Impidan que los residentes de la primera planta contaminen la vivienda en la que habito.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 200!


Desde el año 1.992 existe contaminación en la vivienda (segunda planta) que inicialmente se creía procedía del extractor de gases de la cocina desde la primera planta.

Se denunció el hecho en el Instituto Gallego de la Vivienda y durante unos meses cesó la contaminación aparentemente. Digo aparentemente porque seguían subiendo gases con olor a carbón en el área del fregadero de platos. Coloqué unos detectores de gases en cada habitáculo de la vivienda resultando en un 32 % de VO2. Realicé recientemente denuncias, en principio llamando a la Policía Local por dos veces y a la Policía Nacional hasta cuatro o cinco veces.  Los agentes de la Policía Local dicen que no pueden hacer nada. Asimismo hice denuncia escrita en el Juzgado.

Tras una serie de vicisitudes relacionadas con el Juzgado, piden pruebas. Realizo contrato con Central Científica Gallega (Informe determinante de alto grado de contaminación). Presento dicho informe en el Instituto Gallego de la Vivienda (Lugo) solicitando bloqueo inmediato de la contaminación e inhabilitación de la vivienda. Se declaran incompetentes. Presento el informe de contaminación en la Comisaría de Policía. Después de veinte días aproximadamente recibo notificación del Juzgado en el concepto de que especifique los delitos. Especifico fundamentándome en los artículos 14 y 15 de la Constitución, relativos a la integridad física y moral de las personas... Es importante decir que dichos gases entre los que se detectan Insecticidas, herbicidas, gas carbónico y otros con olor a cafeína, a leche quemada, a refritos o aceite quemado (Menú cotidiano a distintas horas) originan no sólo molestias sino impedimento por dolor muscular y articular en piernas con incapacidad para caminar, somnolencia, desconcentración, irritabilidad, déficits de hierro en sangre y vitamina B12 y a medio y a largo plazo (¿Qué?)

Considero este hecho como una práctica asesina. Como se puede imaginar las vicisitudes por las que me hicieron pasar en el Juzgado de esta localidad fueron muy "intensas" en las formas y en los  "medios".

Es de reseñar la intensidad en las acciones de los abajo relacionados desde hace aproximadamente cuatro años. Contaminación permanente en las veinticuatro horas de todos los días, viéndome obligado a airear varias veces toda la vivienda, ya que es imposible respirar e incluso mantener la consciencia. Durante las noches, en los primeros días cambiaba de habitación, hoy ya no procede puesto que toda la vivienda está en las mismas condiciones atmosféricas. Mi estado físico ha empeorado notablemente.

Todos los que realizan estas acciones, sean mujeres u hombres, tienen nombre y apellidos, para completar:

Residente: Francisco Díaz Fernández ex empleado de RENFE.                             Las hijas, gemelas, de nombre Dolores Díaz Romanos y Luisa Díaz Romanos, ambas maestras de escuela de aproximadamente 60 años de edad, que visitan regular o diariamente con pernoctación y alternándose al menos en fines de semana. Malhechores en activo permanente.

En esta localidad según la práctica no se necesita "memoria histórica" ya que la están realizando todos los días. Es por esto que aquí molesta incluso comentar sobre hechos acontecidos años atrás. Según algunos locales este pueblo es "Baviera"

Contesto algunas sugerencias que constan: Los gases se filtran por las cámaras de las ventanas, por los pasos de tuberías y a través del circuito eléctrico llegando por las bases de conexión sitas a 10-15 cm del suelo la mayoría, y algunas a 80 cm del mismo. Es por ello que, acompañando el informe de la prueba pericial durante treinta y cinco días, solicité la inhabilitación de la vivienda ante el Instituto de Vivienda de Galicia. Además, después de unas reformas en el tejado del edificio, desde hace aproximadamente dos años no funcionan las chimeneas de uno de los Aseos ni tampoco en la despensa, habitáculos por los que filtran abundantemente los gases de distintas naturalezas.

Hoy, libre de todo cargo, pido ayuda para que se impida la contaminación intencionada en la vivienda en la que habito y se castigue penalmente a quien o quienes ejecutan y promueven dichos actos.

Tras semanas desde la publicación en este Medio la actividad criminal persiste. Se acompaña de difamaciones y bulos, lo que hace pensar en "linchamiento" teniendo en cuenta las circunstancias precedentes.

En Monforte de Lemos, Lugo, Galicía, España.