Basta de Injusticias, Quiero a Mi Hija!!!!!!

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 500!


"Devuélvanme a Mi Hija"

Qué le ha pasado últimamente a mi México, tan golpeado en los derechos de los niños, de las Madres o Padres que sufren a los hijos cuando hay separaciones y divorcios, cuando los padres enojados por cualquier circunstancia abusan de su poder, del dinero, de la posición social, afectando y alterando las circunstancias de la realidad de una relación sentimental, lastimando a las personas queridas, abuelos, tíos, hermanos, incluso no importando que sean sus propios hijos.
 
He conocido a una lista interminable de Madres afectadas que buscan de manera correcta ponerle fin a una relación sentimental, y en el resultado quedan paradójicamente sin dinero por dedicarse al más mal pagado de los trabajos “al hogar”, sin derechos, sin nada, y la pareja golpea en donde más duele, en los hijos, en la estabilidad económica, en los bienes necesarios para la vida cotidiana, en el autoestima, entonces nos volvemos vulnerables ante un sistema de justicia corrupto, uno que es generador de las historias más desgarradoras que he escuchado en toda mi vida, de personas desamparadas de apoyo legislativo, judicial y por ende de justicia, porque no saben en dónde están sus hijos, personas que deciden hacer cosas más allá de lo imaginable por defender la integridad de sus hijos, apartándose de la vida creyendo que es su única salida, porque no hay justicia que le tienda una mano, Padres y Madres que sus hijos los desconocen, los agreden, los insultan porque la pareja los ha alineado (alienación parental) a una realidad nada cierta, pobre niños, pobres Madres que huyen a otros países con sus hijos por que la justicia se inclina a la conveniencia y no a las leyes y a la legalidad, pobres Madres que los sufren, pobres hijos que no lo entienden. Son historias que escuchaba lejanas, historias que jamás imaginé que me pasarían como Madre, y mucho menos pensé que le pasarían a mi hija Vera.
 
Ya basta, ya me cansé de esperar justicia, devuélvanme a mi hija ahora
 
Esta es mi Historia…………
 
Un día me levanté como pude y decidí ya no más, después de 14 años de una relación llena de violencia, infidelidades, poco amor y desgracias, decidí ponerle fin. Me había convertido en una mujer totalmente desconocida, odiaba verme al espejo, opinar porque me hacían sentir poco importante, aislada de mi familia y amigos, sola, llena de miedos, inseguridades, el alma de apoco se me hacía pequeña, y el espíritu se desvanecía, se apagaba. A diario me preguntaba por qué no puse límites a tiempo, por qué no me iba y ya, por qué sigo aquí, mis respuestas siempre orientadas a supuestas comodidades, a cambios que nunca llegaron, a confundir el amor con la necesidad y la costumbre, a que así es la vida y punto, o por pensar que es lo mejor para los hijos, cuando en realidad les hacemos y nos hacemos un daño terrible, enorme. Lo intentaba y lo volvía a intentar, para que todo funcionara, terapias, charlas interminables y siempre para darme cuenta que me alejaba de mi misma, me alejaba de aquella persona que sí creía y veía las cosas de diferente manera, aquella que buscaba el amor de cuento, el que sabemos que existe, pero que ahí no estaba, en ese entonces “yo” ya no era “yo”, cedía para evitar más violencia, aparentaba escenarios de familia perfectos, albergaba una esperanza muerta y acabada, y decidí lo recuerdo perfectamente bien, un día soleado de marzo, hace 3 años, dicho en voz alta, que ya no más.
 
Mi hija Vera nació un 11 de agosto de 2004, hoy tiene 12 años, es una niña en verdad hermosa, como persona, como hermana, como prima, es una niña alegre y decidida, juguetona que amaba a su hermana, a sus abuelos, primos y tíos. Nuestra convivencia era como toda Mamá e Hija éramos inseparables entre la escuela, tareas, fiestas, llévala aquí, llévala allá, patinar, centros comerciales, etc., les digo que en verdad nos amábamos en aquellas épocas donde con mi hija y a pesar de la situación la vida sí tenía sentido.
 
