Seguridad vial y ciclovías en Punta del Este

Seguridad vial y ciclovías en Punta del Este

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5000!
Con 5000 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales

Mariela Soldano ha iniciado esta petición dirigida a Ing. Enrique Antía (Intendente de Maldonado)

Conminamos a los ciudadanos a firmar la carta que aquí se adjunta, la que será entregada a:

  • Ing. Enrique Antia - Intendente de Maldonado
  • Sr. José Luis Sánchez – Presidente de la Junta Departamental de Maldonado
  • Arq. Soledad Laguarda - Directora General de Urbanismo
  • Sr. Juan Pígola  - Director General de Tránsito y Transporte
  • Sr. Javier Carballal - Acalde de Punta del Este

Los abajo firmantes, ciudadanos y ciudadanas de Punta del Este, nos dirigimos a Ud. Para poner de manifiesto nuestra ascendente preocupación por las condiciones de la convivencia vial de la ciudad.

Una ciudad que fue creciendo en tiempos de escaso tránsito que no requerían ciclo vías y sendas peatonales en las calles.

Esa ciudad, ya no existe más, Punta del Este es una urbe en crecimiento donde residen miles de personas (que no podemos ponderar porque el censo no ha podido llevarse a cabo este año). No hay más que observar las calles para darse cuenta que muchas de ellas se transformaron en avenidas. Lamentablemente, no por su infraestructura, sino por la cantidad de vehículos que transitan cada día por ellas y por la velocidad con la que lo hacen.

Una ciudad del presente, es aquella que cuida a todos los ciudadanos por igual. Entre ellos, aquellos que usan automóviles veloces, a los que la transitan a pie y a quienes, por su corta edad, por su situación económica, o por convicción, utilizan una bicicleta como medio de transporte para llegar a su escuelas, oficinas, hospitales, reuniones, hoteles y comercios.

Una ciudad del futuro no puede excluir de su planificación urbanística un esmerado trabajo orientado en la creación de las ciclo vías en cada avenida.  Sendas que no deben interrumpirse sin sentido, como en la parada 30 de la Brava y en el Boulevard Artigas, que no deben estar rotas y desniveladas por raíces como a lo largo de la avenida Roosevelt, que no pueden tener montículos de hormigón de gran tamaño como en la avenida Pedragosa Sierra, entre otras realidades

Pero, por sobre todas las cosas, lo que no puede excluirse de las prioridades de los responsables de esta hermosa ciudad, es el compromiso de cuidar a su gente. Y, lamentablemente, en la Av. del Mar no lo están haciendo. Un menor de edad sufrió un accidente con final feliz hace pocos días. Estamos todos movilizados porque sabemos que no ha sido más que un incidente anunciado, fruto de la desidia de no ejecutar acciones anticipadas, sino más bien postergadas en el tiempo.

Esa vía de comunicación peligrosa, esta frente a los ojos de todos los que quieren ver. Es transitada por ciclistas, autos a alta velocidad, peatones, camiones, carritos de servicios de corte de pasto, cuidadores de perros con sus canes, motos… todos juntos en una pequeña mano de ida y otra de vuelta con una banquina desnivelada, embarrada y con pedazos rotos de asfaltos en sus bordes. Se le suma la modificación reciente en las cercanías del International College y los barrios La Arbolada y La Residence, donde las rejas y los indicadores de material termoplástico dificultan aún más darle espacio a un ciclista que comparta el espacio vial.

No queremos avenidas pensadas para vehículos solamente. No queremos plantas ni carteles puestos en lugares que imposibilitan las visiones de los conductores en su radio de giro, queremos semáforos cerca de las escuelas donde los niños puedan tocar un botón y les den paso. Queremos una ciudad con armonía vial. Queremos que los niños y los jóvenes estén protegidos. Queremos una ciudad natural, sustentable y sostenible en el tiempo. La bicicleta y los peatones son parte de ello. Queremos que nos cuiden, nos respeten y piensen en el futuro.

Pero, por sobre todas las cosas, queremos que este accidente por el cual un joven esta en su casa aun mareado, con náuseas y tomando desinflamatorios, haya servido para algo. Deseamos profundamente que este incidente no haya sido el primer capítulo de una serie con final angustiante.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5000!
Con 5000 firmas, es más probable que esta petición sea publicada en los medios de comunicación locales