Apoyo a Alberto Vieyra Gómez como candidato independiente a la presidencia de México

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 100!


MANIFIESTO A LA NACIÓN: Por un México de la dignidad.

Compatriotas:

El sistema político mexicano agoniza, vive hoy una abismal crisis que amenaza con estallidos sociales por la alarmante ingobernabilidad que campea la nación azteca. El sistema de partidos está agotado, pues la partidocracia ha perdido la confianza y se ha ganado el repudio ciudadano a pulso. Esa partidocracia ha ultrajado la dignidad del pueblo de México con gobernantes surgidos de sus filas que se han revelado como verdaderos delincuentes. La degradación política es histórica. Esa degradación ha conducido a la prostitución del quehacer político nacional con alianzas contranatura, como hoy ocurre entre dos fuerzas antagónicas por naturaleza: PAN-PRD y MC. Los sencillos habitantes de México saben que es imposible juntar el agua con el aceite, pero en la política mexicana todo es posible cuando se trata de obtener el poder por el poder. ¿La izquierda se habrá vuelto de derecha o la derecha de izquierda? ¿Se habrán vuelto locos o pensarán que los mexicanos estamos igual que ellos? La partidocracia nos ha enseñado que la inmunidad conduce a la impunidad, por lo cual es urgente acabar con los fueros constitucionales que hacen que los gobernantes hagan barbaridades en el poder.

Esa prostituta alianza se ha ganado el repudio popular y ya es llamada “Alianza ciudadana contra México” en la que militan unos secuestradores de instituciones que apuestan por la parálisis legislativa y del país.

México es testigo de esa prostitución política en la que las ideologías que dieron vida a los partidos políticos, figuran hoy en el basurero de la historia.

Ante tal degradación política se hace urgente oxigenar a un sistema político con hombres y mujeres surgidos del pueblo, sólo que esa ponzoñosa partidocracia ha sido mezquina para que los sencillos habitantes de México puedan postular a cargos de elección popular a ciudadanos sin partido político y sin colas que les pisen. La ponzoñosa partidocracia quiere seguir ostentando el monopolio del gran poder político en México y para ello cuenta con el INE que le ha puesto candados y cerrojos infranqueables para que los ciudadanos candidatos independientes puedan acceder a los cargos de elección popular ¿Más de 850 mil firmas y contar con una asociación civil, son los requisitos principales que pone el árbitro electoral de México para que un ciudadano apartidista pueda competir por la silla presidencial. Son posiciones mezquinas y retrogradas de esa clase política.

Ante ello, compatriotas, este humilde átomo de la comunicación, este irreverente periodista que ha sido víctima de incontables amenazas y persecuciones políticas sólo por ser irreverente con el poder público, como ocurrió con Felipe Calderón cuando por órdenes de la presidencia de la república fui cesado de mi trabajo contando con una antigüedad de 24 años por el solo hecho de criticar su acentuado alcoholismo que sólo lo equiparaba con el usurpador Victoriano Huerta; hoy imploro ante el ultrajado pueblo de México su confianza y su suprema voluntad para convertirme en presidente de todos los mexicanos ricos y pobres con la firme intención de dignificar el quehacer político del país y hacer de la patria mexicana  una nación culta y limpia.

Soy un sencillo habitante que vive de manera modesta como millones de compatriotas que viven en viviendas de interés social y con precariedad. Si mis compatriotas me favorecen con su gracia, seguiré siendo una célula del proletariado nacional en el poder y a vivir en la medianía que caracterizó a Benito Juárez, y haré que los groseros sueldos de quienes ostentan el poder se reduzcan a la mitad.

No es posible seguir viviendo en una democracia cara, muy cara e inservible que no se refleja en las mesas, las panzas ni los bolsillos de más de 100 millones de compatriotas que viven con salarios miserables, con salarios de hambre, mientras que la clase política se despacha con la cuchara grande. Por tales consideraciones someto a la consideración de mis compatriotas el siguiente decálogo:

1.- En materia política nacional Me propongo dignificar el quehacer político de México con la creación de la Universidad Política Nacional y poner fin a los fueros constitucionales de toda la clase política. En mi gobierno, los salarios de la alta burocracia, incluido el del presidente de la República, jamás van a rebasar los 70 mil pesos mensuales. Los servidores públicos deberán entender que su tarea obedece a una auténtica vocación de servicio hacia el pueblo y no servirse de él. Los salarios groseros y escandalosos forman parte de una visión corrupta y distorsionada del servicio público.

