Petition Closed
Petitioning Juan Ignacio Zoido and 5 others

Alcalde de Sevilla (España): La estación del prado servicio publico de viajeros.

EL ADIOS A UNA PUERTA SIMBÓLICA DE SEVILLA,
LA ESTACIÓN DEL PRADO

La Estación de Autobuses del Prado de San Sebastián ha sido, desde su inauguración en marzo de 1940, puerta de entrada a Sevilla de vecinos de localidades limítrofes y de municipios de otras provincias de Andalucía, así como la última estancia hacia el retorno a otras localidades, jugando así durante décadas un papel vital en los desplazamientos y las relaciones de Sevilla con otros municipios.

Ese viaje de ida y vuelta, con parada en la Estación del Prado, ha pasado a formar parte de la memoria o cultura sentimental de sevillanos y foráneos atraídos por la ciudad hispalense, que, desde este emplazamiento iniciaban una nueva trayectoria de oportunidades, o bien ponían fin a una etapa vital o laboral. Este legado, que se ha asentado en el tiempo gracias a su estratégica localización, junto al barrio de San Bernardo y bien conectado con la salida Sur de Sevilla hacia la provincia de Cádiz, parece tener los días contados, lastrándose así este patrimonio de la ciudad, y no sólo a efectos de calificación arquitectónica del inmueble (BIC).

La evolución de la movilidad en la ciudad de Sevilla ha favorecido, la consolidación de esta Estación de autobuses, estrechamente unida a otros modos de transportes, que también se han ido implantando en su entorno, como la terminal de autobuses urbanos de TUSSAM, ahora reemplazada por la parada del Tranvía Metrocentro, o más recientemente la estación de Metro de Prado de San Sebastián, configurando así un espacio intermodal de gran interés, que facilita la combinación de las líneas de autobuses interurbano que operan en esta Estación, con el Tranvía, que penetra hasta el corazón de Sevilla (Plaza Nueva), o bien con el Metro, que permite el acceso a la capital, El Aljarafe y Dos Hermanas.

Todo este potencial estratégico, desde el punto de vista de la movilidad, no ha sido asumido o puesto en valor por las diferentes corporaciones municipales, que han condenado a este equipamiento al más absoluto abandono, pese a seguir concentrando una gran afluencia de viajeros, alcanzando una frecuencia de 4.000 a 11.000 viajeros diarios durante el período estival, que suponen un movimiento de entradas y salidas de 120 autobuses/día.

El área de cobertura de las líneas de autobuses interurbanos que operan en la Estación del Prado, facilitan los desplazamientos a 60 municipios costeros y de interior de la vecina provincia de Cádiz, a 50 destinos de la provincia de Sevilla, a otras 20 poblaciones de las provincias de Málaga y Córdoba, e incluso, cubre 2 conexiones con la vecina Portugal.

El cierre de la Estación de autobuses del Prado, implicará la cobertura de un centenar de nuevos desplazamientos por parte de la Estación Plaza de Armas, incorporación que irremediablemente supondrá la prestación de un servicio menos competitivo por falta de capacidad, y a su vez, producirá un cambio en la ubicación de las paradas de los autobuses que desplazan viajeros a los pueblos del Aljarafe, mermando las condiciones en las que hasta ahora se atiende a los referidos usuarios, que no podrán disponer de los servicios generales de la Estación (estancias de descanso, taquillas, atención al público, restauración, aseos).

La desvinculación y desinterés del Ayuntamiento con este activo de la ciudad, tanto a efectos de mantenimiento como de una necesaria remodelación del edificio que alberga la Estación de Autobuses del Prado, se ha suplido por el esfuerzo, tesón, compromiso y vocación de servicio público de los trabajadores adscritos a la Estación, que ahora se ven abocados a poner fin a su actividad, inmersos en una incertidumbre laboral, ya que, a día de hoy, no conocen su nuevo destino, y no tienen garantía alguna de permanecer trabajando en las mismas condiciones laborales.

Y comerciantes, de la propia estación y de la zona cuyos negocios casi todos familiares se han sustentado durante varias generaciones del movimiento generado por este servicio. Sin olvidarnos de otros sectores como el del Taxi


Y además de todos ellos, los ciudadanos que, como hacíamos mención al principio, han hecho de esta Estación parte de su historia vital, verán como se desvanece para siempre a causa de la cortedad de miras (falta de inversión y ambición en la gestión), sin que la corporación local, sea consciente del valor intermodal de esta Estación, de su estratégica localización, o del esfuerzo de sus trabajadores, cerrándose así, tristemente, una de las puertas simbólicas de Sevilla.

Por todo ello pedimos que se siga manteniendo este servicio , se abra dialogo, con usuarios, comerciantes, empresas, trabajadores, profesionales y entre todos/as se busquen soluciones con el fin de optimizar este potencial sin que se vea afectada la movilidad y la economía de tantos usuarios ,para los que es vital en el día a día de su actividad.

