Petition Closed

MANIFIESTO A LA NACIÓN


A todos los mexicanos y mexicanas:


De conformidad con el artículo 39 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que señala “La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno”;

de acuerdo al artículo 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos firmada y ratificada por México que refiere “Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos. Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país. La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto”;

y considerando:


• Que desde hace un buen tiempo ha sido evidente que México como país necesita repensarse y refundarse;


• Que el sistema democrático mexicano ha fallado en el sentido de garantizar procesos electorales transparentes y adolece de mecanismos que favorezcan la verdadera participación ciudadana en la toma de decisiones que la afecta;


• Que el país carece de un Proyecto de Nación construido desde, por y para la ciudadanía, por lo que la perspectiva de desarrollo está sujeta al partido político en el poder y a un grupo minoritario de mexicanos;


• Que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se ha modificado más del 70% de su contenido original, no para responder a las demandas de la sociedad y las necesidades de su desarrollo, sino principalmente para satisfacer los deseos e intereses del gobernante en turno y su clase dominante;


• Que los tratados internacionales, particularmente el de Libre Comercio firmado con Canadá y Estados Unidos, han golpeado y sumido en la miseria a miles de mexicanos;


• Que la deuda externa es una carga cuyo origen lejos de representar en el transcurso de los años un mejoramiento en los niveles de vida del pueblo mexicano, más bien ha contribuido a su empobrecimiento, dependencia y sumisión;


• Que la falta de justicia, la complicidad y la incapacidad en el cumplimiento de las leyes mexicanas, han convertido a este país en tierra de nadie, donde la violencia se ha instaurado como un Estado dentro de otro Estado, donde los actos de corrupción e impunidad en materia judicial, electoral, fiscal y de narcotráfico son el referente común que han alejado a nuestra sociedad de los principios de libertad y justicia;


• Que los partidos políticos han sido rebasados por las demandas sociales y más bien responden a intereses de grupos que a los de la Nación;


• Que las deficiencias, desviaciones e incongruencias del sistema educativo mexicano han contribuido negativamente y de manera contundente en la transformación y pérdida de valores y principios cívicos, humanos y ciudadanos desde etapas tempranas del desarrollo;


• Que el Estado mexicano ya no cumple sus funciones de protección como Estado benefactor, ni garantiza su seguridad física y patrimonial; que ha claudicado en su intento por lograr el Estado de Derecho y la aplicación de la legalidad en forma expedita, por lo que ha dejado inciertas las perspectivas ciudadanas en lo político, en lo económico, en lo social y en lo ambiental, es decir, en todo lo que como sociedad aspiramos, mostrando con ello que ha desistido de su función rectora, la que ha depositado en manos de intereses ajenos a los de la Nación, evidenciando que nuestro modelo político ya caducó;


• Que el sistema económico mexicano ha sido incapaz de promover el crecimiento económico justo, lo cual es evidente en la mala distribución de la riqueza y la depredación de los recursos naturales y ecosistemas nacionales, rompiendo con ello el entramado social y ambiental, lo que se ha traducido en generaciones enteras a la deriva, sin confianza en sus dirigentes y sus gobernantes.

proponemos:


EL PLAN DE GUAYANGAREO: Repensar y Refundar México


Como exhorto para que contribuya a la re-­construcción de nuestra Nación, utilizando entre otros, los siguientes principios y valores éticos: equidad, solidaridad, tolerancia, respeto, inclusión, justicia, cooperación y responsabilidad.


Los diez puntos que se consideran para su puesta en marcha son:


1. En un acto colectivo nacional, fundar el Proyecto de Nación como un ejercicio incluyente con participación de toda la sociedad mexicana, sin distingos de ideología y condición económica; que reconozca la diversidad y pluralidad de todos los sectores sociales y todos los pueblos existentes en su territorio; que defina el tipo de Estado que queremos, sus funciones y las formas de gobierno; las políticas y responsabilidades en materia hacendaria y fiscal, educativa, ambiental, cultural, electoral, de impartición de justicia, entre otros puntos centrales, siempre anteponiendo el interés y bienestar del pueblo mexicano.


2. Convocar a un Congreso Constituyente Ciudadano de carácter independiente, autónomo y libre de instituciones políticas partidistas y del poder instituido, cuya misión sea formular una nueva Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos razonada y derivada del Proyecto de Nación.


3. Lograr aquellos mecanismos que permitan transitar de la democracia representativa a la democracia participativa, que admita un sistema de gestión de políticas públicas desde la sociedad, acorde a sus intereses y que fomente la formación ciudadana como acto de empoderamiento social que lleve a la creación de actores políticos responsables con su realidad.


4. Revisar todos los tratados internacionales firmados por México, particularmente en materia comercial, extradición, de aguas y ambientales. Replantearse éstos en caso necesario, anteponiendo el interés del pueblo de México y aquellos principios universales que como seres humanos compartimos.


