Petition Closed

Countries Declaration against Venezuelan Dictatorship through Constituent Assembly

This petition had 40 supporters


On 30th of July, the Venezuelan authoritarian government  intends to put in place a “Constituent Assembly” to wipe-out the country’s constitution through a fraudulent  and unconstitutional process. The only purpose of this is to consolidate dictatorship and remain in power indefinitely.

Venezuelans abroad are calling all democratic nations of the world to recognize the importance of this moment by urging the Venezuelan government to put aside its plans to create a new constitution and instead adhere to the rule of law and to the country’s current (1999) Constitution.

Venezuela’s current Constitution clearly provides that only the Venezuelan people themselves have the authority to call a new Constituent Assembly (Art 347). Maduro government has claimed this authority for itself, refusing to seek the prior consent of the people.

Maduro’s move to rewrite the constitution is a clear attempt by an unpopular government to remain in power in a context in which they know that they cannot win fair elections. In 2016, the Maduro government thwarted a presidential recall referendum and indefinitely postponed scheduled regional elections. Now, in the case of the Constituent Assembly, the government has created rules for selecting Assembly delegates to favor its supporters: under the procedures proposed by the government, its candidates could take the majority of the seats by winning less than 30 percent of the vote. Venezuelans agree that this is unconstitutional reason why other political parties will not participate. This means that if the process goes forward, the basic rules of the country will be rewritten by just one political force. Furthermore, the Constituent Assembly will have “powers of origin” that supersede all other constituted powers. Venezuelan government officials have already suggested the Constituent Assembly will use that power to permanently dissolve the current National Assembly  and to get rid of any other power-check institutions or mechanisms. The country’s Attorney General – a former government supporter- has clearly stated that the proposal is unconstitutional.

This is not a political or ideological debate. This is about freedom, democracy and peace.  

This is a time for urgent action by the International Community. By speaking up against the call for a Constituent Assembly and in favor of peaceful resolution, democratic and law-abiding countries have an opportunity to meaningfully defend democracy in the world and express solidarity with the people of Venezuela.

One again, we respectfully request all governments and international organizations to condemn the breach of democracy and violation of human rights in Venezuela. We also think that time has come to ask your office to consider further diplomatic actions until real democracy and respect for human rights are restored.

We thank you in advance for your attention and action on this very important matter and look forward to your positive response to our request.

////////////// 


Ref: URGENTE. Solicitud de declaración en contra de la consolidación de una dictadura en Venezuela a través de la imposición de una asamblea constituyente.


El próximo 30 de Julio de 2017, a través de un proceso fraudulento y anti constitucional, el dictador Venezolano Nicolás Maduro tiene la intención de nombrar una pseudo asamblea constituyente que eliminaría la actual Constitución Venezolana. El único propósito de esta iniciativa es la de consolidarse en el poder de manera definitiva.

Los Venezolanos en el exterior hacen un llamado desesperado a todas las naciones democráticas del mundo para que se pronuncien de manera firme y contundente exigiendo al actual gobierno venezolano que detenga de inmediato todo proceso que tenga por objetivo modificar o alterar la actual Carta Magna de Venezuela y que por el contrario respete y cumpla el actual texto constitucional (Constitución Venezolana de 1999).

La Constitución Venezolana en vigencia estipula claramente en su artículo 347, que corresponde de forma exclusiva al pueblo venezolano la convocatoria a una Asamblea Constituyente. En los actuales momentos el gobierno de Nicolás Maduro se ha abrogado dicha facultad y se niega a efectuar la requerida consulta previa con el pueblo venezolano.

El único objetivo que persigue el gobierno de Maduro al intentar reescribir la Constitución es el de perpetuarse en el poder de marea ilegítima y fraudulenta, ya que sabe que bajo ninguna circunstancia en los momentos actuales estaría en capacidad de ganar en elecciones libres, justas y trasparentes.

A fines de 2016, el gobierno de Maduro saboteó e impidió la realización de un referéndum popular revocatorio (establecido en la Constitución vigente) que tenía por objetivo revocar su mandato de manera democrática y constitucional. Adicionalmente, ha pospuesto de manera definitiva la elección de gobernadores que debieron haberse efectuado a más tardar en el año 2016.

Ahora, en el caso de la fraudulenta asamblea constituyente, el gobierno ha impuesto reglas de selección para los delegados que injustamente favorecen a sus partidarios. Bajo este nuevo esquema diseñado por el gobierno, sus candidatos podrían apropiarse de la mayoría de los escaños con menos del 30% del voto popular.

La mayoría de los venezolanos consideran inconstitucional, innecesario y fraudulento este nuevo intento de reformar la constitución y por lo tanto han rechazado participar en lo que consideran una farsa. Ello implicaría que de seguir adelante este proceso fraudulento, las nuevas reglas constitucionales serían escritas por una sola fuerza política.

Lo que es aún más dramático es que esta fraudulenta asamblea constituyente se abrogaría ilegítimamente “poderes originarios” lo que la colocaría por encima de todos los otros poderes constitucionales. Funcionarios del gobierno no ocultan sus intenciones y han declarado repetidamente que la nueva asamblea constituyente utilizaría sus poderes para disolver a la Asamblea Nacional legítimamente electa y para deshacerse de cualquier otro poder público que se oponga a los designios del actual partido de gobierno. La Fiscal General de la República, que por cierto era abiertamente pro gobierno, ha expresado que esta propuesta del gobierno es claramente anti-constitucional.

Está claro que, en el caso de Venezuela, no estamos frente a un debate político o ideológico. Este es un asunto de preservación de la democracia y de la paz de un país.

Frente a esta dramática situación, no hay duda que es necesaria una urgente y contundente acción de parte de la Comunidad Internacional. Los países democráticos deben hablar clara y firmemente en contra de este absurdo e ilegal llamado para una asamblea constituyente la cual solo persigue reformar de manera sesgada, oportunista e injustificada la Constitución Venezolana. Deben igualmente promover una resolución pacífica a la grave crisis humanitaria por la que hoy atraviesa Venezuela.  

Es tiempo para una firme acción de parte de la comunidad internacional. Al hablar en contra de esta iniciativa de manipular la Constitución Venezolana vigente y en favor de una resolución pacífica a la crisis venezolana, los verdaderos países democráticos tienen una oportunidad única de defender la democracia y la justicia en el mundo y de manifestar su solidaridad con el pueblo de Venezuela que tanto lo necesita.

En vista de lo antes dicho, consideramos que sería correcto que todos los gobiernos democráticos y todas las organizaciones internacionales emitan una declaración firme e inequívoca en contra de esta iniciativa perversa condenando la violación del orden constitucional en Venezuela.

De manera respetuosa, igualmente solicitamos a todos los gobiernos que se pronuncie condenando la ruptura del orden constitucional y la violación reiterada y sistemática de los derechos humanos en Venezuela. Creemos igualmente que ha llegado el momento de solicitar se consideren acciones diplomáticas claras hasta que la democracia y el respeto por los derechos humanos vuelvan a imperar en Venezuela.

Con el corazón en la mano, agradecemos de antemano la atención que puedan prestar a este llamado desesperado y esperamos contar con su apoyo y obtener una respuesta favorable al mismo.


 


____________



Today: Carolina is counting on you

Carolina Cabezas needs your help with “All Countries : Countries Declaration against Venezuelan Dictatorship through Constituent Assembly”. Join Carolina and 39 supporters today.