Una vivienda digna para mi amigo Miguel: no puede seguir en la calle

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 75.000!


Mi amigo Miguel tiene 53 años y vive en Toledo. Cuenta con una minusvalía reconocida de por vida de un 83% y aún así lleva ni más ni menos que 10 meses viviendo en una tienda de campaña a orillas del río Tajo, junto a sus dos perros de raza pequeña, que son su única familia (ambos vacunados y con su chip). Esperando cada día a que los servicios sociales de la ciudad de Toledo le asignen una vivienda para él y sus perretes

Miguel fue desahuciado  por su casero durante el inicio de la pandemia. Mientras todos estábamos encerrados en casa, protegiéndonos de la enfermedad, Miguel resistía en su tienda de campaña, como ha tenido que resistir los duros días de este invierno, con temperaturas de hasta -15ºC. Mientras, los servicios sociales de la ciudad de Toledo le dan plantón, una y otra vez.

Recientemente, y debido a la crecida del río y para mayor seguridad, tuvimos que meter a Miguel y sus perretes en una habitación en un piso compartido donde permitían mascotas. Allí ha permanecido 10 días sin ningún tipo de problema de convivencia, ya que Miguel es una persona muy educada; tampoco con sus perros, que están muy bien enseñados y no son problema para la convivencia. Del coste de la habitación nos hicimos cargo un grupo de 14 personas, ciudadanos de la ciudad de Toledo, Malaga, Madrid, Valencia, etc, que a través de un grupo de whatsapp y de la redes sociales siempre estamos en contacto y nos ocupamos de que no le falte ropa de abrigo, alimentos, lavado de ropa y lo básico para sobrevivir, hasta que se le asigne una vivienda.

Los servicios sociales le dieron dieron cita para día 13 de Enero y lo dejaron plantado en plena borrasca Filomena, sin tan siquiera avisarle de la anulación de su cita, ya que era imposible andar por las calles de Toledo. Sus calles estaban congeladas, lo que llevo a Miguel a la frustración y  a la desesperación, ya que le costó varias caídas hasta llegar al centro, que se encontraba cerrado. 

La situación es insostenible: Miguel lleva meses esperando un derecho fundamental, como es una vivienda digna, un derecho registrado en el Art 47 de nuestra Constitución Española. Debido a su pequeña paga no contributiva, que no llega ni a los 400 euros, no puede acceder a ese derecho fundamental como es una vivienda digna. Puedes leer más sobre su historia aquí y en este vídeo

Firma y ayúdanos a ejercer la presión social necesaria para que Miguel pueda dormir bajo un techo urgentemente. ¡¡¡ TODOS SOMOS MIGUEL !!!