Apoyo a Artistas y Trabajadores de la Danza en Bolivia

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


MANIFIESTO DE ARTISTAS Y GESTORES DEL SECTOR DE DANZA Y ARTES DEL MOVIMIENTO EN EMERGENCIA

Conscientes de la situación de emergencia por la que atraviesa nuestro país y el mundo, el sector artístico - cultural de la danza y las artes del movimiento ha asumido y acatado las medidas comprendidas dentro del AISLAMIENTO SOCIAL PREVENTIVO Y OBLIGATORIO dispuestas por el gobierno nacional de manera responsable, entendiendo la importancia y finalidad de las mismas para proteger la salud de nuestros habitantes.

En esta etapa de aislamiento, nuestro sector ha aportado de manera desinteresada y definitiva a sostener las condiciones anímicas, psicológicas, físicas y sociales en el tiempo de confinamiento para las personas, familias y la sociedad en su conjunto. Se han realizado miles de actividades que incluyen clases en plataformas digitales, liberación de espectáculos, conversatorios, actividades culturales, artísticas y programas televisivos; se han compartido videos y obras culturales de toda índole de manera gratuita a través de múltiples plataformas virtuales, con total desprendimiento y profesionalismo por parte de artistas y gestores culturales.

Sin embargo, tanto en el momento actual como en el futuro inmediato, las disposiciones sanitarias, comprometen de manera crítica la situación de la comunidad artística y de gestión cultural, lo que resulta un callejón sin salida para las personas que, como nosotros, se adhieren, necesitan y quieren cumplir con la disposición. Los espacios para hacer circular la producción cultural están cerrados, así como también aquellos lugares en los que se dictan clases y talleres artísticos, muchos de los proyectos culturales públicos no tienen continuidad, e incluso pagos adeudados a artistas y gestores todavía no han sido efectivos.

El sector de la danza incorpora artesanos, bailarines, coreógrafos, gestores, diseñadores, productores, profesionales técnicos y personas de distintos oficios que dependen de las actividades artísticas y aportan a la sociedad y a la economía de nuestro país. Hoy enfrentamos una situación que pone en riesgo la sostenibilidad y continuidad de proyectos que una vez interrumpidos son difíciles de volver a establecer; en todo el país, los trabajadores de la danza y de las artes del movimiento sufrimos la cancelación de funciones, festivales y el cierre de estudios, academias y escuelas, por lo tanto, las miles de fuentes laborales que genera este sector pueden desaparecer, las mismas que por las condiciones del ejercicio de nuestra actividad en la mayor parte de los casos no llegan a un salario mínimo y que ponen a los trabajadores de la danza en una situación de extremada vulnerabilidad, a lo que se suma la excesiva carga impositiva que nos obliga a aportar al régimen general de impuestos, con ingresos mínimos que atentan a nuestra supervivencia.

Quienes nos dedicamos a estas actividades, vemos en el descuido institucional de la gestión pública hacia la cultura y con énfasis a la danza, un factor de riesgo que puede traducirse en una reducción o recorte de los recursos asignados, sin considerar los miles de trabajadores que dependen de estas fuentes laborales y el gran aporte a la economía, a la cultura y a la sociedad que realizan.

La danza es un sector intrínsecamente relacionado con el tejido socio-económico y cultural de la sociedad, y puede aportar de manera definitiva en la recuperación y reconstrucción anímica de la población. La herencia cultural, la formación, la creación, las industrias culturales y creativas y la expresión y activación de las personas a nivel físico, mental y emocional pueden servir como herramientas estratégicas para generar ingresos, crear empleos, generar bienestar y desarrollar propuestas artísticas que sean fundamentales para el desarrollo humano de la sociedad.

Estamos viviendo un cambio de modelo, ahora más que nunca es tiempo de trabajar en red, compartir conocimientos, recursos y cooperar entre todos, unirnos como personas y crecer como sociedad.
Por lo tanto, como artistas y gestores de la danza y de las artes del movimiento:

· Solicitamos al gobierno nacional, departamental y local, así como al sector privado y la sociedad, trabajar en conjunto de manera urgente las medidas para proteger a esta gran comunidad profesional artístico-cultural, máxime cuando no se sabe cuánto tiempo se podrá extender esta situación.

