No al funcionamiento autorizado por Municipio de Quito a imprentas adosadas a viviendas

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 100!


Nos dirigirnos ante Usted para elevar el más enérgico reclamo, frente a la inoperancia de la Secretaría de Ambiente, de la Administración Zonal de la Delicia, Comisaría del Ambiente, y de la Agencia Metropolitana de Control. Instituciones que se lavan las manos, respecto a haber otorgado licencias de funcionamiento a una imprenta que funciona por más de las 12 horas del día, los 365 días del año, produciendo ruido constante con las máquinas que no paran a ningún momento.

Este abuso viene sucediendo desde hace más de dos años, sin que nadie nos haga el menor caso, ya que con fecha  1 de septiembre de 2016, presentamos un formulario de denuncia por infracciones ambientales en la Secretaría del Ambiente codificado con la numeración 2016-56979, donde solicitábamos se proceda a clausurar una fábrica o imprenta sin ningún tipo de identificación, que funcionaba de lunes a domingo, ocasionando ruido y despidiendo olores como a ácido, la misma que se encuentra camuflada, en la parte posterior de una casa que es restaurante y vivienda , ubicada en la calle Shiripuno  N62-27 entre Alelíes y Nazareth, al norte de la ciudad de Quito, barrio El Rosario. Ocupando un área de 200 m2 aproximadamente, bajo un galpón metálico que filtra todo tipo de ruido.

En el mismo mes de septiembre de ese año, funcionarios de la Secretaría vinieron a inspeccionar el lugar, pero no les dejaron entrar a realizar su labor. Transcurrido algunos días de este hecho, el funcionario  que nos atendió indicó que pondrían un informe con este particular y pasaría a otras instancias y que nos harían conocer a través del e mail que les habíamos proporcionado. Pero pasaron  ocho (8) meses sin ninguna respuesta, esperando la intervención de la autoridad ambiental municipal, que nunca llegó para ayudarnos, sino más bien para afianzar el negocio y funcionamiento de dicha imprenta. Ya que los funcionarios de la Comisaria del Ambiente de la Delicia, habían archivado el informe.

Sin embargo, por el constante ruido que ocasionan, hemos  procedido a llamar al 911 varias veces, como seguramente tienen registrado, para que envíen a los Policías y hagan parar esas máquinas que funcionan toda la noche sin dejar descansar, pero tampoco nos ayudan, indican que es competencia únicamente del Municipio, es decir que estamos indefensos y desprotegidos frente a estos atropellos que están afectando nuestra salud, considerando que  la pared medianera posterior de esta imprenta, colinda con la pared lateral de una de nuestras viviendas, siendo la más afectada la casa # 8, por la contaminación ambiental ocasionada por el ruido y los gases que produce dicha actividad. Hemos enviado varios mensajes al correo electrónico de serviciosciudadanos@quito.gob.ec sin ninguna respuesta.

Además, no entendemos cómo es que ahora, cualquier persona puede instalar, actividades contaminantes, donde se supone el uso de suelo es residencial?  Tampoco entendemos, cómo es que les multaron a los vendedores de gas, arguyendo que pitaban en demasía produciendo ruido, cuando lo que hacen es brindar un servicio a la comunidad, sin dañar ni afectar a nadie; o los de la AMC, clausuraron las clínicas móviles PAE de ayuda para la esterilización de animales domésticos a bajo costo, por la denuncia de un gremio profesional en defensa de los negocios privados?

¿Será que las entidades  municipales y sus funcionarios, sólo están prestos a intervenir cuando los reclamos vienen de grupos sociales que les representa réditos económicos? y no toman en cuenta cuando reclamamos simples ciudadanos como nosotros, que pedimos se haga cumplir las normativas vigentes, que garantizan el buen vivir  en un ambiente sano, libre de contaminación, así como las ordenanzas contra el ruido?.

Debemos hacer hincapié  que esta actividad contaminante, está afectando aún más la salud de la propietaria de la casa # 8 del Conjunto habitacional Nazareth, ubicada en la parte posterior del conjunto, colindando directamente con esta imprenta, persona   adulta mayor y enferma, así como la casa # 7, cuya dueña también tiene discapacidad física. Aspectos que ni si quiera les importó a  los funcionarios que han otorgado los permisos de funcionamiento, infringiendo primeramente el respeto a las personas vulnerables, que deben ser protegidas por las autoridades pertinentes.

El caso es que estos dos años se ha visto afectada nuestra salud, así como el valor comercial de nuestras propiedades, porque no podemos ni si quiera vender las casas por el constante ruido y abuso del dueño de la imprenta, que no respeta más que a su bolsillo. Hemos acudido también a la AMC;  funcionarios  de esa dependencia vinieron, clausuraron a esta imprenta, pero al poco rato, la abrieron otorgándole los permisos pertinentes con más garantias, sin analizar debidamente la afectación que esta  imprenta produce al estar adosada a las viviendas circundantes, sin ningún tipo de medidas de protección y aislamiento contra el ruido, causándonos a  las personas que vivimos  en los alrededores, permanente molestias; ya que los técnicos y funcionarios municipales encargados de otorgar los permisos de funcionamiento de este tipo de actividades, nos consideraron fantasmas¨,  pero recalcamos, vivimos seres humanos permanentemente, en viviendas que están separadas de esta imprenta, únicamente por una simple pared medianera y un techo metálico por el que filtra el ruido. Por lo que pedimos la inmediata clausura y re ubicación, fuera de esta zona, sin permitir el funcionamiento de actividades contaminantes como esta, nuevamente en este lugar.

Aclaramos que hemos pedido la colaboración de las personas de los alrededores, pero como son amigos o parientes del dueño de la imprenta no hacen nada. El dueño de la imprenta frente a nuestros reclamos, se rie, nos ha manifestado que tiene permiso de las autoridades municipales para funcionar las 24 horas del día los 365 días del año.

El caso es que seguiremos golpeando puertas para que se nos escuche y si es necesario procederemos a buscar en las cortes de justicia de cualquier jurisdicción, pidiendo se sancione a los responsables de tal atentado contra nuestra salud y equilibrio emocional, pidiendo también se nos indemnice por daños y perjuicios a nuestros bienes y principalmente a nuestra salud.  


Apoyen por favor  con la firma a esta petición, hoy somos nosotros los afectados, mañana pueden ser ustedes, y todo por la inoperante manera de actuar de las autoridades pertinentes de la ciudad de Quito y de los concejales que aprueban modificaciones al uso del suelo, sin una consulta y verdadero análisis de afectación a las personas, sino solo mirando la conveniencia económica.

 



Hoy: Meri cuenta con tu ayuda

Meri Salas necesita tu ayuda con esta petición «Alcalde del Municipio del Distrito Metropolitano de Quito: No al funcionamiento autorizado por Municipio de Quito a imprentas adosadas a viviendas». Súmate a Meri y 9 persona que han firmado hoy.