Rechazamos el recorte de horario de Bibliotecas En Medellín

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 2,500!


Carta Abierta al Alcalde de Medellín 

Señor

FEDERICO ANDRÉS GUTIÉRREZ ZULUAGA
Alcalde de Medellín

“La libertad, la prosperidad y el desarrollo de la sociedad y de los individuos son valores humanos fundamentales. Estos sólo podrán alcanzarse mediante la capacidad de ciudadanos bien informados para ejercer sus derechos democráticos y desempeñar un papel activo en la sociedad” (Manifiesto IFLA para biblioteca pública)

La anterior afirmación es uno de los pilares que constituye el ser y hacer de la biblioteca pública, la cual de acuerdo a la Ley 1379 de 2010 es considerada como un servicio público, y como tal se deben procurar condiciones favorables a la ciudadanía, no a las instituciones, para que su funcionamiento se mantenga en el tiempo “vale la pena ver que cualquier servicio público debe prestarse sin solución de continuidad, con un carácter universal, vale decir, a todos, y bajo criterios de eficiencia.” (Ley de Bibliotecas Públicas 1379 de 2010)

Es así como con profunda preocupación y tristeza, vemos como decisiones institucionales que responden a argumentos difusos han incidido en la prestación de un servicio público que en una ciudad como Medellín, y en el marco de la actual Alcaldía que lleva por slogan “Medellín cuenta vos”, son bajo toda lógica incomprensibles. De hecho, pareciera que la cultura, las bibliotecas y la ciudadanía no cuentan con la Alcaldía. Aun cuando las redes sociales lo promulguen permanentemente y la Ley de Bibliotecas Públicas del país haga hincapié en indicar que los servicios bibliotecarios de la biblioteca pública tienen como propósito promover el acceso de las personas a la información y la cultura, en el tiempo de su administración hemos presenciado diversos hechos que nos alarman en relación con su comprensión de la cultura y las bibliotecas.

Es bajo toda lógica absurdo que el Plan de Desarrollo Municipal propuesto por usted plantee que  “El centro de la ciudad se torna relevante desde la redacción de nuestro programa de gobierno, y es por esto que debemos priorizar transformaciones urbanas en nuestro centro, para devolverle la vida al corazón de la ciudad, para que vuelva a latir” y a la par se tomen decisiones en contravía de esta premisa, en equipamientos culturales tan relevantes para la ciudad como lo son las bibliotecas y en este caso en particular en la Casa de la Lectura Infantil ubicada en el corazón palpitante del Centro de Medellín.

El acceso a espacios culturales como las bibliotecas en las grandes ciudades “más innovadoras” son extendidos, sin escatimar en los recursos que se ponen a disposición de las comunidades pues son estos los que contribuyen a la formación ciudadana y a que el deseo de darle vida a una ciudad cobre sentido. En el caso de Medellín es lamentable ver, cómo sobre una de las instituciones que se ha vuelto referente para la ciudad, infraestructura patrimonial, Casa de la Lectura Infantil, se toman decisiones unilaterales que no consideran a la ciudadanía y mucho menos la consideran como un servicio público. Al igual que sucedió con el Parque Biblioteca Belén, basándose únicamente en frívolas estadísticas que sólo “miden” el acceso a algunos servicios, ignorando la diversidad de usos que a estos espacios de encuentro y aprendizaje autónomo, les da la ciudadanía y la trascendencia, incluso en términos de seguridad territorial, que implica tener espacios públicos abiertos en los sectores donde se ubican estas bibliotecas.

El caso de la Casa de la Lectura Infantil, ubicada en el Centro de la ciudad tiene como público usuario a población vulnerable que habita, labora y vive en este contexto, además de las instituciones educativas de básica y de educaciòn superior que se encuentran cercanas. A todos ellos, estudiantes, habitantes, trabajadores y a sus hijos, la biblioteca les garantiza el acceso a la cultura y la información.