· Hacemos del diálogo abierto, transparente, participativo e inclusivo, la herramienta que nos permita construir lo que necesitamos tanto nosotros como nuestra sociedad en esta época. Conocernos, entendernos y respetarnos en la enorme diversidad que representa vivir en democracia nos permitirá unirnos y construir un debate para generar propuestas que incorporen la riqueza, diversidad y multiplicidad de expresiones con las mismas oportunidades. En este marco, exigimos a las autoridades el respeto a este principio incluido en nuestra constitución e instamos a las organizaciones de representación a accionar desde la integración y la participación democrática de todos los artistas y gestores que componemos el sector.

· Exponemos la situación de precarización laboral de los trabajadores de la danza y artes del movimiento, así como de las artes en general y reclamamos al Estado que garantice nuestro derecho al trabajo digno y con derechos y beneficios sociales plenos.

· Exigimos al Estado el fomento de la cadena productiva relacionada a las actividades artísticas, culturales, formativas, de investigación y difusión de la danza y las artes del movimiento, a través de contrataciones y créditos aplicables al sector, la reactivación e incremento de los fondos concursables existentes (Programa de Intervenciones Urbanas, Premio Eduardo Abaroa, Fondos de Investigación del CIS, Fondos del Centro de la Revolución Cultural , Premios Nacionales entre otros) así como la implementación de fondos regionales y municipales y políticas para que la empresa privada pueda contribuir a través de contrataciones y fondos privados a su sostenimiento.

· Consideramos que Las Artes y la Cultura son imprescindibles para el desarrollo colectivo e individual de las personas, y por lo tanto, deben estar en el corazón de la educación. Demandamos la incorporación de la Danza y las Artes del movimiento en todos los niveles de la educación, garantizando el desarrollo integral de las personas, y exigimos la profesionalización de los artistas, así como la revisión, adecuación y generación de normas que promuevan una formación de calidad y valoricen la diversidad cultural existente, la creación de espacios formativos para la actualización y el desarrollo de los talentos y saberes de los artistas y principalmente de los formadores en todo el país.

· Proponemos la creación de redes y canales de circulación y difusión de clases y contenidos producidos por el sector de las artes y la cultura, como investigaciones, producciones artísticas, festivales, encuentros y talleres entre otros. Solicitamos el apoyo del Estado y la empresa privada para la creación y mantenimiento de plataformas virtuales y la capacitación para su uso eficiente en el tiempo de cuarentena.

· Reclamamos a la Asamblea Legislativa, a los Ministerios de Culturas y Turismo, Educación, Trabajo, Planificación del Desarrollo, Salud y Economía, así como a los Gobiernos Departamentales y Municipales, el tratamiento público y la promulgación de la legislación relacionada al arte y la cultura que por años ha sido postergada. El Arte y la cultura no son un privilegio, son un derecho que merece una regulación que los proteja y promueva como establece nuestra Constitución Política del Estado, en sus Art. 98, 99 y 101.

· Solicitamos la apertura y democratización de acceso a espacios destinados a la formación, difusión y presentación artística para el trabajo de artistas y gestores, de manera gratuita para sus ejecutores con apoyo del Estado en todos sus niveles de gobierno.

· Ponemos de manifiesto la necesidad de contar con autoridades y personal técnico idóneo, con capacidad de gestión, que tenga conocimiento de las necesidades y características del sector de arte y cultura, para dirigir y gestionar de manera óptima las instancias públicas relacionadas al sector.

Hacemos un llamado a las y los trabajadores de la danza y las artes del movimiento, investigadores, instituciones, asociaciones, personalidades del ámbito cultural y político, así como espectadores, padres de familia y personas de la sociedad a sumarse a esta reivindicación.

 
*Obligatorio
En pleno ejercicio de mis derechos constitucionales me adhiero al presente manifiesto *