Petition Closed

Porque dejan los derechos, la salud e incluso la vida de la mujer que necesita abortar en manos de facultativos que serán puestos a dedo por el partido político de turno, de forma que ninguna mujer podrá abortar en España y tendrá que hacerlo clandestinamente o marchar a otro país, como ocurría en el pasado. Porque hasta la ONU advierte que no por prohibir el aborto se aborta menos, sino en peores condiciones, mortales en muchos casos. Y porque anular el supuesto de aborto en el caso de la malformación fetal es una condena tanto para los niños como para sus familias, sobre todo cuando se han retirado las ayudas a la Dependencia para que tengan una vida medianamente digna.

Letter to
Alberto Ruiz-Gallardón
Ministerio de Justicia Alberto Ruiz Gallardón, Ministro de Justicia
Señor Gallardón,
No sé si ha reparado en las siguientes apreciaciones que le voy a hacer para que las tenga en cuenta antes de cambiar una Ley del Aborto que está en la línea con toda la Unión Europea, que es el marco de referencia en el que nos deberíamos mover, no los países musulmanes que tanto despreciamos culturalmente.

En primer lugar, si el feto tiene malformaciones, va a nacer con más problemas físicos y psíquicos que, a) le van a dejar en posición de total desventaja ante los demás y ante la vida, con lo cual es probable que muera o que nunca pueda tener una calidad de vida digna y que no pueda defenderse por sí mismo, y b) van a tener a la mujer amargada por ver sufrir a su hijo mientras viva, sin querer que muera aunque sepa que es lo mejor para él y esclavizada para cuidarle, curarle y hacerle la existencia lo más liviana posible, cosa imposible, a menos que sea un vegetal y no sienta ni padezca.

En consecuencia, si esa persona depende de la mujer, necesitará una ayuda para las personas dependientes pero da la casualidad, le recuerdo, que el PP también quita la Ley de dependencia y hace tiempo que de ahí no sale un euro para las familias que están luchando por sacar a sus seres queridos más débiles adelante.

Aunque usted no lo note, los ciudadanos normales sí: Tener un hijo sale carísimo. Pero si además tiene problemas de salud de cualquier tipo que le condenan crónicamente, es ya impagable. Si no hay ayudas y además yo tengo que pagar 100 veces más de luz, de gasolina, etc. un 21% de IVA para productos de necesidad básica (de momento), no tengo derecho a paro o se me ha acabado la ayuda, no tenemos asistencia sanitaria gratuita en cantidad de supuestos, nos quitan la educación pública, y todo tipo de prestaciones y servicios, anulan las subvenciones a las asociaciones que asisten y apoyan a todo tipo de colectivos desfavorecidos como las personas dependientes, y un deprimente largo etcétera de derechos que nos han arrebatado en estos meses aciagos, A VER CÓMO MANTENEMOS A UN CRÍO QUE REQUIERE UN TRATO EXTRAORDINARIO EN TODOS LOS SENTIDOS.

Por último, quiénes son los partidos políticos para dirigir nuestra sexualidad, nuestro embarazo, nuestro parto, nuestra vida, nuestro tipo de familia, nuestro estado civil, la educación que les queremos dar a nuestros hijos, las condiciones en que queremos mantenerlos, y, en general, todos los derechos inalienables del ser humano . La libertad individual está por encima de su libertad ideológica. Cada uno es libre de no abortar, nadie está obligado a hacerlo, pero no hay porqué quitarnos el derecho de hacerlo.

PD: Tengo 35 años, hasta hace poco, si me hubiera quedado embarazada, habría abortado sin dudarlo porque no quería tener hijos. Cambié de opinión porque empecé a sentirme capaz de ser responsable de una criatura que no fuera yo misma. Y ahora mismo no abortaría aunque me quedara por casualidad o por descuido o por accidente. Pero PORQUE YO LO ELIJO LIBREMENTE. Y, desde luego, no elegiría, como la mayoría de las madres, por deseosas que estén de serlo, dar a a luz un feto con malformaciones ni problemas de ninguna clase sabiendo que es perfectamente evitable y que, si no puedo hacerlo, sería única y exclusivamente porque al PP y a la iglesia católica que lo ampara les apetece. Porque nadie tiene ninguna autoridad para mandar sobre nosotras y para condenarnos a la desgracia o a la muerte por un aborto practicados en condiciones clandestinas e insalubres.