La mejor decisión que he tomado en toda mi vida, originó mi peor pesadilla…. No tengo a mi hija conmigo y no la he visto hace más de 9 meses (el 7 de septiembre del 2016), la última vez que la vi dijo que me tenía que estar con su Papá , y que yo era la culpable de todo lo que le pasaba a su Papá, antes de eso la veía dos o tres horas a la semana (tengo un acuerdo de convivencia), pero siempre en presencia del Papá, siempre bajo presión ya sea de regresar como pareja, o de tiempo, o presiones de castigo económico, no me dejaba estar con ella ni un momento a solas, y mi hija indiferente, y distante, y un Papá castigador y saliéndose con la suya en una guerra que solamente él veía. Y mi hija Alienada Parentalmente conmigo y con todo lo que tenía que ver conmigo ( hermana,abuelos ,tíos ,primos etc)
 
Recuerdo claramente las primeras conversaciones que tuve con Felipe cuándo le comuniqué mi decisión de terminar la relación y separarme. Fueron sumamente agresivas, intolerantes. Intenté acuerdos, intenté una separación lo más armoniosa y decorosa posible, con los menores daños colaterales para mi hija, rescatando lo poco que le quedaba a esa relación, intenté hablar desde el corazón, y nada, caíamos en lo mismo, pelear y pelear, poco avanzar, y la sombra de esa vida horrible que llevaba parecía no irse e incluso repetirse una y otra vez. Acudía a principios éticos, a derechos no escritos, a una sensibilidad que nunca llegó, a palabras amables, pero él no se iba y yo seguía ahí en una casa que ya no me parecía familiar ni funcional, acomodada en mi hartazgo, al final un día simplemente me fui, en ese momento salirme la consideré la única opción, y así recibí el primer castigo. Mandó sacar mis cosas y las puso en la calle, nunca más me dejaron entrar a mi casa, los vigilantes tenían la orden de no dejarme entrar, ahí comenzó a alejarme de mi Vera, fue un espectáculo terrible para mi hija y para mí.
 
De ahí a comenzar de nuevo……
 
Calladamente él comenzó a golpearme en donde más dolía, me quito medios económicos, casa, bienes, habló con nuestras amistades negativamente de mi (ahí conoces a tus verdaderos amigos)pero sobre todo y lo más doloroso quitarme toda comunicación con mi hija y como en una guerra comenzó desde su posición “pudiente” a quitar todos los suministros básicos para llevar una vida de la cuál y de a poco me estoy recuperando, 14 años fui ama de casa. Pero también comenzó una batalla legal paralela no para divorciarnos que era lo que yo esperaba, si no que apuntó para quitarme a mi hija, en donde él más hacía daño, en donde más me dolía y sabía que era vulnerable. En el tiempo que transcurrió de aquél primer proceso quiso demostrar, desde infidelidad, hasta nexos delincuenciales, locura, promiscuidad, robo y un sin fin de cosas sin sentido y fundamentos, mi hija comenzó a creer lo impensable de su Mamá. Ya como lo he mencionado ella padece (Alienación Parental). Felipe siempre encontraba mañas que entorpecían el curso normal de proceso del juicio, desde cambiar de sedes, fechas, domicilios, de pronto me daba algo de sustento a discreción y evidentemente para demostrar su valía como hombre, abogados amenazantes, jueces con decisiones inexplicables alejadas de fundamentos de derecho, etc., y mientras todo esto ocurría, y yo menos entendía qué pasaba, Vera se alejaba de mí, el Papá controlaba todos los aspectos del proceso legal, de la vida de mi hija e incluso algo de la mía.
 
Un día del mes de octubre del 2015, de una manera extraña el Juez de Huixquilucan decide que Vera este con el cuánto ya el de su puño y letra me había escrito lo que estaba mal para que lo corrigiera y cuando aparece Felipe y sus Abogados poco puedo explicar que el Juez decidió que Vera estuviera con el y la custodia compartida, la patria potestad es de los Dos ,una pensión, y la única buena noticia era que se especificaba un acuerdo de convivencia en el que yo tenía derecho de visitas y estadía de mi hija en fines de semanas acordados y no tenía ningún tipo de restricción para convivir con mi hija . Evidentemente nada de esto se cumplió y comenzamos otra batalla legal…….
 
Pasaron días y días en dónde veía muy poco a Vera, me tenían prohibido entrar a verla a la oficina de su papá , no tenía acceso a su casa y a su vida cotidiana, y las llamadas telefónicas que hacía a diario de a poco se volvieron de menos tiempo, más esporádicas, de menos cómo estás y más reclamos, poco armoniosas, groseras, todas las llamadas eran filtradas por el Papá, y el tema central era que yo ya no quería estar con su Papá y el daño que le había hecho a su Papá al decidir poner fin a una vida que ya no podía vivir .Vera cambió radicalmente conmigo, estaba alineada su Papá la controlaba con la mirada y yo sin opción de tener contacto con ella y mucho menos opinión.
 
