Extraer a los elementos de policía de Morelos que abusan de su autoridad y extorsionan.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,000!


En la noche del viernes 5 de abril hacia la madrugada del sábado 6 abril. 4 muchachos, 3 hombres y 1 mujer. 3 de ellos menores de edad. Fueron agredidos injustificadamente por elementos de la policía de Tepoztlán en las canchas de futbol del Barrio de Ixcatepec, Tepoztlán, en el Estado de Morelos. Les querían plantar droga y debido a esto, golpearon al dueño del automóvil hasta quitarle las llaves y simular que de adentro del mismo habían extraído sus evidencias plantadas.

Los chicos nunca se resistieron porque saben las arbitrariedades de las cuales son capaces los elementos de la policía en Tepoztlán diciendo que la ley los ampara y sólo están cumpliendo con su trabajo, y debido a que su fama los precede por los abusos que ejercen tanto hacia los habitantes del pueblo como sobre los turistas que consumen el exceso de alcohol vendido en la calle durante los fines de semana. Sin embargo, cuando les exigieron que les dieran las llaves del automóvil se negaron puesto que no los encontraron cerca del mismo. Si los elementos de policía  hubieran revisado debidamente al muchacho en su momento, y le hubieran exigido vaciar sus bolsillos como lo hicieron con mi hijo, en vez de sólo manosearle sus genitales, se hubieran percatado ellos mismos quien traía las llaves y hubiera sido innecesaria las acciones fuera de la ley de la cual todos fueron testigos y partícipes. Al negarse el chico a darle sus llaves comenzaron a implementar la fuerza bruta.

Entre 4 hombres adultos "sometieron" a un muchacho que no hizo nada, sólo había bebido vino Lambrusco y lo había aceptado, se había subido a la patrulla voluntariamente y pedía que lo llevaran a donde lo tuvieran que llevar. Los elementos de policía se cubrieron los puños con trapos para que los golpes no dejaran marcas. Finalmente un quinto elemento le quito las llaves del auto, y al instante de abrir el auto dijo que sacó de la guantera una bolsa que nunca les enseñaron a los jóvenes que tenía y sólo le dijeron al Capitán “Mire Capi, por eso estos putitos no querían darnos las llaves del coche” y después otro elemento les dijo “Ya se los cargó la verga."

Al muchacho, nunca le dejaron de pegar. Es sí tuvieron la precaución de ponerse trapos cubriéndoles los nudillos para dejar las menos marcas posibles. Fue un acto de alevosía y ventaja, dado que las llaves se las quitaron a la mala y después de obtener lo que querían nunca pararon.

La chica que iba con ellos, novia del dueño del auto, es asmática y se hiperventiló varias veces. A pesar de que me dijeron los oficiales que estaban acudiendo a "una llamada anónima de auxilio, porque supuestamente una mujer estaba siendo agredida" NUNCA LE PEGUNTARON SI ESTABA BIEN O SI ALGUIEN LA HABIA AGREDIDO. Nunca le dieron la atención médica que me aseguraron haberle dado. Además de "Someterla" entre 1 oficial femenino y 2 oficiales masculinos. A una chica flaquita, de entre 1 metro 55 o 60, niña de familia, que no podría realmente agredirlos, que sólo les pedía que dejaran de lastimar a su novio y que además les ofreció ella darles las llaves del automóvil.

Mi hijo mayor, tras las lecciones de seguridad preventiva que ha estado recibiendo en DF, les comenzó a decir que lo que estaban haciendo era abuso de autoridad, uso excesivo e injustificado de la fuerza, extorsión, privación de su libertad, abuso de sus derechos humanos y que encima de todo estaban maltratando a menores de edad que voluntariamente se habían subido a las patrullas esperando ser llevados al DIF.

A mi hijo lo golpearon para que dejara de hablar y se bajase de la unidad en donde se encontraba su mejor amigo al cual no dejaron de golpear. Después lo siguieron golpeando en los costados mientras lo trasladaban de una unidad a otra, le dijeron que no tenía derecho hablarle a nadie y ellos, la autoridad, NUNCA LE HABLARON A NINGUN PADRE DE FAMILIA ni le hablaron al DIF.

