EXIJAMOS UNAS OPOSICIONES PARA SER POLÍTICO Y ADEMÁS LA TITULACIÓN EN CIENCIAS POLÍTICAS

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 100!


EXIJAMOS UNAS OPOSICIONES PARA LA PROFESIÓN DE POLÍTICO

Por Daniel Jiménez Segado. 42 años, cartero de Correos y ex-periodista

Exijamos que quien quiera desempeñar la profesión de político haya superado previamente unas oposiciones limpias, transparentes y de calidad, propias para esta función social. Así nuestro país lo gestionará gente verdaderamente experta y capacitada. Pongamos fin a la incesante corrupción y no permitamos que nuestro Congreso se convierta en un mercado persa, con pactos y jugadas rocambolescas como la reciente moción de censura, cuya finalidad única es hacerse con el poder a cualquier precio, sin considerar en ningún momento la opinión de los ciudadanos. Y no soy votante del Partido Popular.

Médicos, jueces, profesores y otros muchos colectivos pasan por unas oposiciones concretas antes de poder servir a la sociedad. Además, cuentan con la correspondiente titulación específica que les habilita. ¿Y por qué el político no? ¿Tan poco importante es su labor? Por su puesto, todo lo contrario. Sus decisiones afectan a millones de personas, marcan los designios de la nación e influyen en nuestro bienestar. 

Hoy en día ya contamos con los estudios de Ciencias Políticas. Revisémoslos con esta nueva orientación y que obtener dicha titulación se convierta en requisito imprescindible para ser reconocido como político. Que las facultades de Políticas formen a excelentes peritos en la materia, al igual que las de Medicina preparan a nuestros futuros médicos. Un político no puede ser cualquiera. Todo aquel que pretenda serlo debe tener su título de Ciencias Políticas y conocimientos profundos de la actualidad del país y su historia. Asimismo, debe saber la evolución del pensamiento político en las distintas épocas e historia universal, sin dejar de lado otros contenidos importantes como deontología profesional, habilidades comunicativas, administración y gestión o idiomas.

Pero con sólo acabar la carrera no será suficiente. Además, los aspirantes tendrán que pasar un proceso selectivo. Es decir, oposiciones. Por ejemplo: 300 temas para presidente y ministros; 200 para diputados; 100 para presidente y consejeros de Comunidades Autónomas, y delegados de Gobierno; 50 para alcaldes y concejales de capitales de provincia; 25 para municipios con más de 100.000 habitantes; 15 para el intervalo 10.000 -100.000; 5 para 1.000-10.000; y aunque solamente sea uno, para 1-10.000.

Después, los que aprobaran, estarían cualificados para integrar las respectivas listas electorales de cada partido político, tanto los ya existentes como otros nuevos que pudieran constituirse. El ciudadano sabría que cuando vote, ideologías aparte, va a elegir auténticos profesionales y todos reconoceremos que por lo menos han hecho méritos para llegar ahí. Ganaremos en confianza y empezaremos a creer en nuestros gobernantes.

Supongo que serán los políticos los primeros que no quieran escuchar esta propuesta. Claro está: les obliga a estudiar, competir y prepararse; y ese “esfuerzo” la mayoría no querrá hacerlo.  Pues bien: Venzamos esta supuesta reticencia que vislumbro y apostemos por este cambio histórico de la figura del político, con la ayuda de los medios de comunicación, como portavoces de la opinión pública. Pongámonos a la vanguardia europea y convirtámonos en pioneros y ejemplo a seguir por el resto de países democráticos.

Para las próximas elecciones municipales y nacionales, la ejecución de este proyecto es muy apresurado. Las siguientes nos pillarían un poco justos, aunque ya podrían estar en marcha los nuevos estudios revisados de Ciencias Políticas. Pero, con seguridad, para las que vendrían a continuación, es decir, aproximadamente dentro de 10 años, el citado plan de profesionalización del político podría culminarse completamente. Tendremos entonces otro tipo de dirigentes, mejores, honestos y comprometidos con los ciudadanos. Todo no va a ser perfecto y de color de rosa, pero de sentido común es reconocer que la mejora será evidente y beneficiosa para el conjunto de la sociedad.

Madrid, a 5 de junio de 2018



Hoy: Daniel cuenta con tu ayuda

Daniel Jiménez Segado necesita tu ayuda con esta petición «A toda la ciudadanía que apueste por un cambio histórico y pionero en la figura del político: EXIJAMOS UNAS OPOSICIONES PARA SER POLÍTICO Y ADEMÁS LA TITULACIÓN EN CIENCIAS POLÍTICAS». Únete a Daniel y 50 personas que ya han firmado.