Así comencé un nuevo proceso legal en donde reclamaba que se respetara el acuerdo de visitas conyugales y el pago de la pensión acordada, este proceso con la idea de que no viajaran los documentos de un lado a otro, de que no hubiera situaciones extrañas porque ahí estaba mi juicio anterior, lo inicié también en el juzgado en Huixquilucan, inocentemente pensé que sería más fácil. Nunca avanzó, nunca nadie sabía que iba a pasar, no notificaban, no localizaban, no acudía a los llamados del juez, es decir nada pasaba el no se presentaba le importaba poco y nada avanzaba y cada día veía como el alejaba más a Vera de mi y se me iba de las manos. La justica muy lejos, yo sin dinero para llevar el proceso (piden dinero para todo) y el papá con mucho para comprar conciencias y abogados.
 
Un día Vera dejó de ir a la escuela, es más no va a la escuela hace 3 años, al principio por que el Papá lo decidió por arrogancia, y después por que el Papá huyó de la justicia, desconocía en ese momento que tenía un proceso legal por fraude, nada que ver con el juicio que yo había imputado.
 
Desesperada y sin saber de mi hija acudí directamente a casa del Papá y ya no vivían ahí, supliqué a sus amigos y familiares por información, acudí a autoridades, busqué en todos los lugares posibles, y nada, simplemente desapareció, mi hija se fue. Yo pensaba que el Papá me hablaría y me daría a mi hija, él estaba huyendo y no imaginaba que no pensara en Vera yo en mi deseperacion hable con su hermano y le pedí que Felipe me buscara para que me explicara qué pasaba que si yo lo podia ayudar que me dejara a Vera yo por mi parte no diría nada, no era mi problema, pero una niña huyendo, escondida, con un adulto encerrado en su falsedad, en mentiras, pobre de mi hija, la llamada que suplicaba nunca llegó. Cuantas noches sin dormir, cuantas lágrimas derramadas, cuánto sentimiento de vacío, reclamándome decisiones, denotaba cambios físicos por la tristeza, por el cansancio, buscando el porqué de las cosas, las respuestas nunca llegaron….. hasta que un día
 
Ahí comencé la búsqueda de mi hija Vera….
 
A través de rezos y cadenas de apoyo, mucha gente se acercó a mí para ofrecerme su ayuda, así una firma de abogados, desinteresadamente comenzó a llevar mi caso, en donde el objetivo principal era encontrar a mi hija. De la investigación y después de 9 meses de no saber de Vera, la encontraron, los encontraron escondidos de la justicia (qué tiene que hacer mi hija en un proceso así), los ubicaron en Malinalco (EN EL CAMPER CLUB )propiedad de un amigo de el y donde el decía llamarse Sergio y ser viudo, llegaron los abogados con todos los documentos de ley para procesarlo a él por el delito de fraude (nada que ver con mi proceso), yo llegué para que me fuera entregada mi hija, y por un “tecnicismo” legal no les fue permitida la entrada a la Policía (es en serio lo que estoy escribiendo), de pronto un gran helicóptero aterriza en el lugar, los policías sin acceso, y veo a mi hija por primera vez después de mucho tiempo, corrí, salté una barda……. grité, que no se la llevara que me la dejara y el se fuera y sigo corriendo, caigo al suelo y veo con toda impunidad como de nueva cuenta como mi hija se me escapa de las manos, en un helicóptero que se volvió invisible para las autoridades, un hecho tan contundente y de ahí nadie supo, nadie sabe, ni sabrá, simplemente se escapó y un aparato gigantesco simplemente desapareció. Estaba devastada, tan cerca y ahora tan lejos, perdí de nueva cuenta contacto con Vera, algo de cordura y a comenzar de nuevo……..
 
Más rezos, más fuerza, más energía puse, y tarde o temprano algo bueno tendría que recibir……..
 
