Petition Closed

El artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos reconoce que toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión y la libertad de manifestarla individual y colectivamente, tanto en público como en privado. A su vez el artículo 20.1 menciona que toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.
Falun Dafa (también conocido como Falun Gong) es una disciplina espiritual antigua china que consta de enseñanzas en torno a los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia y un juego de cinco ejercicios suaves, incluido uno de meditación. Se practica en forma personal y libre en todo el mundo. Tal como señala el sitio web oficial de Falun Dafa, la parte más fundamental de dicha disciplina es el mejoramiento espiritual mediante la aplicación de los tres principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia en la vida cotidiana.
Los numerosos testimonios transmitidos de boca en boca sobre los beneficios en la salud física y mental, así como sobre el hallazgo de respuestas a preguntas existenciales de la vida, popularizaron velozmente la disciplina, que llegó a ser practicada por alrededor de 100 millones de personas en China en sólo 7 años de difusión (1992-1999), según estimaciones oficiales.
Pero el masivo rebrote de las creencias teístas tradicionales de la cultura china a través de Falun Dafa fue planteado por un sector del régimen bajo el entonces líder Jiang Zemin como una amenaza a la doctrina comunista atea impuesta por la dictadura. Con dicho argumento, Jiang Zemin prohibió oficialmente Falun Dafa el 20 de julio de 1999 y lanzó un brutal genocidio que continúa hasta hoy.
Informes de los relatores de derechos humanos de la ONU y de organizaciones de derechos humanos como Amnesty International y Human Rights Watch, así como el Departamento de Estado de EE.UU. y el Parlamento Europeo, entre otros, dejan ver que, como consecuencia, cientos de miles han sido arrestados, torturados y asesinados en un intento -la mayoría de las veces, fallido- de forzarlos a renunciar a sus creencias.
Entre los numerosos abusos reportados, figuran violaciones masivas a mujeres en cárceles, uso de picanas eléctricas en partes sensibles, golpizas y una inimaginable variedad de torturas, como colgar en el aire a la víctima por días hasta dislocar los huesos y romper la columna.
Una investigación realizada por el ex Secretario de Estado de Canadá, David Kilgour, y el prestigioso abogado canadiense de Derechos Humanos, David Matas, en coincidencia con otras investigaciones posteriores, llegó a la conclusión de que se han extirpado sistemáticamente los órganos y asesinado a al menos 41.500 practicantes detenidos, para operaciones de trasplante con fines lucrativos.
El régimen chino ejerce una fuerte presión a los gobiernos extranjeros para forzar el silencio sobre sus violaciones a los derechos humanos, condicionando a ello las relaciones comerciales y políticas. Dicha influencia tuvo un efecto particularmente intenso en Rusia, donde recientemente se prohibieron en algunos estados todas las publicaciones relacionadas con Falun Dafa, incluidas aquellas que detallan la persecución.
Existe una causa judicial en Argentina, abierta en 2006 en el Juzgado Federal de Cap. Fed. nº9 bajo el principio de jurisdicción universal por crímenes de lesa humanidad. A fines de 2009, tras cuatro años de investigación, el entonces Juez Aráoz de Lamadrid decidió citar a indagatoria y ordenar la captura de ex líder chino Jiang Zemin y su mano derecha Luo Gan. Pero el fallo fue revocado prontamente por el juez de feria Canicoba Corral y luego archivado por el Juez subrogante Julian Ercolini, en cuyo fallo citó insólitamente una carta de la Embajada China exigiendo "cierre de todas las causas" relacionadas con Falun Gong y aludiendo al perjuicio de las "relaciones bilaterales". Actualmente se encuentra en proceso de apelación en el tribunal de Casación Penal, donde Amnesty International presentó un Amicus Curiae argumentando la continuidad de la causa.

Letter to
Al Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU)
Acabo de firmar la siguiente petición pidiendo a:Al Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU)

----------------
El fin de la persecución a los practicantes de Falun Dafa

El artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos reconoce que toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión y la libertad de manifestarla individual y colectivamente, tanto en público como en privado. A su vez el artículo 20.1 menciona que toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.
Falun Dafa (también conocido como Falun Gong) es una disciplina espiritual antigua china que consta de enseñanzas en torno a los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia y un juego de cinco ejercicios suaves, incluido uno de meditación. Se practica en forma personal y libre en todo el mundo. Tal como señala el sitio web oficial de Falun Dafa, la parte más fundamental de dicha disciplina es el mejoramiento espiritual mediante la aplicación de los tres principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia en la vida cotidiana.
Los numerosos testimonios transmitidos de boca en boca sobre los beneficios en la salud física y mental, así como sobre el hallazgo de respuestas a preguntas existenciales de la vida, popularizaron velozmente la disciplina, que llegó a ser practicada por alrededor de 100 millones de personas en China en sólo 7 años de difusión (1992-1999), según estimaciones oficiales.
Pero el masivo rebrote de las creencias teístas tradicionales de la cultura china a través de Falun Dafa fue planteado por un sector del régimen bajo el entonces líder Jiang Zemin como una amenaza a la doctrina comunista atea impuesta por la dictadura. Con dicho argumento, Jiang Zemin prohibió oficialmente Falun Dafa el 20 de julio de 1999 y lanzó un brutal genocidio que continúa hasta hoy.
Informes de los relatores de derechos humanos de la ONU y de organizaciones de derechos humanos como Amnesty International y Human Rights Watch, así como el Departamento de Estado de EE.UU. y el Parlamento Europeo, entre otros, dejan ver que, como consecuencia, cientos de miles han sido arrestados, torturados y asesinados en un intento -la mayoría de las veces, fallido- de forzarlos a renunciar a sus creencias.
Entre los numerosos abusos reportados, figuran violaciones masivas a mujeres en cárceles, uso de picanas eléctricas en partes sensibles, golpizas y una inimaginable variedad de torturas, como colgar en el aire a la víctima por días hasta dislocar los huesos y romper la columna.
Una investigación realizada por el ex Secretario de Estado de Canadá, David Kilgour, y el prestigioso abogado canadiense de Derechos Humanos, David Matas, en coincidencia con otras investigaciones posteriores, llegó a la conclusión de que se han extirpado sistemáticamente los órganos y asesinado a al menos 41.500 practicantes detenidos, para operaciones de trasplante con fines lucrativos.
El régimen chino ejerce una fuerte presión a los gobiernos extranjeros para forzar el silencio sobre sus violaciones a los derechos humanos, condicionando a ello las relaciones comerciales y políticas. Dicha influencia tuvo un efecto particularmente intenso en Rusia, donde recientemente se prohibieron en algunos estados todas las publicaciones relacionadas con Falun Dafa, incluidas aquellas que detallan la persecución.
Existe una causa judicial en Argentina, abierta en 2006 en el Juzgado Federal de Cap. Fed. nº9 bajo el principio de jurisdicción universal por crímenes de lesa humanidad. A fines de 2009, tras cuatro años de investigación, el entonces Juez Aráoz de Lamadrid decidió citar a indagatoria y ordenar la captura de ex líder chino Jiang Zemin y su mano derecha Luo Gan. Pero el fallo fue revocado prontamente por el juez de feria Canicoba Corral y luego archivado por el Juez subrogante Julian Ercolini, en cuyo fallo citó insólitamente una carta de la Embajada China exigiendo "cierre de todas las causas" relacionadas con Falun Gong y aludiendo al perjuicio de las "relaciones bilaterales". Actualmente se encuentra en proceso de apelación en el tribunal de Casación Penal, donde Amnesty International presentó un Amicus Curiae argumentando la continuidad de la causa.

----------------

Atentamente,