YO ESTOY A FAVOR DE LA VIDA Y DIGO: NO AL ABORTO LEGAL EN LA ARGENTNA

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 15,000!


El próximo 6 de marzo, iba a comenzar el tratamiento en el Congreso, del Proyecto de Ley de interrupción Voluntaria del Embarazo, idea que se origina con las diferentes campañas por el aborto legal, seguro y gratuito; promovido por el Movimiento de mujeres que procuraban se sesione sobre el tema, el próximo 8 de marzo, en coincidencia con el Paro Internacional de Mujeres. Al momento, el tratamiento se trasladó para el mes de junio, pero nuestro presidente ya lo dejó sobre el tapete en la inauguración de las sesiones ordinarias del Congreso el pasado 1 de marzo.

Es de absoluto conocimiento, por parte de la ciencia, a través de la Organización Mundial de la Salud, que la vida comienza en el momento de la concepción o fertilización, esto es en el preciso instante en que se produce la unión entre el óvulo y el espermatozoide. Esta discusión va más allá de convicciones religiosas. Refiere al respeto por el don de la vida.

Mientras todo esto se convierte en un debate político y mediático, entre las partes de la que dependerá la discusión, oficialismo y opositores, o “pseudo opositores”, los que no tienen voz para defenderse, no pueden hacerlo y no son muchos los que toman la posta para hacerlo por ellos. Más interesadas está ese grupo minoritario de mujeres en defender sus derechos “a adquirir”, que defender el derecho natural a la vida de un ser concebido, “ya adquirido” por ser el primero de los derechos humanos.

Me produce mucha pena, siendo madre adoptiva (por lo que respeto y valoro superlativamente la valentía de la madre biológica de mi hijo, que me permitió ser madre); leer o escuchar en los medios o en las redes, a mujeres que quieren decidir sobre la vida de un hijo no esperado y que alteraría la economía del hogar, o porque su cuerpo o edad ya no estarían en momento, o porque no podrían seguir trabajando; que “se les permita decidir por su cuerpo…”. ¿Y quién defiende el cuerpo del que está creciendo en su seno? ¿Quién? Si no lo hacemos nosotros, ellos no podrán hacerlo por sí mimos! Están solos frente a una sociedad que intenta alimentar la cultura de la muerte con fundamentos egoístas y poco profundos. Por eso necesitan de tu colaboración para que firmes esta petición y llegue cuanto antes al Congreso, y la hagas multiplicar por todas las redes posibles y recorra el país entero juntando firmas en contra de la complicidad de futuros actos criminales de seres indefensos en el seno de una mujer.

No desconozco la realidad de las jóvenes, que mueren por ser mal atendidas, o los riesgos que implican los abortos clandestinos. Pero como educadora que fui, soy y seré, sé de los beneficios y frutos de la educación cuando se QUIERE y se realiza con seriedad y compromiso.

Pareciera que en la Argentina siempre se busca simplificar las cosas con una ley. Hacerlas más sencillas promulgando una ley, que tomarse el trabajo de educar. Educar para la vida en este caso. Educar en valores tan olvidados en este país y la sociedad toda. Una seria y comprometida educación sexual, evitaría llegar a todos estos tipos de riesgos. Pero… mucho más simple es legislar.

Nuestro país necesita, a lo largo y a lo ancho, una nueva “Acción Social” en cada comuna. Formada por equipos de asistentes sociales, psicólogos, médicos y educadores profesionales presentes en los barrios y zonas más vulnerables, que se involucren con la realidad de los más carenciados, los que menos recursos tienen, los que no cuentan con los medios mínimos y necesarios para suplir sus necesidades más básicas. Un equipo de profesionales que pueda seguir de cerca cada caso de niños recién concebidos y en riesgo de muerte. Así como también, una educación sexual seria y responsable en las escuelas.

Necesitamos sentarnos a debatir alternativas para asegurar el derecho a la vida a esos seres humanos por nacer y que no van a ser atendidos por sus propias madres por razones especiales. Necesitamos hablar de la vida que estos seres humanos no nacidos merecen por derecho natural, universal y constitucional.

               Necesitamos garantizar la vida y no legalizar la muerte.

Me produce mucho desconcierto la paradoja humana… : nos movilizamos para defender la vida de miles de mujeres maltratadas en las marchas de “Ni una menos”…, nos manifestamos en defensa de la vida en la naturaleza…, nos expresamos en contra de los que atentan contra el equilibrio del planeta…, defendemos la vida animal y el mal trato que muchas veces estos sufren por parte del hombre…, y vemos por un lado, que se alquilan vientres para traer hijos al mundo mientras por el otro, se promueve detener la vida en otros mismos senos maternos… Seremos así siempre de incoherentes los seres humanos?

Señores diputados, nosotros elegimos a nuestros representantes para elevar la voz de los habitantes de cada provincia de la República Argentina; no para tomar partido y alzar la bandera de un grupo de mujeres, que sólo piensan en defender en forma egoísta el “derecho sobre su cuerpo”, sin importar más que sus principios, los que agravian a una sociedad que quiere sanarse y vivir conforme al plan natural; mujeres que quieren estar por encima del orden y el derecho natural a la vida del ser concebido dentro del seno de una mujer.                  

YO ESTOY A FAVOR DE LA VIDA Y DIGO: NO AL ABORTO LEGAL EN LA ARGENTNA.



Hoy: Gabriela cuenta con tu ayuda

Gabriela Cabrera necesita tu ayuda con esta petición «Al Presidente de la Cámara de Diputados Dr. Emilio Monzó: YO ESTOY A FAVOR DE LA VIDA Y DIGO: NO AL ABORTO LEGAL EN LA ARGENTNA». Unite a Gabriela y 14,568 personas que firmaron hoy.