Promoveré las reformas legales de rigor para quitar el financiamiento a partidos políticos y reducir el aparato burocrático electoral. Esos recursos serán canalizados a la educación y salud. También crearemos un fondo acumulativo para desastres nacionales, al que tengan acceso hombres y mujeres honestos y patriotas de la sociedad civil.

Convertiré a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de la Cámara de Diputados en una Auditoría Superior de la Nación (ASN) que esté dotada de autonomía absoluta y disponga capacidad para proponer sanciones severas a funcionarios y servidores públicos corruptos de los tres niveles de gobierno. Propondré hasta 50 años de cárcel y confiscación de bienes a los funcionarios que ultrajen la dignidad del pueblo saqueando las arcas del erario público.

Para evitar que empresarios o grupos de la delincuencia organizada financien a partidos y candidatos subrepticiamente, el INE tendrá que crear una unidad especializada para auditar sistemáticamente sus ingresos y egresos, así como los de sus dirigentes. Con un árbitro electoral decente desterraremos los fraudes electorales.

Eliminaré los 200 diputados plurinominales y reduciré a 64 la cámara alta. Cristiana sepultura dará a los salarios groseros que perciben los ex presidentes de la república y sus familias, así como los multimillonarios seguros de gastos médicos y de vida de la aristócrata clase política. En México no habrá “lores” ni “sires” ni “patricios griegos o romanos”. Con la millonada que se llevan los casi 26 mil zánganos en la administración pública federal, podremos abrir más escuelas y centros de salud en toda la república y deberán ser instalaciones a prueba de terremotos.

Sentaremos las bases para que el sistema político mexicano pueda transitar de un ponzoñoso sistema presidencialista hacia uno parlamentario, en el que haya un presidente de Estado con funciones de representación nacional y preservación de las políticas gubernamentales que jamás deben cambiar la orientación popular e ideológica de su servicio público: la educación, la salud, la ecología y las fuerzas armadas. Habrá un jefe de gobierno electo por el pueblo y ratificado por la mayoría parlamentaria, que se abocará a la administración gubernamental del resto de las funciones del Estado mexicano. 

Las campañas electorales incluyendo a las de presidente de la república serán de solamente de un mes y solo en las últimas 2 semanas se hará uso de los medios electrónicos, pero con cargo a los presupuestos de los partidos políticos y sin contaminar emocionalmente al pueblo de México. Habrá cancelación de registro a partidos políticos que incurran en algún vicio que ultraje la dignidad de los mexicanos

2.- En materia de seguridad, juntos pueblo y gobierno enfrentaremos al crimen organizado utilizando tres ejes fundamentales: legalizar el uso ponderado de drogas suaves y duras, según los estándares recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y nuestras autoridades sanitarias; combatir el lavado de dinero procedente del narcotráfico mediante la revisión sistemática de ingresos e inversiones de personas físicas y morales (empresas), especialmente en las grandes compañías, pues es obvio que son las más idóneas para este tipo de operaciones ilegales; y la estructuración de un sistema de coordinación contra el narcotráfico con las autoridades locales y la Federación. El ejército mexicano no será utilizado más en labores de policía, sólo será garante de la soberanía nacional y estará con el pueblo en momentos de desastres naturales. El mando policiaco único sólo operará en coordinación entre autoridades federales, estatales y municipales. Acabaré con el México en el que se aplican las leyes al débil porque débil nació y también acabar con las escuelas del crimen en que están convertidas las cárceles del país. Yo no combatiré al crimen organizado, y menos por órdenes del “Tio Sam”, donde existe el mercado más grande de las drogas estimado por Hillary Clinton en más de 40 millones de narcodependientes. Al crimen no se le combate, se le controla. Vaciaré las cárceles de inocentes y con los reclusos no peligrosos que purgan condenas mínimas haré obra pública para lograr una verdadera readaptación social. Si hoy existen sólo 4 jueces por cada 100 mil habitantes, mi gobierno elevará a 10 jueces por cada 100 mil ciudadanos, con el fin de reducir al máximo la impunidad y cada juez contará cuando menos con una docena de ministerios públicos doctos para evitar que abogados litigantes encuentren rendijas y lagunas que pongan en libertad a todo tipo de delincuentes.

