Que no se apruebe la Ley de Educación

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 1,000!


     Los abajo firmantes, directivos, supervisores, docentes, celadores y padres de Mendoza decimos NO al proyecto de Ley de Educación porque el contexto de emergencia sanitaria por pandemia en el que nos encontramos, ha exigido un enorme esfuerzo de parte de todas las comunidades educativas. Nos encontramos generando nuevas estrategias de enseñanza y líneas de acción que faciliten el acceso y la permanencia de las y los estudiantes y, así, poder garantizarles la continuidad de las trayectorias.
En la actualidad no hay condiciones que garanticen la participación real de la comunidad, como quedó demostrado en el Precongreso, donde miles de docentes no pudieron ingresar por limitaciones impuestas por los mismos organizadores. En este momento no se puede garantizar que todos los docentes que deseen participar cuenten con los recursos informáticos necesarios-.
Si bien el proyecto de ley de educación presentado es un borrador, hay varios puntos preocupantes: la atribución de la Dirección General de Escuelas de realizar modificaciones al Estatuto Docente, la incorporación de la bimodalidad de trabajo sin tener en cuenta la escasez de los recursos tecnológicos y sin hablar de derechos laborales de acuerdo a la Ley de Teletrabajo, ni garantizar el acceso a internet ni a los dispositivos necesarios, el control de redes sociales, censurando la participación de los trabajadores de la educación en los medios de comunicación, se vuelve al concepto de eficacia económica atando el sueldo y la estabilidad laboral de los docentes a los resultados de la productividad obtenida por los alumnos, sin tener en cuenta la realidad de cada comunidad educativa. Se deja ver la posibilidad de una municipalización de la educación, dejándose de lado la responsabilidad y garantía inalienable del Estado Provincial, se reduce la educación artística a un “entretenimiento”, y se menciona que el docente debe tener un salario justo, sin definir qué se considera justo.
Ante la falta de llamados a suplencias por gran parte del año, falta del depósito de fondos fijos para las escuelas, la falta de llamados a paritarias, el nulo acompañamiento para brindar recursos informáticos a los docentes, la demora en el pago del medio aguinaldo, el deterioro salarial de los trabajadores estatales, con salarios docentes por debajo de la línea de pobreza, es que en estos momentos no existe la suficiente confianza por parte de la comunidad educativa hacia el ejecutivo provincial y tampoco hacia el poder legislativo con mayoría de legisladores oficialistas en ambas cámaras
Con innumerables casos de Covid-19 positivos en docentes y familias, con el incremento de la vulnerabilidad social, aún continuamos sosteniendo el sistema, con nuestros recursos personales.
Exigimos tiempo y espacios para analizar a conciencia un proyecto de Ley que dé respuestas a las necesidades educativas actuales, en un marco legal consistente con la Ley Nacional de Educación 26.206.
Somos docentes, nos importa la Educación Pública.