Letter to
Juan Ignacio Zoido
Alcalde de Sevilla (España) Juan Ignacio Zoido Alvarez
Grupo izquierda unida los verdes, Diputación de Sevilla.
and 3 others
Grupo Partido Socialista Obrero Español, Diputación de Sevilla.
Grupo Partido Popular, Diputación de Sevilla.
Defensor del Pueblo Andaluz. José Chamizo de la Rubia
Acabo de firmar la siguiente petición pidiendo a:Juan Ignacio Zoido Alvarez, Alcalde de Sevilla (España)

----------------
La estación del prado servicio publico de viajeros.


EL ADIOS A UNA PUERTA SIMBÓLICA DE SEVILLA,
LA ESTACIÓN DEL PRADO


La Estación de Autobuses del Prado de San Sebastián ha sido, desde su inauguración en marzo de 1940, puerta de entrada a Sevilla de vecinos de localidades limítrofes y de municipios de otras provincias de Andalucía, así como la última estancia hacia el retorno a otras localidades, jugando así durante décadas un papel vital en los desplazamientos y las relaciones de Sevilla con otros municipios.

Ese viaje de ida y vuelta, con parada en la Estación del Prado, ha pasado a formar parte de la memoria o cultura sentimental de sevillanos y foráneos atraídos por la ciudad hispalense, que, desde este emplazamiento iniciaban una nueva trayectoria de oportunidades, o bien ponían fin a una etapa vital o laboral. Este legado, que se ha asentado en el tiempo gracias a su estratégica localización, junto al barrio de San Bernardo y bien conectado con la salida Sur de Sevilla hacia la provincia de Cádiz, parece tener los días contados, lastrándose así este patrimonio de la ciudad, y no sólo a efectos de calificación arquitectónica del inmueble (BIC).

La evolución de la movilidad en la ciudad de Sevilla ha favorecido, la consolidación de esta Estación de autobuses, estrechamente unida a otros modos de transportes, que también se han ido implantando en su entorno, como la terminal de autobuses urbanos de TUSSAM, ahora reemplazada por la parada del Tranvía Metrocentro, o más recientemente la estación de Metro de Prado de San Sebastián, configurando así un espacio intermodal de gran interés, que facilita la combinación de las líneas de autobuses interurbano que operan en esta Estación, con el Tranvía, que penetra hasta el corazón de Sevilla (Plaza Nueva), o bien con el Metro, que permite el acceso a la capital, El Aljarafe y Dos Hermanas.

Todo este potencial estratégico, desde el punto de vista de la movilidad, no ha sido asumido o puesto en valor por las diferentes corporaciones municipales, que han condenado a este equipamiento al más absoluto abandono, pese a seguir concentrando una gran afluencia de viajeros, alcanzando una frecuencia de 4.000 a 11.000 viajeros diarios durante el período estival, que suponen un movimiento de entradas y salidas de 120 autobuses/día.


El área de cobertura de las líneas de autobuses interurbanos que operan en la Estación del Prado, facilitan los desplazamientos a 60 municipios costeros y de interior de la vecina provincia de Cádiz, a 50 destinos de la provincia de Sevilla, a otras 20 poblaciones de las provincias de Málaga y Córdoba, e incluso, cubre 2 conexiones con la vecina Portugal.








El cierre de la Estación de autobuses del Prado, implicará la cobertura de un centenar de nuevos desplazamientos por parte de la Estación Plaza de Armas, incorporación que irremediablemente supondrá la prestación de un servicio menos competitivo por falta de capacidad, y a su vez, producirá un cambio en la ubicación de las paradas de los autobuses que desplazan viajeros a los pueblos del Aljarafe, mermando las condiciones en las que hasta ahora se atiende a los referidos usuarios, que no podrán disponer de los servicios generales de la Estación (estancias de descanso, taquillas, atención al público, restauración, aseos).

La desvinculación y desinterés del Ayuntamiento con este activo de la ciudad, tanto a efectos de mantenimiento como de una necesaria remodelación del edificio que alberga la Estación de Autobuses del Prado, se ha suplido por el esfuerzo, tesón, compromiso y vocación de servicio público de los trabajadores adscritos a la Estación, que ahora se ven abocados a poner fin a su actividad, inmersos en una incertidumbre laboral, ya que, a día de hoy, no conocen su nuevo destino, y no tienen garantía alguna de permanecer trabajando en las mismas condiciones laborales.

Y comerciantes, de la propia estación y de la zona cuyos negocios casi todos familiares se han sustentado durante varias generaciones del movimiento generado por este servicio. Sin olvidarnos de otros sectores como el del Taxi


Y además de todos ellos, los ciudadanos que, como hacíamos mención al principio, han hecho de esta Estación parte de su historia vital, verán como se desvanece para siempre a causa de la cortedad de miras (falta de inversión y ambición en la gestión), sin que la corporación local, sea consciente del valor intermodal de esta Estación, de su estratégica localización, o del esfuerzo de sus trabajadores, cerrándose así, tristemente, una de las puertas simbólicas de Sevilla.

Por todo ello pedimos que se siga manteniendo este servicio , se abra dialogo, con usuarios, comerciantes, empresas, trabajadores, profesionales y entre todos/as se busquen soluciones con el fin de optimizar este potencial sin que se vea afectada la movilidad y la economía de tantos usuarios ,para los que es vital en el día a día de su actividad.

----------------

Atentamente,
José María Brun González.