En el forcejeo, mi hijo de 16 años logró marcar a la casa en donde yo escuché como les pedían que no los golpearan, que ya tenían lo que querían y que eso era ilegal. Además entre más gritos, escuché a una voz masculina que le decía que si los llevarían a la Casa del Pueblo, que ya no al DIF y que "¿A ver qué pasa con ustedes con ustedes?" Momento en el que salí corriendo de mi casa hacia donde estaban.

Corrí lo más rápido que pude pero no los alcancé, no tengo automóvil. Los oficiales que llegué a ver nos dijeron que los chavos estaban "bebiendo Tequila y Vodka y fumando mota," que se los habían llevado a la Casa del Pueblo, les grité que le hablaría a un abogado de la Presidencia Municipal que conozco y salí corriendo de regreso.

En la Casa del Pueblo, el Juez de Paz, llegó al mismo tiempo que yo y me dejó entrar. En el momento en el que vi la cara de mis dos hijos sabía que ni alcohol habían consumido, les pregunté que si estaban bien, al igual que a su amiga y al mejor amigo que estaba ya en las celdas y no podía ver. El amigo me respondió que lo habían golpeado mucho y que hasta sangre le habían sacado pero que estaba respirando.

Los oficiales me dijeron que ellos respondieron a la famosa llamada anónima de una mujer a la que estaban agrediendo y pidiendo ayuda, me enseñaron un estuche de plástico azul rey con cierre del mismo color, transparente vacío con una bolsa de plástico y lo que se veía basura que ni caso le hice, sobre todo porque después de que me la enseñaron, mi hijo mayor les volvió a exigir una "prueba antidoping" para los 4 y que les volvía a decir que eso no era de ellos que si querían saber de quién era que se lo preguntara a los oficiales que lo traían. 

También fue cuando la amiga me dijo que ella es asmática, que no traía ya su nebulizador porque hace 2 años que no le daban ataques, pero que entró en un estado de pánico y estrés, dificultándose respirar, que pidió ayuda constantemente y nadie se la dio. El único que le dio un vaso con agua fue el Juez de Paz.

Los oficiales de policía al principio estaban todos alrededor de la puerta, burlones, riéndose y diciendo que alguien asmático no bebe. El oficial que más golpeó al amigo de mis hijos, me dijo que estaban bebiendo Tequila y Vodka, cuando los chavos le dijeron al juez de paz que habían bebido vino; mismo que los oficiales acabaron de vaciar en sus pantalones y ropa para que pudieran decir que hedían a alcohol. El oficial me dijo que todo lo habían hecho según procedimiento. Momento en el cual le dije que estaba completamente equivocado, porque yo escuché por teléfono como mi hijo pedía que le dejaran de pegar y un hombre les dijo que si bien les iba los llevarían a la Casa del Pueblo.

El juez de paz, después de preguntarle a mi hijo mayor cuantos años tenía, y darse cuenta de todas las irregularidades involucradas, les preguntó por qué estaban en las canchas a esa hora y le explicaron que estaban acampando en Meztitla, Hogar de los Boy Scouts en Tepoztlán, donde puede uno entrar por el lado de la montaña y generalmente dejan a los chicos acampar, ellos lo hacen con regularidad en las montañas de Tepoztlán porque la familia del mejor amigo es originaria del Valle de Tepoztlán, empero esa noche les pidieron $180 por cabeza o se tenían que ir.

Ellos como adolescentes imprudentes decidieron entonces trasladarse a las canchas de por la casa, porque normalmente por las noches allí se reúnen otros chavos, además de ser un lugar a donde igual también puedes entrar por la parte lateral que da a campo abierto, camino que "hasta viejitos usan".

Finalmente dejaron a mis hijos en libertad, después de que llegó la médico (dentista) a revisarlos, para ver si estaban borrachos. Porque no revisó al amigo de mis hijos sino hasta que mi hijo mayor volvió a preguntar qué hacían detenidos en contra de su voluntad y privándolos de su libertad si habían pasado las pruebas del "médico," eran menores de edad y además a su amigo lo habían golpeado brutalmente. Momento en el cual la médico procedió a revisar al joven, diciendo "¡Ah! ¿Lo golpearon?” 

Cuando permitieron que mis hijos se acercaran donde me encontraba, mi hijo mayor me dijo que le metieron un gancho al hígado fuerte y que no recordaba cuantos golpes más le habían dado en los costados, pero que estaba bien, al mediano no lo lastimaron. 

