Petition Closed

El pasado 7 de febrero, durante el juicio contra Baltasar Garzón por investigar los crímenes del franquismo, algunos ciudadanos se concentraron enfrente de la puerta del Tribunal Supremo, tal como habían estado haciendo los días anteriores sin que hubiera ningún problema. Ese día, según manifestó la propia policía, el Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón acudía a la sede del Consejo General del Poder Judicial, en la acera donde se encontraba el pequeño grupo de concentrados. A pesar de no interrumpir en ningún momento el acceso a ese edificio, la policía ordenó que se retiraran del lugar donde estaban concentrados. Acogiéndose al derecho democrático a manifestarse, discreparon con la policía por la orden impuesta. En ese momento fueron "identificados" (sin advertencia de la finalidad para la que emplearían esa identificación) varios de los asistentes. Sin mayor tensión, como recogen las fotografías realizadas por varios medios ese día, aunque con lógicas protestas, se retiraron del lugar a otra zona alejada unos metros. La sorpresa ha sido la incoación, por parte de la Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes de varios expedientes sancionadores a nueve de los manifestantes por un importe total de 4.400 euros.

Letter to
Excelentísima Señora Cristina Cifuentes
Delegada del Gobierno en Madrid
Cristina Cifuentes
¡YO ESTUVE ALLI!

Los abajo firmantes, ciudadanos comprometidos con la defensa de las libertades y derechos democráticos y entre ellos, la demanda de verdad, justicia y reparación para las víctimas de la dictadura franquista, queremos poner de manifiesto:

1º. Que con motivo del injusto procesamiento del juez Baltasar Garzón, que de acuerdo con la legislación internacional, ha pretendido investigar los delitos cometidos por el mencionado régimen, así como evitar el desamparo de las víctimas, nos hemos concentrado en repetidas ocasiones en la Pza. Villa de París, para mostrar nuestro rechazo por dicho juicio ante el Tribunal Supremo.

2º. Que los días 31 de enero y 7 de febrero del corriente nos encontrábamos en la Pza. anteriormente señalada, al objeto de mostrar, de forma pacífica, nuestra indignación por el proceder de tan alta institución, sin que en ningún momento fuera requerida nuestra identificación por parte de la Policía.

3º. Que las multas que ahora recaen sobre algunos asistentes a dichas concentraciones, no solo son injustas sino profundamente anti-democráticas. Entendemos que la intención no es otra que coartar el ejercicio de derechos fundamentales e intimidar a los ciudadanos y ciudadanas que puedan discrepar de determinadas resoluciones judiciales.

4º. Pedimos, por ello, la retirada de cualquier multa o sanción administrativa que de aquellas concentraciones pudieran derivarse.

Muchas gracias.