Victoria

Apoyos para niños con discapacidades en actividades extraescolares

¡La petición ha conseguido su objetivo gracias a 1.777 firmas!


A la atención de Pablo Rodríguez Hoyos,
Director General de Familia y Políticas Sociales,
Junta de Castilla y León

Estimado Director,
Me llamo Daniela y soy madre de un niño de 5 años con autismo. La semana pasada participé en el congreso de AETAPI en León y escuché su discurso en la sesión inaugural. Me encantó lo que Usted dijo sobre el esfuerzo que tienen que hacer las administraciones para que las personas con autismo (y cualquier discapacidad, por supuesto) puedan participar en la vida de su comunidad con el apoyo que necesitan. Me alegró escuchar estas palabras porque ese es exactamente el planteamiento que recomiendan los modelos más recientes de intervención, basados en las idea que “el éxito de los programas en niños/as con Trastorno del Espectro Autista no reside en la cantidad de horas que recibe en un contexto estructurado y clínico, sino en recibir el mayor número de oportunidades de aprendizaje durante todo el día en el contexto en el que se desarrolla (su hogar y comunidad) y que dichos aprendizajes sean funcionales y significativos” (modelos centrados en la familia). Mi marido y yo estamos llevando a cabo este planteamiento con nuestro hijo. Desde que tenía 3 años, está participando en campamentos urbanos, ludotecas, actividades extraescolares y deportes con los niños de su edad, neurotípicos. La experiencia conjunta con sus compañeros normales es muy beneficiosa para él y le acerca cada vez más a la inclusión.

Diego tiene autismo y no puede todavía ir sin apoyo a estas actividades. Sin embargo, no es la administración la que proporciona el personal de apoyo que Diego necesita para poder participar, como sería lógico, ya que pone a disposición de los otros niños de su edad los monitores necesarios. Desde hace ya tres años, somos nosotros (los padres) los que buscamos y pagamos a una persona para que acompañe a Diego en sus actividades, con el permiso del ayuntamiento y de la empresa organizadora. Ludotecas en festivos, campamentos urbanos en verano (que buscan conciliar la vida laboral y familiar), actividades extraescolares en el colegio. Solo en verano, los costes suman más de 2000 euros, entre contrato de la monitora y cuota de inscripción. Este año, más familias de la asociación de autismo a la que pertenecemos han demandado la misma experiencia para sus hijos, y la asociación firmó convenios con el ayuntamiento de Villaquilambre y León para que unos 10 niños pudiesen participar a los campamentos urbanos con los apoyos necesarios. Todos a cargo de las familias, con costes de casi 1000 euros al mes.

Durante el año, tenemos que suplir, de la misma manera, a la ausencia de personal de apoyo en las actividades extraescolares. El costo de un asistente personal es de 18 euros la hora.

Entenderá que no muchas familias se pueden permitir estos desembolsos, e incluso las que se los pueden permitir tienen que hacer bastantes sacrificios para que sus hijos puedan vivir las mismas experiencias que sus compañeros. Muchas otras familias tienen que renunciar, y sus hijos se quedan en casa, solos, aislados, perdiendo miles de oportunidades de interacción, aprendizaje e inclusión en la edad más crítica para su desarrollo. Es decir, no participar en estas actividades no supone solo más soledad e aislamiento, sino pérdida de oportunidades importantes de evolución y progreso. En este congreso aprendimos que las ocasiones de interacción y de aprendizajes funcionales en ambientes naturales e inclusivos, con los apoyos necesarios, valen más de miles de horas de terapia de gabinete.

Le escribo pues, para solicitar que la administración busque soluciones para proporcionar personal de apoyo, formado y con experiencia en necesidades especiales, a los niños y niñas con discapacidad que necesiten dicho apoyo para participar en las actividades que las mismas administraciones públicas organizan. La falta de dichos apoyos constituye una discriminación hacía niños y niñas con discapacidad, ya que sus compañeros neurotípicos reciben también apoyo (monitores en la ratio necesaria) para poder participar a ludotecas, campamentos y extraescolares, mientras que los niños con discapacidad como mi hijo quedan excluidos por la falta del personal necesario para atender a sus necesidades.

Sin el apoyo que necesitaba, mi hijo nunca hubiera podido participar y experimentar la evolución positiva que observamos. Recuérdese de cuanto nos ha costado, y sigue costando, este avance. Y de lo injusto que es que muchos niños estén perdiendo esta oportunidad, porque la administración se olvida de que existen, o no tiene "presupuesto" para incluirlos en sus actividades. Me gustaría poder hablar en persona sobre estos problemas, y presentar mis propuestas. Estoy a disposición para una reunión en cualquier momento.

Un saludo cordial

Daniela Canestrari



Hoy: Daniela cuenta con tu ayuda

Daniela Canestrari necesita tu ayuda con esta petición «Apoyos para niños con discapacidades en actividades extraescolares». Únete a Daniela y 1.776 personas que ya han firmado.