El 6 de abril del 2017, el Abogado de Felipe Toledano Díaz, mi ex esposo y padre de Vera, cometió un error jurídico y nos notifican que lo habían detenido en ese momento derivado del proceso de fraude que presuntamente había cometido. No miento al decir que me volvió la sonrisa, que la lógica y la justicia ahora si se impondría y que la condición del padre en la cárcel me daría de vuelta a mi hija. Y cuando pensaba que las cosas mejoraban un poco y que por fin ya no podían estar peor, el sistema de justicia de este país, me ubicó, me sacudió de nuevo, y comprendí, sí las cosas pueden estar aún peor. Me presenté en la Fiscalía No. 59 de atención al menor, me dijeron que ahí estaba mi hija, ahí la habían llevado después de la detención de su padre. Estaba nerviosa, agobiada, me preguntaba sí había comido, tanto tiempo de no ver a mi hija, estaría delgada, cómo reaccionaría al verme, tendrá ropa, un sin fin de preguntas, y me preparé para su encuentro después de casi 10 meses.
 
Al llegar me presenté con los documentos que me habían pedido e imaginado y más para que nada faltara, actas de nacimiento, matrimonio, divorcio, comprobantes, en fin todo y exagerado, todo para que me fuera entregada mi hija. Pasaron horas, personas, abogados de ambos bandos, y la realidad comienza a golpear de nuevo y la legalidad a alejarse, con pequeños detalles primero, y luego con acciones contundentes, a los abogados del Papá de mi hija acceso libre al Ministerio Público, a nosotros no nos dan acceso a nada, ni a un documento, ni a ver a mi hija, a nada, claramente se notaba la complicidad tan difícil de demostrar (corrupción a todas luces). Le permiten la entrada al hermano del Felipe, y a mí, nada, nadie me dice, nadie sabe, de un “ya casi señora” a días sin moverme de ahí, y nada, nunca pude ver a mi hija, estando Vera en el cuarto frente a la silla en la que pasé sentada más de 36 horas. Vera salía, tenía prohibido tener contacto visual conmigo, ni con nadie de mi familia la vi efectivamente delgada, demacrada, triste, yo sin poder hacer nada. El Hermano de Felipe con todo el acceso y yo sin nada. Nadie me daba un argumento legal, mis abogados no entendían qué pasaba, todo se obstruyó para nosotros, y todo fluyo de manera inexplicable para ellos, la situación apuntó a que el asunto estaba arreglado fuera de ahí, en las cuentas bancarias de alguien que desde algún lado ejecutaba. Los pocos argumentos eran que ella no quería verme,porque le habían dicho que por mi culpa su papá estaba en la detenido lo cual no era cierto pero como ya lo mencioné mi hija padece (Alineación Parental) y yo en el corazón sabía que mi hija me necesitaba ya que la única vez que pude verla al verme a los ojos se soltó llorando y se volteaba ,pero por arriba de eso estaba algo que nadie entendíamos. Al pasar algunos días de estar ahí, por mi insistencia y desesperación me dejaron verla a 3 metros de distancia, Vera como ya lo mencioné alineada, no me veía a los ojos y al pedirle que Porfavor me viera no pudo y soltó el llanto y nos acompañaron 3 trabajadoras sociales (no sé qué pensaban y yo me preguntaba él porqué) y la fiscal, y otras personas, solo tuve unos minutos, y no pude hacer nada, me sentí una delincuente, alguien lejano, como si mi derecho de Madre me hubiera sido arrebatado por personas que no sabían nada y juzgaban La psicóloga dijo que se tenía que trabajar en el vínculo conmigo porque había manipulación . Quise arremeter mediante mi abogado, pedí estudios para la niña, para mí, con la idea que me la entregaran, solicité mis derechos vía escritos legales, demostré Maternidad, consulté más abogados, pedí ayuda y todo fue infructuoso. Mientras esto intentaba, por alguna razón extraña (no puedo llamarlo de otra manera) le fueron a tomar (se tomaron la molestia de ir) una declaración en el reclusorio a Felipe Díaz Toledano y él desde la cárcel y como si fuera un objeto, y de la manera más simple le sede la custodia a su hermano, siendo yo su Mamá y teniendo la custodia compartida y derechos. Mientras tanto las autoridades me decían que mi hija seguía ahí en la fiscalía 59. ‪A las 9 de la noche‬ de ese mismo día, mi hija en total impunidad, en lo oscurito ‪de la noche‬ fue entregada a su Tío, el Hermano de Felipe. Al otro día y como lo había hecho en días anteriores me presenté ‪a las 7‬ de mañana a continuar la lucha sin saber que mi hija ya no estaba ahí, de nueva cuenta, nadie sabía nada, nadie tenía nada, ‪a las 11 am‬ la encargada Lic. Carmen Cerdeño me dice con la tranquilidad de no ser una Madre o no tenerla, que ni la niña, ni el expediente, ni nadie que me pudiera dar explicaciones estaban ahí. Cómo era todo esto posible, otra vez mi hija se me había escapado, no había ley o persona capaz de defender la desesperación de una Mamá, de defender la justicia, defender lo que era correcto por derecho, recuerdo bien que yo solo pedía que esta pesadilla ya acabara.
 
