No a las antenas de telefonía celular en Victoria, calle B. Mitre y Kennedy - San Fernando

No a las antenas de telefonía celular en Victoria, calle B. Mitre y Kennedy - San Fernando

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 1,000!


Victoria, Buenos Aires 10 de Julio de 2020

Al Sr. Intendente Municipio de San Fernando Juan Andreotti.
Los abajo firmantes nos dirigimos a Ud. a fin de solicitar con celeridad el retiro de la antena de Telefonía celular implantada sobre la vereda de la calle Bartolomé Mitre 3587 entre las calles Ricardo Rojas y J.F. Kennedy de nuestra localidad.
Queremos recalcar en esta petición, el desafortunado proceder y el encubrimiento con que ha sido erigida esta antena aprovechando la vulnerabilidad del contexto de pandemia. Los vecinos no hemos sido informados y ante reiteradas preguntas a los diferentes operarios intervinientes en la instalación solo obtuvimos respuestas falsas y esquivas.

Los efectos negativos a la salud y al medio ambiente que generan las radiaciones que emiten estas antenas (Radiaciones No Ionizantes) han sido comprobadas en numerosas investigaciones científicas y están en la agenda ambiental denominada como “contaminación electromagnética”. No nos extenderemos en este punto, pero citamos parte del artículo desarrollado por Verónica L. Cáceres, Investigadora-Docente del Instituto del Desarrollo Humano, Área de economía, Universidad Nacional de General Sarmiento, Argentina. (vcaceres@ungs.edu.ar) “Aunque existe amplia literatura que señala que las RNI no pueden alterar la estructura molecular ni celular, distintos investigadores cuestionan que los estándares implementados en varios países, incluyendo Argentina, sólo consideran los efectos térmicos de las RNI y no otros, como los biológicos. Aliciardi (2011) señala que el 80% de los estudios epidemiológicos aceptados y revisados por la OMS recalcan entre los problemas vinculados a la contaminación electromagnética: cefaleas, insomnio, alteraciones del comportamiento, depresión, ansiedad, leucemia infantil, cáncer, alergias, etc. Asimismo, destaca un estudio pionero financiado por la Unión Europea (proyecto Reflex) sobre la influencia de campos electromagnéticos que concluyó que las ondas electromagnéticas de la telefonía móvil producen alteraciones del ADN “que transporta la información genética en el núcleo de las células y cambios en éstas y diversas conferencias internacionales de prestigiosos científicos independientes alertan sobre los posibles efectos y riegos en la salud pública” (Aliciardi, 2011). Este proyecto contó con financiamiento de la Unión Europea hasta 2004 cuando decidió no financiar su siguiente fase y recibió fuertes críticas de parte de la industria de telecomunicaciones.”
Aunque dichos estudios son de público conocimiento y estemos convencidos de la amenaza que representan estas antenas a la salud de los seres humanos, como ciudadanos recurrimos al “Principio Precautorio” (Ley General del Ambiente N° 25.675 artículo 4 ) que establece que cuando exista peligro de daño grave o irreversible, la ausencia de información o de certezas científicas no deben usarse para postergar la toma de medidas; el de progresividad que implica la gradualidad en el logro de los objetivos ambientales; el de responsabilidad que acuerda que el 
generador de daño ambiental es responsable de los costos de las acciones preventivas y correctivas; el de sustentabilidad que supone que el desarrollo económico y social debe efectuarse con una gestión adecuada del ambiente y no comprometer las generaciones presentes y futuras.

Cabe señalar además que a pocos metros de la antena se encuentran tres establecimientos educativos y pone en peligro la salud de cientos de estudiantes de nuestra comunidad.
Los colegios afectados son:

· Instituto Winter Garden – Don Orione 1018 y Vélez Sarsfield esquina Martín Rodríguez.

· Soles Centro Educativo Terapéutico – Uruguay 1022

· Jardín de Infantes Nro 924 “Benito Quinquela Martín” – Uruguay 659

Conociendo que en Argentina los servicios de telecomunicaciones son de competencia nacional, pero la regulación y el control de las infraestructuras necesarias para la prestación entrelazan
también normativas provinciales y municipales, hacemos responsable política y moralmente de estas decisiones al Municipio y por esto hacemos llegar este reclamo colectivo en defensa de nuestro derecho a vivir y desarrollarnos en un ambiente sano preservando la salud de las generaciones futuras.
Confiamos en su pronta respuesta, para poner en marcha las acciones necesarias para la resolución del problema a nuestro favor.

Lo hemos elegido para seguir disfrutando de nuestro maravilloso San Fernando. Nuestro objetivo es solucionar este grave inconveniente internamente y no tener que acudir a los medios de comunicación masiva. Reservamos nuestro derecho a tomar las acciones legales y públicas que sean necesarias.


Saluda Atte.

Los vecinos del barrio de Victoria