3.- En materia educativa Me propongo hacer de la patria mexicana una nación culta poniendo fin a una catástrofe educativa que también se traduce en una catástrofe ortográfica. El Estado mexicano destinará a la educación pública por los menos el siete por ciento del producto interno bruto (PIB). Este gobierno realizará una campaña intensiva de alfabetización en toda la República para que los cinco o seis millones de mexicanos que aún se hallan en esa situación se integren a la lectura y la escritura en un periodo no mayor a dos años. Implantaré las bibliotecas itinerantes en el país para que no haya pretexto de no leer porque no hay para comprar libros.

Se acabarán las aburridas y chocosas tareas para el alumnado nacional, también las repletas mochilas en las que invariablemente va la comida chatarra; y los libros de texto gratuito serán conjuntamente para niños y padres de familia y los horarios de clases se reducirán a 4 horas y el aprendizaje será con base en valores universales y con métodos motivacionales como la música, el teatro, la poesía, la pintura y demás bellas artes. Habrá una campaña nacional para promover la lectura de libros en medios impresos y electrónicos. Se recuperará, ampliará y actualizará la Biblioteca de Clásicos de la Literatura Universal que en los años 20 del siglo pasado editó la Secretaría de Educación Pública cuando estuvo a cargo de José Vasconcelos Calderón. En cada escuela pública de nivel primario a bachillerato se creará una biblioteca estudiantil impresa y electrónica. Y para que la letra entre, en cada escuela de educación básica se implantará La olla, con alimentación nutricional.

El gobierno genuino del pueblo mexicano promoverá una reforma a la Constitución para que las 58 lenguas prehispánicas supervivientes y sus respectivos dialectos (más de 300) sean reconocidos como lenguas oficiales, a fin de que las secretarías de educación federal y estatales doten de maestros bilingües a las escuelas donde los mexicanos que las dominan no tengan ninguna dificultad para ser entendidos. De igual manera, los juzgados del Poder Judicial de la Federación deberán contar con traductores de estas lenguas para dar la debida atención a estos conciudadanos.

En mi gobierno se acabará con la apología del crimen y promoverá una campaña nacional permanente para rescatar las identidades arquitectónicas municipales y barriales de los casi 3,500 municipios del país, con el propósito de embellecerlos y alentar sus atractivos turísticos principalmente en los más de cien municipios que ya tienen el estatus de Pueblos mágicos. Cada municipio mexicano deberá contar con un consejo ciudadano consultivo y constructivo para reconstruir sus monumentos históricos y artísticos.

4.- En materia de medio ambiente Desde el presidente de la república, pasando por gobernadores, diputados, senadores y demás servidores públicos tendrán que salir a barrer las calles, igual que aquellas empresas que provocan la mayor contaminación ambiental con sus envases que contaminan hasta por 400 años y fomentar la cultura del reciclaje y el regreso a los envases de vidrio que además de ecológicos, conservan em mejor estado los alimentos. La cruzada por un México limpio incluye el uso de todos los medios de comunicación para concientizar a todos los mexicanos de que el secreto para una ciudad limpia consiste en no tirar basura, no en levantarla. Impondremos impuestos y multas extraordinarias a todos los que contaminen nuestra casa común. En materia de cambio climático, mi gobierno será tajante en la defensa de los ecosistemas y todo aquél que ciudadano o empresa que contamine, tendrá que resarcir el daño. El genuino gobierno mexicano surgido del pueblo se propone también llevar a cabo una cultura del ahorro del agua, cuya escases del vital líquido provoca ya serios conflictos sociales. Los mexicanos tendrán a un presidente de la república que se baña diariamente con 4 litros de agua; prohibiremos el uso de mangueras y dispositivos para lavar patios, jardines, autos, etc. Otra de las acciones públicas más inmediatas consistirá en ordenar a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) la creación de un programa nacional hidráulico para construir los sistemas de agua potable y drenaje donde no los hay y, renovar los que ya existen y están muy viejos. Los drenajes en adelante dispondrán de doble canalización: una para enviar aguas negras a almacenes de potabilización y otra para captar el agua de lluvias, a fin de que estas pueden ser almacenadas y enviadas a retroalimentar los mantos freáticos, toda vez que de acuerdo con los expertos se avecina una severa crisis del líquido vital dulce y los mexicanos deben aprender a darle buen uso, conservarla y ahorrarla.