Fue entonces que me pidieron mi INE y el Juez de Paz me pidió que firmara una carta que decía que me entregaban a mis hijos ilesos enfrente de la médico, que me dijo que mi hijo no le había dicho que lo habían golpeado y que ya habían cerrado las actas. Finalmente firmé la carta porque era la única manera de sacarlos a las 4 y media de la madrugada de esa cueva de depredadores, rodeados por "agentes de seguridad" que sólo me robaron por completo, la paz y la tranquilidad con la que vivía en mi casa.

A los otros dos chavos los sacó el tío del chavo, a los 10 o 15 minutos. Mi hijo mayor también logró marcarle y escucharon.

Los 3 chavos son muchachos deportistas, mi hijo mayor es capitán de su equipo de basquetbol, y mi otro hijo juega en su equipo de fútbol, siempre llegando a las finales. El otro muchacho entrena en el gym, y sí, son chavos adolescentes, que tomaron una mala decisión al no tener el dinero que les querían cobrar en Meztitla donde generalmente acampan y se fueron a un lugar en donde se sentían protegidos.

Los 4 muchachos exigieron constantemente que se les hiciera la prueba de drogas, enseguida. Nunca se resistieron más que cuando el dueño del auto se resistió a que le quitaran las llaves del coche, pensando que se lo robarían. Siempre les dijeron que lo que disque les encontraron no era de ellos y que mejor les preguntaran a los oficiales de donde había salido. Les avisaron que eran menores de edad.

Nunca pudieron comprobar que el mejor amigo en efecto tenía 18 años porque mis hijos y el dijeron que tenía 17, sabiendo cómo se las juega la policía del pueblo, y su novia creyendo que eso los salvaría de algo les dijo que ellos 3 menores estaban con un adulto responsable. Sin saber que en realidad le echó la soga al cuello a su novio en vez de protegerlos a todos.

Si los oficiales en verdad hubieran esculcado el coche de donde según sacaron la bolsa, hubieran encontrado en la guantera la cartera del mejor amigo en donde traía su INE.

Golpearon y metieron a las celdas a alguien que presumían tenía la mayoría de edad, pero no lo habían comprobado.

Si los hubieran cateado según procedimiento, en vez de sólo manosearle los genitales, y hubieran hecho a todos sacar sus pertenencias de sus bolsillos como sólo se lo exigieron a mi hijo mayor, debido a que TODOS estaban seguros que mi hijo era mayor de edad y me iban a poder amenazar con que les imputarían de 10 a 18 años de cárcel si no les dábamos una buena mordida, entonces hubieran sabido quién tenía las llaves y no habrían tenido que golpear a nadie. Hecho completamente ilegal según la Constitución Mexicana que no está amparado bajo ninguna ley lo cual la Suprema Corte ha aclarado.

En este caso no hubo delito, los muchachos cometieron una alteración al orden y esa es sólo una falta administrativa. La cual no justifica de manera legal u obligada revisión y amedrentamiento de los menores.

Los Mexicanos no podemos seguir viviendo de esta manera, quienes nos deberían de proteger, nos roban de nuestra tranquilidad y derecho a vivir seguros.

El lunes después del incidente, a pesar de que en 2 años que camino sola por un lugar muy aislado de 2 a 4 veces al día sin NUNCA haber visto un elemento de policía o patrulla circular por allí, al salir de mi trabajo me apareció un Jeep por atrás, en donde ya no hay vecinos ni albañiles, que me súper asustó y se hizo presente. Llegando a la casa me enteré que fue el mismo Jeep en el que estaba el oficial que manoseó al mejor amigo de mi hijo mayor y la oficial involucrada, pues me lo dijo mi hijo mediano.

Nunca pasaban las patrullas por enfrente de mi casa, o más allá del cementerio, si es que los llegábamos a ver, era en fines de semana. No es justo que al saberse involucrados, y cómplices de faltas gravísimas, que encima de todo nos siga queriendo asustar. En ese momento no había tenido la certeza de accionar en contra de ellos, porque mi hijo mayor incluso me pidió que me fuera de Tepoztlán porque le daba miedo que algo nos hicieran a mi y a sus hermanos.