La atención del tipo de usuarios que se ubica en el centro de la ciudad, implica necesariamente la reformulación de las preguntas que hoy nos convocan respecto al malestar por la disminución de horarios en la biblioteca,  y más allá de justificar un cierre en el bajo flujo de usuarios, habría que preguntarse cómo aumentar la afluencia de la ciudadanía en estos espacios. Garantizar la permanencia de un proyecto bibliotecario que contribuye a la reconstrucción del tejido social, en un territorio tan vulnerable como el centro, y sobre todo a la formación ciudadana, es un asunto en el que no deben escatimarse recursos, si la administración de la ciudad es coherente con el deber que le ha sido encomendado.

Hemos intentado conversar con usted al respecto haciendo uso de los canales (redes sociales) que ha impulsado durante su administración y en los cuales se ve permanente activo, sin recibir respuesta alguna, recordando que como servidor público tiene la obligación de responder a las inquietudes de la ciudadanía. Además, hemos procurado que los medios de comunicación nacional nos permitan poner en debate este tipo de situaciones y tampoco hemos recibido respuesta, lo cual es lamentable siempre que la cultura y las bibliotecas no son temas relevantes para los medios de comunicación de este país.

Le pedimos a la Alcaldía un diálogo interinstitucional e intergremial y un debate abierto respecto a lo que está entendiendo por el acceso a la cultura, un debate que responda al sentido colaborativo que ha tenido la política pública de lectura en Medellín desde la firma del Acuerdo de Voluntades en el 2009, no una comunicación difusa, unos silencios recurrentes y el uso de los medios de comunicación donde se narran los hechos exclusivamente en la voz de la institucionalidad. Requerimos urgentemente conformar mesas de trabajo con los bibliotecarios, los usuarios y las instituciones para que este tipo de decisiones sean consensuadas y se busquen alternativas a los “bajos flujos de usuarios” que no van en detrimento de un servicio público como las bibliotecas.

Y que por supuesto respondan al Plan Municipal planteado por usted Alcalde, donde argumenta que en el campo de la biblioteca  “pretende seguir trabajando por consolidar la comprensión y el trabajo que se viene haciendo en Medellín desde la función pública de la biblioteca, como aquella institución social desde donde se facilita el acceso libre sin ninguna distinción a la cultura, el conocimiento y la información para el bienestar y desarrollo de todos los que se encuentran en el territorio, es decir en el barrio y la comuna, tan diversos que requieren intervenciones de todos los actores posibles que los habitan: instituciones, programas, proyectos y ciudadanos para que su impacto sea oportuno y colectivo” pues las decisiones tomadas durante su administración no responden a lo que planteó en su propuesta.

Este tipo de decisiones, sumadas a hechos anteriores como la disminución de horarios en el 2016 del SBPM,  el cierre en temporada de vacaciones del Sistema de Bibliotecas en el 2017, la disminución de horarios en el Parque Biblioteca Belén y el hecho de contemplar que el canal de Gestión Social y Cultural dejaran de hacer parte del SBPM  alarman al sector cultural, a los académicos, líderes sociales, bibliotecarios, bibliotecólogos pues dan cuenta que la idea de cultura que la administración actual tiene responde más a una cultura del espectáculo que al fortalecimiento del tejido social a través de una cultura ciudadana.