Recurriremos a nuestros científicos del UNAM, IPN, etc, con el fin de promover el uso de las tecnologías alternativas o sustentables para producir la energía a través de la basura y otros métodos, sustituyendo gradualmente el uso de hidrocarburos y otros elementos naturales cuyo uso industrial es altamente contaminante. 

Estas mismas instituciones públicas se abocarán a elaborar un estudio, un dictamen y una propuesta de política de Estado para esclarecer el uso de los organismos genéticamente modificados (GEM) a fin de que el gobierno pueda asumir la posición más acertada en los casos de cultivos que alteren gravemente la ecología nacional y contaminen los productos alimenticios. En México, la patria del maíz, ya es suficientemente indeseable que las tortillas, los tamales, los atoles y las gorditas sepan más a olote, cartón o a nada que a la deliciosa carne de la planta que los antiguos mexicanos llamaron centli y a la que los mayas atribuyeron la esencia material del hombre.    

Se prohibirán terminantemente las explotaciones mineras a cielo abierto y se exigirá a las empresas nacionales y extranjeras el uso de tecnologías limpias en la extracción de oro, plata, cobre, etc. También se les impondrán aportaciones fiscales relevantes -¿por qué no el “quinto real” (20%) que aplicaron los españoles durante 300 años?- en lugar de las cuotas irrisorias que los gobiernos anteriores les aceptaron a cambio de llevarse casi de gratis nuestros metales preciosos.

Los llamados camiones chimecos se irán a la basura; la modernización del transporte público se hará con los concesionarios nuevos y ya existentes que quieran comprometerse con la salud y el medio ambiente de los mexicanos. Por ello, nuestros ferrocarriles nacionales de México volverán a rodar en los 29 mil kilómetros de vías férreas que Ernesto Zedillo entregó a empresas transnacionales para las que aún trabajan. Los ferrocarriles volverán a ser el eje del desarrollo nacional y mis conciudadanos podrán viajar junto con sus guajolotes y sus puerquitos en ese transporte tan seguro y no contaminante.

5.- En materia económica, como presidente de todos los mexicanos, echaré a andar todo el aparato productivo nacional para que México vuelva a ser autosuficiente en la producción alimentaria y para que todo lo hecho en México figure en los mercados internacionales; diversificaré el comercio con todo el orbe y no miraré solamente al norte. Los empresarios nacionalistas que quieran que estén dispuestos a crear empleos bien pagados, recibirán estímulos fiscales de mi gobierno. No habrá tregua contra los hambreadores de México. Impulso sin precedente recibirá la creación de cooperativas para que cualquier mexicano emprendedor pueda vender sus productos a las grandes cadenas de distribución en México y el extranjero; negociaré con los poco más de 100 mexicanos que ostentan el 75% de la riqueza nacional el establecimiento de salarios dignos como la vía más civilizada para repartir la riqueza nacional y evitar con ello estallidos sociales. Renegociaré la deuda pública interna y externa para que los pagos a acreedores no ahoguen al pueblo de México. 

6.- Política social, los programas y campañas asistencialistas contra la pobreza continuarán aplicándose sólo en las regiones y los sectores sociales que realmente lo requieren por el nivel extremo de miseria y marginalidad; no para comprar votos e inmovilizar y mantener en esta situación a sus destinatarios. Estos programas serán acotados al mínimo indispensable y serán innecesarios cuando nuestra economía recupere su capacidad o solvencia interna para ofrecer empleos bien remunerados. Recordemos que los ricos extremos producen muchos pobres extremos y que la riqueza bien repartida no genera mendigos ni necesita de dadivas de poder o altruismos sospechosos y convenencieros como los que ahora practican los monopolios nacionales y extranjeros para evadir impuesto y pararse el cuello.

