Eliminemos las de jaulas de batería para gallinas ponedoras en Ecuador

Eliminemos las de jaulas de batería para gallinas ponedoras en Ecuador

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!

Shady Heredia
Shady Heredia firmó esta petición

En Ecuador la industria avícola produce un aproximado de 3.650 millones de huevos por año (CONAVE). Esto significa que en el país viven 14.43 millones de gallinas bajo un sistema de jaulas de batería. 

Este método de producción forzada de huevos, condena a millones de animales a una vida de sufrimiento extremo. Por tal motivo, para dar cumplimiento a lo estipulado en el Art. 151 del nuevo  Código Orgánico Del Ambiente, solicitamos a las autoridades competentes que las jaulas de batería sean eliminadas de la Guía de Buenas Prácticas Avícolas, en un proceso paulatino hasta 2025, considerando que este sistema no cumple con mínimos estándares de bienestar en las aves de postura y ya han sido prohibidos en otros países por estas razones. 

En una investigación realizada por las ONGs PAE y Sinergia Animal se encontró que las gallinas están confinadas en jaulas de tamaño muy reducido que albergan de 3 a 4 animales en cada compartimento. Según el Sistema de Información Pública Agropecuaria del Ministerio de Agricultura y Ganadería del Ecuador, este sistema es ampliamente utilizado y representa al menos el 86% de la producción de huevos en el país.

Este sistema desde hace décadas ha sido fuertemente criticado por expertos en sanidad y bienestar animal, dada las pésimas condiciones en las que viven los animales. 

En los sistemas de producción industrial, las gallinas son encerradas desde muy jóvenes y mantenidas en diminutos espacios hasta que empieza su ciclo productivo. En adelante, estos animales no volverán a salir de las jaulas durante aproximadamente 2 años que culmina su etapa de postura. En ese momento son violentamente sacadas de las jaulas para ser transportadas directo al matadero.

  • Las jaulas causan muchos problemas a estos animales, uno de los más evidentes es el hacinamiento al que están sometidas. Las jaulas de batería tienen una dimensión estándar de 2,44 metros de largo por 0,45 metros de ancho donde pueden vivir hasta 25 gallinas.
  • El segundo punto son los problemas en sus patas debido a que todo el tiempo están pisando las mallas metálicas. Esto les puede causar mucho dolor y enfermedades óseas, como la hiperqueratosis, pododermatitis o artrosis, ya que anatómicamente las patas de las gallinas han evolucionado para posarse en perchas y ramas de arbustos.
  • Otra práctica común en esta industria es el corte de pico. Esta se lleva a cabo sin anestesia, en pollitos de pocos días de vida. Importantes estudios demuestran que el pico tiene terminaciones nerviosas y sensitivas que al ser mutilados genera dolor crónico en las aves. Un reporte de una destacada organización de Bienestar Animal explica que: “Los pollos usan sus picos como medio primario para tocar y sentir, así como para recoger y manipular objetos. Sus picos se usan de la misma manera que usamos nuestras manos. El pico es esencial para actividades como acicalar, anidar y defenderse. Al estar ampliamente inervado y conectado a la red del sistema nervioso, la punta del pico es muy sensible, y tiene receptores neuronales para el tacto, el gusto y la temperatura”.
  • La "muda forzada" o pelecha es otra práctica recurrente en la industria avícola  en donde las gallinas son sometidas a un proceso de inanición por un tiempo prolongado. En esta práctica las aves permanecen de 7-12 días sin alimento para causar un estrés fisiológico donde se fuerza al animal a renovar su ciclo productivo por unos pocos meses más. La práctica de la muda forzada ha sido ampliamente cuestionada en todo el mundo y ya está prohibido en la Unión Europea, Australia, Estados Unidos y la India. Los expertos en bienestar animal consideran que la práctica de muda forzada puede duplicar la mortalidad en la población de gallinas, y conducir a "grandes sufrimientos".
  • La falta de estimulación diaria, así como la incapacidad de expresar comportamientos naturales para las aves, como escarbar, darse baños de tierra o anidar, conduce a sentimientos de frustración y estrés en los animales, debilitando su sistema inmunológico y haciéndolas propensas a múltiples enfermedades con un riesgo potencial de convertirse en enfermedades zoonóticas.

En la actualidad, la OMS estima que, a nivel mundial, cada año se producen alrededor de mil millones de casos de enfermedades y millones de muertes por zoonosis. Alrededor del 60% de las enfermedades infecciosas emergentes que se informan a nivel mundial son zoonóticas. Se han detectado más de 30 nuevos patógenos humanos en las últimas tres décadas, el 75% de los cuales tuvieron un origen animal.

Las enfermedades virales no son las únicas que se generan dentro de los planteles avícolas, pues brotes de enfermedades bacterianas como la Salmonelosis son más frecuentes en estos sistemas intensivos de crianza, como lo menciona el Dr. Michael Greger, especialista en Salud Pública y Agricultura Animal. La cantidad de aves y el estrés al que están sometidas por el hacinamiento incrementa el riesgo de contaminación por salmonella a través de sus heces, lo cual puede extender la enfermedad en la población humana.

Adicionalmente, el Código Orgánico de Ambiente estipula que: 

  • Art. 151.- “Producción y consumo de animales. En toda la cadena de producción de los animales destinados al consumo humano o animal se deberán implementar prácticas y procedimientos que respeten los parámetros y protocolos nacionales e internacionales de bienestar animal. El sacrificio de los animales se realizará con procesos, prácticas, protocolos y estándares que promuevan minimizar el sufrimiento y dolor”.

Por todas estas razones y amparado en el conocimiento científico de los expertos en comportamiento y bienestar animal, consideramos que para cumplir con los protocolos nacionales e internacionales de buenas prácticas, es necesario hacer una transición en el sistema productivo convencional y prohibir las jaulas de batería a nivel nacional. 

Es hora de prestar atención al sufrimiento de estos animales, pues lo hemos ignorado por años. 

Firma la petición y únete a las miles de personas que buscan un país mejor, más amable y empático con los animales.