Fue después de semana Santa, los juzgados descansan durante ese periodo y me presenté de nuevo con la Juez intentando saber que había pasado, que alguien me explicara para hacer valer mis derechos como Mamá, y para que me entregarán a mi hija, le volví a llevar todo el expediente y me dijo algo que jamás olvidaré, “no había notado que la custodia era compartida y que en la Fiscalía no tenían que haberle entregado la menor a su Tío”, ratifiqué que no era Madre, y que tampoco la tenía. Porque el derecho resulta que sí es mío, que sin omisión sospechosa mi hija estaría conmigo, pasaron dos meses desde ese día y seguía sin ver a mi hija, y de su parte promesas de volver a revisar el caso, mi México tan corrupto, tan golpeado….
 
A Vera la vi en Mayo de este año, iba rodeada de guardias de seguridad privada con la única intención de que yo no me acercara y impidiéndole cualquier contacto visual conmigo , le han inventado argumentos no probados, mentiras con toda la cizaña de lastimarme, de alejarme, para seguir haciendo daño, por la única razón de alejarme de un hombre violento, por haber vulnerado a un hombre que ejerce poco esa palabra, por haberme salido del entorno de un hombre que miente por convicción y sistemáticamente, un hombre que compra voluntades, por buscar mi libertad de mujer, este hombre que yo escogí ha alineado a mi hija en mi contra y ha hecho un daño de un dolor inimaginable. Y la famosa juez Ángeles Reyes Castañeda ya no está como responsable del Juzgado, y mi historia comienza de nuevo. Hoy 28 de junio 2017 a Felipe Díaz toledano, mi ex esposo, le dieron otra vez de manera muy sospechosa un arresto domiciliario, en donde debe de cumplir un proceso desde su casa. Estoy muerta de miedo, y sí se va, sí se la lleva como ya una vez enfrente de mi y de policías lo hizo huyendo en un helicóptero como puedo tener la seguridad que no volverá a pasar. Mi corazón de Madre me dice que no puede confiar .
Mi México tan golpeado, las leyes tan llenas de negocio y las personas tan vulnerables de un sistema de justicia prostituido.

Hoy y como hace casi 10 meses, no sé si cuidan bien a mi hija, no tengo acceso a ella de ninguna forma , no sé qué come, quién la cuide, tiene 12 años y no va a la escuela. Su padre en una situación legal extraña y yo deliberadamente alejada.
 
Por eso comparto mi historia y acudo a Ustedes, a todos, Padres y Madres en cualquier condición, necesito firmas para recuperar a mi hija, y mi hija los necesita a Ustedes para que pueda vivir amada, con paz, amor y seguridad, para que acuda a la escuela, y que me regresen mis derechos y sentimientos como Mamá, y yo desde mi corazón les prometo a cambio seguir luchando y compartir mi historia para que esto jamás le vuelva a pasar a una Mamá o Papá, bendiciones
 
Rocío de Miguel H.
 
 


En mi desesperación cree una página para que me ayudaran a buscarla se llama
“ENCUENTREN A VERA “esto en Facebook, Instagram y TWITER. En Facebook pueden ver todo lo que he vivido desde el día que la encontré en Malinalco y llego el helicóptero por ellos, hasta el día de hoy.
Mi expediente está en el juzgado décimo primero de lo familiar de Tlalnepantla, con residencia en Huixquilucan, Estado de México.  
EXP. DE MIGUEL MARIA DEL ROCIO VS DIAZ TOLEDANO FELIPE DE JESUS no. 606/2016.



Hoy: Rocio cuenta con tu ayuda

Rocio De miguel necesita tu ayuda con esta petición «Alfredo del mazo : Basta de Injusticias, Quiero a Mi Hija!!!!!!». Súmate a Rocio y 472 persona que han firmado hoy.