5. A partir de un análisis fundamentado en valores cívicos y humanos, iniciar una renegociación de la deuda externa mexicana y, en caso de ser necesario y que corresponda al interés del pueblo mexicano, declarar una moratoria.


6. Aplicar con carácter retroactivo la justicia mexicana, de tal suerte que permita juzgar a todos aquellos hombres y mujeres que, desde cualquier frente del poder público, presuntamente hayan contribuido a la corrupción e impunidad que ha llevado a la actual crisis nacional.


7. Como compromiso social, iniciar la formación de cuadros ciudadanos que permitan la llegada al poder de la ciudadanía, alejada de partidos políticos, ajenos a compromisos indeseables y con responsabilidad social y cívica, y con una visión humanista.


8. Analizar profundamente el sistema educativo mexicano para establecer mecanismos y orientaciones pertinentes que faciliten su evolución hacia un sistema verdaderamente integrado en sus diferente niveles, con pertinencia social, que permita transitar hacia su democratización, transformación y crecimiento de acuerdo a las necesidades sociales y culturales, garantizando la participación de la sociedad y de los actores involucrados en su proceso de desarrollo, su filosofía y la construcción de sus políticas públicas.


9. Desde el punto de vista del desarrollo es urgente: enfocarse en el mercado interno enfatizando la autosuficiencia regional y nacional; generar empleos y mejorar salarios; terminar con los monopolios y oligopolios; regular las actuales prácticas predadoras de los recursos naturales y generadoras de pobreza impuestas por empresas nacionales e internacionales. Estos y otros puntos más implican la puesta en marcha de un verdadero Proyecto de Nación que considere los aspectos sociales, económicos y ecológicos de manera integrada.


10. Incluir con carácter de impostergable a la juventud mexicana en las discusiones y debates nacionales, dado que son actores principales en la construcción del México de hoy y del futuro. De igual manera considerar a las mujeres, a los grupos vulnerables y a los pueblos originarios con pleno respeto a su autonomía y derechos.


Finalmente señalar que es un mandato de México no rendirse. Los diferentes frentes de lucha social deberán hermanarse y solidarizarse en un sólo frente común y pacífico, para alejar los fantasmas de la injusticia, la pobreza, la impunidad, el fraude como política de Estado, la represión y la violación a los derechos humanos que tanto daño han ocasionado al país.


Morelia, Michoacán, agosto del 2012

video: http://www.youtube.com/watch?v=tQzWFQY395U

Atentamente

Mexiconoclastas

Letter to
A todas las mexicanas y mexicanos
Acabo de firmar la siguiente petición pidiendo a:A todas las mexicanas y mexicanos