Daniel Montoya Escobar, Activista.
Viviana Mazón Zuleta. Estudiante de Bibliotecología
Dayana Acevedo Echeverry. Estudiante de bibliotecología Universidad de Antioquia
Natalia Duque Cardona Bibliotecóloga. Profesora Universitaria
Jorge Melguizo. Ciudadano.
Reinaldo Spitaletta, Profesor universitario
Daniel Duque V Ciudadano
Sebastian Tamayo Marulanda. Estudiante de Bibliotecologia
Duvan Berrío. Ciudadano
Juan José Yela Bermúdez. Estudiante de Bibliotecología
Daniela Gutierrez Garcés. Estudiante de bibliotecología
Martín Román.
Jhony Alexander Mejia. Estudiante, empleado
Fredy Angel Mazón Arango. Mécanico
Esther Lucía Zuleta Colorado. Bibliotecóloga
Sebastian Estudiante bibliotecología
Mateo Molina Zapata. Estudiante (Universidad)
Andrea Ramírez Molina. Abogada
Anny Juliet Mazon Hernández. Docente
Mery del Socorro Hernández. Ana de casa
Walter Mauricio Franco Acevedo. Docente
Xiomara Mazon Hernández.
Cristian David Ramirez Zea. Bibliotecologo en formación.
Diana María Ríos. Vendedora
Mariana Villada Patiño. Estudiante de bibliotecología
Gerardo Pérez. Ciudadano
Olga Cecilia Posada Arango. Administradora
Alexander. Empleado
Daniela Villegas Arroyave. Diseñadora Industrial
Harold Estiven García Álvarez. Estudiante de Bibliotecología
Paola Salazar. Abogada
Hernan Dario Martinez. Dir. BIBLIOTECA
Dora Inés Cardona Velásquez. Servidora pública. Administradora de Empresas
María Restrepo Fernández. Ciudadana
Oriana Parra Zuleta. Estudiante
Carolina Parra Zuleta. Estudiante
María Eugenia Zuleta Colorado. Docente
John Nicolás Parra Gutiérrez. Ing. Eléctricista
Laura isaza Giraldo. Maestra
Alejandra Giraldo. Estudiante de ingeniería biomédica
Maria Paiba Duque. Microbiologa
Paula Andrea Zuleta. Auxiliar administrativa
Yeraldín Rodríguez Agudelo. Estudiante de artes plásticas
David Callejas.
Gabriel Pemberthy. Economista.
Juan David Muñoz. Concejal
Adriana Parodi Bacteriologa.
Sebastian Murillo. Asesor Comercial
Johana Hernández Vélez. Microbiologa y Bioanalista
Andrés Fernando García Rodríguez. Estudiante de Bibliotecología
Yesica Fernanda Mazo Henao. Estudiante de Bibliotecología
Catalina Estudiante
Camilo Andrés Valencia Devia. Estudiante
Andrés Florez. Arquitecto
Fernanda Londoño. Artista
Diego Alejandro Piedrahita
Jessica Paola Sánchez Barba. Artista
María Isabel Cortés Herrera. Estudiante
Laura Carolina Hernandez Villa. Docente
Jaiderr Ochoa Gutiérrez. Profesor Escuela Interamericana de Bibliotecología
Sara Duque. Estudiante
Carlos Agudelo Montoya Escritor
Jaime Moreno Zuleta Estudiante
Róbinson Úsuga Henao. Periodista, escritor y director de la corporación Lluvia de Orión
Walter Gabriel Vélez Ramírez. Docente
Daniela Correa Franco Bibliotecóloga
Paola Dayana Ayala Quintero Estudiante activo de bibliotecología
María del Pilar Hincapié Arcila Periodista
Maria Victoria Marin. Bibliotecaria
Wendy Estefanía Vera Tangarife
Lizeth Aristizabal Amaya. Supervisora Biblioteca Comfama Bello
Valentina Palacio Arango. Estudiante de Bibliotecología
Yurany Monsalve. Docente
Andrea Tamayo González. Estudiante de Bibliotecología, Universidad de Antioquia.
Tatiana Jaramillo Toro
Sara Elena Giraldo Aristizabal
Amelia Rosa Quiceno
Diana Elisabeth Hernández Betancourt
Beatriz Giraldo Garcés A favor de no cerrar las bibliotecas.
Camilo Henao. Trabajador Social
Margarita Zapata Ramirez. Ingeniera Geologa
Beatriz Rios. Docente
Juliana Eusse Vasquez. Estudiante Bibliotecología
Ana Olga Hernández Niño. Pedagoga
Beatriz Estrada Hernández. Educadora
Ana Vélez R
Duvan Arley Yepes Ramirez. Estudiante
Dylan Estudiante Universitario
Martha C. Valencia Z. Docente (pensionada), bibliotecologa
ZAVIL PALACIOS CAMPILLO Docente
Manuela Agudelo Muñoz Bibliotecóloga en formación



Hoy: Lina Maria Uribe León cuenta con tu ayuda

Lina Maria Uribe León Bibliotecologa necesita tu ayuda con esta petición «Alcaldia de Medellín: Rechazamos el corte de horario de Bibliotecas En Medellín». Súmate a Lina Maria Uribe León y 2,472 persona que han firmado hoy.