¡A más de un mes de los hechos violentos en San Mateo del Mar, Oaxaca NO hay justicia!

¡A más de un mes de los hechos violentos en San Mateo del Mar, Oaxaca NO hay justicia!

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 100!
Al lograr 100 firmas, es más probable que la petición pueda ser tendencia en nuestra plataforma.
Gishel Castrejón López lanzó esta petición dirigida para Alejandro Murat Hinojosa y

 

¡A más de un mes de la masacre NO hay justicia en Huazantlán del Río!

La detención arbitraria el día 2 de mayo de 2020 contra el agente y policías comunitarios de Laguna Santa Cruz y de mujeres ikoots de Huazantlán, entre ellas: María del Rosario Guerra Salazar, Estela Virgen Olavarri, Luz Ponce Hinojosa y Okas Marissa Rangel Oviedo, en la que hubo tortura física y psicológica, abuso sexual y violación fue sólo una advertencia aberrante de lo que estaba por suceder.

Okas de 23 años y madre soltera de dos niñas, denunció que el día sábado 2 de mayo siendo las 23 horas llegó a su domicilio un grupo de aproximadamente 50 personas encabezados por José Luis Chávez Salinas, agente municipal, Teófila Ochoa González, secretaria de la agencia municipal, Pulciano Ojeda Garay, alcalde suplente, Máximo Leyva, alcalde (todos ellos del municipio de Huazantlán del Río) Antonio Pinzón, representante de la colonia San Martín, Elia Salazar, Norma Carrasco Oviedo, Reyna Templado y 16 personas más, que logró identificar plenamente.

Estas personas ingresaron a su domicilio con violencia; rompieron vidrios y le tiraron su ropa, hicieron destrozos, patearon la puerta del dormitorio donde se encontraba con sus pequeñas hijas. La golpearon  en la cabeza, en la espalda, la jalaron y la sacaron del cuarto sin importar que sus hijas presenciaran todo y lloraran por el miedo. A las menores también las jalaron de los cabellos y sacaron al patio junto con su mamá.

En el ataque tumultuario le arrancaron la blusa, sin importar que sus pechos quedaran expuestos ante todas las personas que fueron para agredirla. Trató de defender a sus hijas, pero nada pudo hacer con su pequeña complexión y la discapacidad ocasionada por la poliomielitis aunada a su padecimiento de epilepsia. Trató de gritar y pedir auxilio pero le taparon la boca y la amenazaron.

Después de esa agresión, el 5 de mayo Okas Marissa Rangel Oviedo y las demás mujeres fueron a la Ciudad de Oaxaca para solicitar medidas cautelares al gobierno del Estado, mismas que nunca se emitieron. El 22 de mayo las mujeres víctimas de violencia se manifestaron frente al  edificio de la agencia municipal de Huazantlán del Río para exigir justicia.

Sin embargo, 6 semanas después, el 22 de junio Okas fue una de las víctimas de los hechos violentos ocurridos en Huazantlán del Río, en donde la golpearon, apedrearon y quemaron viva lo que le provocó la muerte.

En su comunidad como respuesta recibieron golpes y pedradas junto con doce de sus compañeros que se habían solidarizado con el plantón de Huazantlán del Río para exigir justicia frente a  los abusos de poder. En esta agresión alevosa participaron ciudadanos y autoridades de Huazantlán armados con palos, piedras y tabiques. La represión política culminó con el asesinato de 15 personas, quemándolas vivas.

Sobrevivieron al ataque, María del Rosario Guerra Salazar, Samuel  Hurtado Pedroza, Alegandrino Abasolo Mora, Agustina Roldán Terrazas y 12 personas más.

María del Rosario Guerra Salazar fue otra de las víctimas y sobreviviente, mujer indígena. Los hechos que describe Rosario sucedieron aproximadamente a las 21 horas del día sábado 2 de mayo del presente año. Ella venía caminando de la casa de su madre cuando una turba la rodeó y le dijeron “¡Desgraciada maldita! ¡te vamos a llevar a la agencia para matarte y quemarte porque tienes covid-19 y vamos a cobrar por tu muerte!”.

La trasladaron a los separos de la agencia, allí le quitaron la ropa y le  desgarraron la ropa interior. José Luis Chávez Salinas (agente municipal de Huazantlán del Río) le introdujo una pistola en la vagina. Le escupieron e insultaron, amenazaron con tirarla al mar, ella lo que único que hizo fue rezar para que no la mataran y no le siguieran causando vejaciones.

Actualmente ella está pidiendo medidas cautelares para sus hijas por el temor de que en cualquier momento las mismas personas tomen represalias atroces como las que ella vivió. No obstante, el gobierno de Oaxaca, no ha respondido a la petición de justicia y protección para María del Rosario Guerra Salazar ni al resto de las víctimas.

Justificar la exclusión, el robo de recursos económicos, la violación de derechos humanos, las vejaciones sexuales y la violencia de género a nombre de un “acuerdo de asamblea” es una corrupción del espíritu comunitario y una mentira que se repite una y otra vez para mantener la desigualdad y justificarla.

Hago un llamado a todos aquellos que tienen una chispa de justicia en el corazón a condenar la masacre de Huazantlán del Río y pedir castigo ejemplar a los culpables.

Necesitamos tu firma para que la Fiscalía General de la República atraiga el caso y las víctimas puedan obtener justicia, reparación integral del daño y que estos hechos no se vuelvan a repetir. 

¡Justicia para Okas Marissa Rangel Oviedo, María del Rosario Guerra Salazar, Luz Ponce Hinojosa y Estela Virgen Olivarri!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 100!
Al lograr 100 firmas, es más probable que la petición pueda ser tendencia en nuestra plataforma.