----------------
Plan de Guayangareo: Repensar y Refundar México

MANIFIESTO A LA NACIÓN
A todos los mexicanos y mexicanas
De conformidad con el artículo 39 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que señala “La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno”; de acuerdo al artículo 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos firmada y ratificada por México que refiere “Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos. Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país. La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto”; y considerando:
• Que desde hace un buen tiempo ha sido evidente que México como país necesita repensarse y refundarse;
• Que el sistema democrático mexicano ha fallado en el sentido de garantizar procesos electorales transparentes porque adolece de mecanismos que favorezcan la verdadera participación ciudadana en la toma de decisiones que la afecta;
• Que el país carece de un Proyecto de Nación construido desde, por y para la ciudadanía, por lo que la perspectiva de desarrollo está sujeto al partido político en el poder y a un grupo minoritario de mexicanos;
• Que la Constitución Mexicana de los Estados Unidos Mexicanos se ha modificado más del 70% de su contenido original, no para responder a las demandas de la sociedad y las necesidades de su desarrollo, sino principalmente para satisfacer los deseos e intereses del gobernante en turno y su clase dominante;
• Que los tratados internacionales, particularmente el de Libre Comercio firmado con Canadá y Estados Unidos, han golpeado y sumido en la miseria a miles de mexicanos;
• Que la deuda externa es una carga cuyo origen lejos de representar en el transcurso de los años un mejoramiento en los niveles de vida del pueblo mexicano, más bien ha contribuido a su empobrecimiento, dependencia y sumisión;
• Que la falta de justicia, la complicidad y la incapacidad en el cumplimiento de las leyes mexicanas, han convertido a este país en tierra de nadie, donde la violencia se ha instaurado como un Estado dentro de otro Estado, donde los actos de corrupción e impunidad en materia judicial, electoral, fiscal, de narcotráfico y de ética y de justicia son el referente común que han alejado a nuestra sociedad de los principios de libertad y justicia;
• Que los partidos políticos han sido rebasados por las demandas sociales y más bien responden a intereses de grupos que a los de la Nación;
• Que las deficiencias, desviaciones e incongruencias del sistema educativo mexicano han contribuido negativamente de manera contundente en la transformación y pérdida de valores y principios cívicos, humanos y ciudadanos desde etapas tempranas del desarrollo humano;
• Que el Estado mexicano ya no cumple sus funciones de protección como Estado benefactor, ni garantiza su seguridad física y patrimonial; que ha claudicado en su intento por lograr el Estado de Derecho y la aplicación de la legalidad en forma expedita, por lo que ha dejado inciertas las perspectivas ciudadanas en lo político, en lo económico, en lo social y en lo ambiental, es decir, en todo lo que como sociedad aspiramos, mostrando con ello que ha desistido de su función rectora, la que ha depositado en manos de intereses ajenos a los de la Nación, evidenciando que nuestro modelo político ya caducó;
• Que el sistema económico mexicano ha sido incapaz de promover el crecimiento económico justo, lo cual es evidente en la mala distribución de la riqueza y la depredación de los recursos naturales y ecosistemas nacionales, rompiendo con ello el entramado social y ambiental, lo que se ha traducido en generaciones enteras a la deriva, sin confianza en sus dirigentes y sus gobernantes.
De acuerdo a los anteriores considerando proponemos:
El Plan de Guayangareo
Como exhorto para que contribuya a la re-­‐construcción de nuestra Nación, utilizando entre otros, los siguientes principios y valores éticos: equidad, solidaridad, tolerancia, respeto, inclusión, justicia, cooperación y responsabilidad.
Los diez puntos que se consideran para su puesta en marcha son:
1. En un acto colectivo nacional, fundar el Proyecto de Nación de nuestro país como un ejercicio incluyente con participación de toda la sociedad mexicana, sin distingos de ideología y condición económica; que reconozca la diversidad y pluralidad de todos los sectores sociales y todos los pueblos existentes en su territorio; que defina el tipo de Estado que queremos, sus funciones y las formas de gobierno; las políticas y responsabilidades en materia hacendaria y fiscal, educativa, ambiental, cultural, electoral, de impartición de justicia, entre otros puntos centrales, siempre anteponiendo el interés y bienestar del pueblo mexicano;
2. Convocar a un Congreso Constituyente Ciudadano de carácter independiente, autónomo y libre de instituciones políticas partidistas y del poder instituido, cuya misión sea formular una nueva Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos razonada y derivada del Proyecto de Nación;
3. Lograr aquellos mecanismos que permitan transitar de la democracia representativa a la democracia participativa, que admita un sistema de gestión de políticas públicas desde la sociedad, acorde a sus intereses y que fomente la formación ciudadana como acto de empoderamiento social que lleve a la creación de actores políticos responsables con su realidad.
4. Revisar todos los tratados internacionales firmados por México, particularmente en materia comercial, extradición, de aguas y ambientales. Replantearse éstos en caso necesario, anteponiendo el interés del pueblo de México y aquellos principios universales que como seres humanos compartimos.
5. A partir de un análisis fundamentado en valores cívicos y humanos, iniciar una renegociación de la deuda externa mexicana y, en caso de ser necesario y que corresponda al interés del pueblo mexicano, declarar una moratoria.
6. Aplicar con carácter retroactivo la justicia mexicana, de tal suerte que permita juzgar a todos aquellos hombres y mujeres que, desde cualquier frente del poder público, presuntamente hayan contribuido a la corrupción e impunidad que ha llevado a la actual crisis nacional;
7. Como compromiso social, iniciar la formación de cuadros ciudadanos que permitan la llegada al poder de la ciudadanía, alejada de partidos políticos, ajenos a compromisos indeseables y con responsabilidad social y cívica, y con una visión humanista;
8. Analizar profundamente el sistema educativo mexicano para establecer mecanismos y orientaciones pertinentes que faciliten su evolución hacia un sistema verdaderamente integrado en sus diferente niveles, con pertinencia social, que permita transitar hacia su democratización, transformación y crecimiento de acuerdo a las necesidades sociales y culturales, garantizando la participación de la sociedad y de los actores involucrados en su proceso de desarrollo, su filosofía y la construcción de sus políticas públicas;
9. Desde el punto de vista del desarrollo es urgente: enfocarse en el mercado interno enfatizando la auto-­‐suficiencia regional y nacional; generar empleos y mejorar salarios; terminar con los monopolios y oligopolios; regular las actuales prácticas predadoras de los recursos naturales y generadoras de pobreza impuestas por empresas nacionales e internacionales. Estos y otros puntos más implican la puesta en marcha de un verdadero Proyecto de Nación que considere los aspectos social, económicos y ecológicos de manera integrada.
10. Incluir con carácter de impostergable a la juventud mexicana en las discusiones y debates nacionales, dado que son actores principales en la construcción del México de hoy y del futuro.
Finalmente señalar que es un mandato de México no rendirse. Los diferentes frentes de lucha social deberán hermanarse y solidarizarse en un sólo frente común y pacífico, para alejar los fantasmas de la injusticia, la pobreza, la impunidad, el fraude como política de Estado, la represión y la violación a los derechos humanos que tanto daño han ocasionado al país.
Morelia, Michoacán, agosto del 2012
----------------

Atentamente,

Mexiconoclastas