7.- En materia de política exterior, mi gobierno se propone volver a la sabia política de Genaro Estrada e Isidro Fabela Alfaro quienes fueron precursores del respeto y la libre determinación de los pueblos. México no hará el trabajo sucio a ninguna nación del mundo y por todos los medios evitaremos los muros que nos separen de los territorios que pertenecieron a México: 2,544,242 km2, el 62% del llamado cuerno de la abundancia.

8.- En materia turística, mi gobierno se propone divulgar en el extranjero los grandes valores mexicanos, sus pueblos mágicos, su cultura, su historia, su gastronomía, su música y demás artes que serán el eje central en la modernidad educativa. Se acabó la apología del crimen y de los opios televisivos. La industria de la radiodifusión tendrá que apegarse estrictamente a los principios que consagran el artículo 5 de la ley federal de radio y televisión que reza que esos medios de comunicación “tienen la función social de contribuir al fortalecimiento de la integración nacional y el mejoramiento de las formas de convivencia humana.”

9.- En materia de política interior me propongo acabar con la ingobernabilidad y vacíos de poder por no poder de una clase política que ha llevado a la nación a una severa crisis política y ha conformado peligrosas malformaciones sociales. El quehacer político es repudiado por la mayoría de los mexicanos que han visto ultrajada su dignidad con gobernantes que saquean las arcas de la nación, de sus estados o que se enriquecen groseramente en el ejercicio del poder público. Privilegiaré el diálogo y la concertación con las fuerzas políticas del país como eje rector del desarrollo nacional. Con las iglesias seré respetuoso y daré al César lo que es del César y a dios lo que es de dios, no más…

10.- En salud, haré que, como presidente de la república, una revolución. Me propongo a acabar con la negligencia médica para dignificar a ese sector. Echaré a andar una cultura de prevención y combate a las enfermedades crónico degenerativas; incorporaré al sector salud todos los rubros de la medicina alternativa y haré que los hospitales cuenten por lo menos con pomadas para caídas y raspones y que a la población derechohabiente se le atienda hoy, no como ocurre en el ISSSTE, IMS y Seguro Popular que les programan sus citas para dos, tres, cinco o diez meses más cuando ya murieron valiosos compatriotas. Pondré fin a la prisa de los médicos incapaces. Cada diagnóstico que entreguen a los pacientes tendrá que ser sin enfermarlos o atenderlos con despotismo. A un enfermo se le atiende con humanismo.

Compatriotas, por estas consideraciones quiero ser presidente de todos los mexicanos. Solicito su suprema voluntad para que juntos, pueblo y gobierno hagamos patria. Juntos romperemos el monopolio del poder que ostentan familias poderosas que se han adueñado de los partidos políticos en los cuales debería estar organizado políticamente el pueblo de México. Requiero de más de 800 mil firmas de mis compatriotas para acabar con esa delincuencia organizada. Lograr primero la candidatura presidencial independiente, y después, ya como presidente de todos los mexicanos hacer patria para heredar a las nuevas generaciones una república ética, como la soñaba el ilustre filosofo de la antigüedad Platón. Es urgente que surjan en México hombres y mujeres de Estado ¿Cuáles son esos hombres y mujeres de Estado? Son aquellos que piensan y construyen para las nuevas generaciones y no los que piensan en las futuras elecciones.

Respetuosamente, el átomo de la comunicación
Alberto Vieyra Gómez

 

 



Hoy: Alberto Vieyra Gómez -Candidato Independiente- cuenta con tu ayuda

Alberto Vieyra Gómez -Candidato Independiente- necesita tu ayuda con esta petición «A toda la sociedad mexicana harta de los políticos: Apoyo a Alberto Vieyra Gómez como cadidato independiente a la presidencia de México». Súmate a Alberto Vieyra Gómez -Candidato Independiente- y 73 persona que han firmado hoy.