Las personas a las que ya les ha pasado, sino lo mismo algo similar, no quieren hablar del miedo que les da. Porque los oficiales salen impunes y en muchos casos toman venganza, como si nosotros las víctimas fuésemos quienes los incitáramos a agredirnos y robarnos impunemente paz y seguridad, la libertad de vivir, de poder dormir tranquilos y de estar seguros que nuestros derechos sean respetados.

Yo levanté una queja en Derechos Humanos de Cuernavaca, fui Asuntos Internos a Denunciarlos y levanté una Denuncia en la Fiscalía General de Cuernavaca. El médico perito, me dijo en la revisión que hay maneras de identificar si los individuos consumen y abusan de sustancias ilegales sólo por analizar la manera en la que se desenvuelven o algunos rasgos que se detectan a simple vista.

El comandante no podía creer que hayan mandado a 3 patrullas y un jeep a hacerse cargo de 4 muchachos menores de edad, y uno de ellos una chica. Más de 15 elementos, todos testigos y partícipes de lo sucedido.

Esto no es posible, sin estar preguntando ya han salido a la luz varios casos de abuso policial similar; que o se frenaron porque los vecinos no lo permitieron, o que tristemente los oficiales golpearon con más severidad a los individuos, y además los amenazaron con que si iban a denunciarlos les iría peor. La gente tiene mucho miedo de hablar y defenderse. Pero si no nos defendemos entre nosotros mismos ¿Quién lo hará?

No podemos vivir así, con qué seguridad están los niños en la calle, o incluso nosotros los adultos.

Por eso pido que se nos escuche, también le aviso a la gente que si algo nos llegase a pasar, no va a ser accidente o un evento aislado, habrá sido por culpa de los individuos que quieren seguir lucrando, lastimando y abusando de civiles que no incurren en delitos, la policía municipal o estatal de Morelos, dado que ya entró el Mando Único al Pueblo también.

Yo siempre les decía a todos que Tepoztlán era un lugar por demás seguro, que vivía tranquila sabiendo que todos conocen a mis hijos y se cuidan entre sí. Ahora llevo una semana sin poder comer ni dormir.

Pido apoyo y ayuda, para que unidos sigamos marcando los cambios, para proteger a nuestros hijos y para realmente construir un México mejor sin tantos abusos e injusticas. Sin tanto miedo y maltrato, sin tantas mentiras y encubridores.

Tanto conmemoran a Zapata y las tierras por las que luchó, ahora y desde hace tiempo se sienten amenazadas y con miedo de respirar. Que hagan algo y dejen de proteger a los malos, que se haga algo y se limpien TODAS las fuerzas policiacas, y que no sigan pasando leyes que permiten que la policía abuse de sus facultades.

Necesitamos un México limpio de corrupción e impunidad, un México de valores y acción social que se levanta y se apoya para resurgir de entre las cenizas. Por nuestros hijos, lo vuelvo a repetir. No es posible que crean que es normal o parte de la cotidianeidad del estado.

Mis hijos son menores de edad, no se resistieron, sólo pedían que se les respetar sus derechos y pedían que dejasen de abusar y lastimar a su amigo.

No permitamos que se sigan sumando más y más nombres a las listas de jóvenes desaparecidos. Porque no siempre podemos estar alertas y porque algún día te podría pasar a ti.

Que las autoridades y el gobierno hagan lo necesario para permitirnos poder vivir más tranquilos. Que no se cierren las actas y no se puedan enmendar los errores y los abusos. Que no justifiquen sus acciones con ilegalidades, que no nos priven de la vida y de nuestros derechos.

ESTA ES UNA LLAMADA DE AUXILIO!!!

Hagamos algo ya! Mañana te podría tocar a tí, a tus hij@s, a tus sobrin@s, a tus herman@s, padres o amig@s. 

En la ciudad desaparecen las niñas, en el norte también, en los incidentes desaparecen todos, que no seamos más y más.

Gracias, gracias, gracias, a todos los que nos lean y apoyen.

 

Pidiendo a los cabezas en el gobierno que menciono para que hagan algo:

Alfonso Durazo Montaño - Secretario de seguridad y protección ciudadana

José Antonio Ortiz Guarneros - Titular de Seguridad Pública en Morelos

Cuauhtemoc Blanco Bravo - Gobernador de Morelos

Rogelio Torres Ortega - Presidente municipal de Tepoztlán

(Desconozco su nombre)  - Director de Seguridad Preventiva de Tepoztlán 

ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR - Presidente de la República Mexicana