente, tales como:

+ Elegir entre las opciones que le presente su médico/a, así como negarse a cualquier intervención sanitaria, salvo en los supuestos legales establecidos.
+ Estar acompañado/a por un familiar o persona de su confianza en todo momento.
+ Que quede constancia escrita o en soporte
técnico adecuado de su proceso, guardando la información en su historia clínica. 
+ Recibir un informe de alta al finalizar su estancia en una institución hospitalaria, al dar por finalizada la consulta en atención especializada, y al alta en urgencias.
+ Que se extienda un certificado acreditativo de su estado de salud.
+ Elegir médico/a de familia y pediatra entre los existentes en su municipio, y también entre el resto de los médicos/as del Distrito Sanitario al que corresponda el domicilio.
+ Elegir médico/a especialista para consultas.
+ Elegir Hospital, dentro del Sistema Sanitario Público de Andalucía.
+ Disponer de una segunda opinión médica sobre su proceso.
+ Conocer el nombre y la función de los
profesionales que le atienden.
+ Ser intervenido quirúrgicamente dentro del plazo establecido en la normativa vigente.
+ Recibir atención sanitaria en un tiempo adecuado.

En la mayoría de los casos a los profesional sanitarios les es imposible cumplir con estos derechos de los ciudadanos por culpa de los recortes en sanidad.

Sino tomamos partido e iniciamos una campaña para mantener la calidad de nuestra sanidad, acabaremos perdiéndola y teniendo que contratar seguros de salud privados para tener acceso a una sanidad de calidad.

Somos muchos los afectados por la mala calidad sanitaria no por no tener personal cualificado porque en España tenemos los mejores médicos y enfermeros de Europa, prueba de ellos es que la mayoría emigra a otras ciudades donde tienen mejores condiciones laborales. No puede ser que un médico de urgencias no pueda realizar los ingresos o pruebas que crea necesarios por culpa de los recortes. O que personas que necesitan una operación pasen años en las listas de espera. No puede ser que alguien tras una operación le den el alta en el mismo quirófano, que en los partos no haya personal para atender las posibles complicaciones, que se den casos como los de ahora de colpasos hospitalarios por epidemias de gripe A y que no se puedan atender porque haya medio hospital cerrado y porque no tienen personal para atender a los enfermos, si en Andalucía ha aumentado el número de habitantes como puede ser que se vayan cerrando Hospitales y servicios sanitarios.

No podemos quedarnos de brazos cruzados tenemos que exigir que el gasto de sanidad se mantenga y vaya aumentando cada año en función de las necesidades, nosotros seguimos pagando los mismos impuestos.



Hoy: Medea cuenta con tu ayuda

Medea Bejarano Jurado necesita tu ayuda con esta petición «Aquilino Alonso Miranda: Acaba con los recortes en sanidad». Únete a Medea y 766 personas que ya han firmado.