PROTECCIÓN INTEGRAL DE LA INFANCIA POR EL ESTADO Y CON PERSONAS IDÓNEAS Y CAPACITADAS.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 100!


Distinguido Sr. Piñera: Junto con saludarlo muy respetuosamente en virtud del alto cargo con que nuevamente la ciudadanía lo ha honrado y que asumirá en marzo próximo, por la presente venimos a hacerle una formal petición, como ex usuarios del llamado Sistema de Protección de la Infancia de Chile o servicio Nacional de Menores (SENAME).

Son muchas mas las razones que las que muestra la imagen, por las cuales los niños recién nacidos o un poco mas grandes, necesitan la protección, porque fueron vulnerados en sus derechos, pero se espera que donde son llevados, no continúe un drama peor en sus vidas. Para quienes vivimos y logramos sobrevivir a este sistema que, en su conjunto, no dudamos en denominar perverso, nos hacemos un deber de salir en defensa de aquellos otros miles de niños, niñas y adolescentes que todavía están capturados por éste, en el que ellos consumen sus días sin entender por qué deben tener esa vida institucionalizada, que en demasiados casos son de una cantidad de años que no tienen nada que ver con esos “promedios” que de tanto en tanto presentan personeros del SENAME, sin explicar cómo llegaron a ellos.

En efecto, para quienes estuvimos 10, 15 o 18 años dentro de este sistema, luego de que cuando éramos niños se dictó una medida de protección para nosotros, esos “promedios” son una verdadera burla y de algún modo un ocultamiento de una verdad que, por el contrario, debería ser absolutamente visible, como se ha hecho en los últimos años, con diversos aspectos de otras graves violaciones de los DD.HH., también cometidos por agentes u organismos del Estado, en nuestra historia reciente. Este sistema de largos periodos de vida institucionalizada priva a miles de niños y niñas de la natural y necesaria vida familiar, aquella donde se crean vínculos con adultos significativos que se hacen cargo de ellos sobre la base de un afecto y no sólo mediado por un contrato laboral, que en cualquier momento puede terminar, por diversas causas

Es cierto que hay “tíos/as” o “cuidadores/as” que han hecho y hacen lo mejor que pueden, a veces con unos niveles de entrega encomiables, pero esas son más bien las excepciones en el extremo positivo del rango, mientras que para la mayor parte de estos funcionarios es sólo un trabajo, para peor con una remuneración más baja de lo que son sus expectativas, visto lo estresante y desgastador del mismo. Por su parte, en el extremo negativo de este rango están esos muy malos cuidadores/as que, durante años, se han permitido abusar impunemente y de diversas formas de estos seres inocentes, o que no tiene la madurez para anticipar las consecuencias de sus actos.

Trate de imaginar, señor Presidente electo, lo que podemos sentir cuando vemos que ese muy mal y cruel funcionario/a de una OCA o de un CREAD, no sólo sigue en el sistema, sino que incluso ha hecho carrera dentro de éste o bien algunos han alcanzado cuotas de poder dentro de los sindicatos de este sistema y se burlan de todo el país haciendo uso y abuso de un fuero sindical, no yendo siquiera a trabajar, sin por eso dejar de cobrar sus sueldos, como se ha sabido en los últimos meses.

Además, este sistema fomenta la discriminación, ya que, a pesar de ser ahora adultos, todavía sentimos sobre nuestra piel cómo se nos miraba de reojo o con recelo por ser “niños/as del hogar” o "niños del SENAME", por lo tanto sujetos de todo tipo de sospechas y prejuicios. Pero esta discriminación no sólo fue en nuestras infancia y adolescencia, también la hemos arrastrado hasta la adultez, toda vez que es una realidad de nuestras vidas que la mayoría de nosotros/as prefiere ocultar al momento de postular a un trabajo o cualquier otro aspecto de la vida en una sociedad.

De verdad, señor Presidente electo, hay que haber vivido esto para comprenderlo cabalmente y sentir cómo duele este tipo de discriminación.

Por lo anterior, respetuosamente venimos a pedirle lo siguiente:

1. Que como máxima autoridad del país pida perdón a nombre del Estado de Chile por los miles de niños, niñas y adolescentes que en lugar de darles una verdadera y humana protección, lo que se les dio, en el mejor de los casos, fue una vida institucionalizada, que les impidió una vida familiar, lo que ya nos parece grave, y en el peor de los casos, se les dio una vida tan miserable, llena de abusos de todo tipo, que en definitiva los indujeron a una vida en “situación de calle” o bien, lisa y llanamente, a la muerte, estando dentro o ya fuera de este “curioso” sistema de protección.

2. Que haga sus mejores esfuerzos para elegir a las personas más idóneas para nombrarlas en los cargos más sensibles que tienen que ver con la Protección (ojalá Integral) de la Infancia en una institución del Estado. Es decir, haciendo valer de manera real y concreta el “interés superior del niño”, por sobre cualquier consideración política o de grupos de presión, dado que estimamos como más que suficiente que la infancia de Chile a la que se le han vulnerado sus derechos, sea moneda de pago para cuoteos políticos o de experimentación de modelos o ideologías que buscan anteponer sus propios intereses. Pero esta idoneidad no debería ser sólo académica o laboral, sino con profesionales que hayan tenido la experiencia vivencial de haber pasado por este anacrónico sistema de protección o bien estén especialmente sensibilizados por los vínculos que han desarrollado con estos niños o niñas, como padres adoptantes o tutores de resiliencia. Créanos, señor Presidente electo, hay personas con ese perfil en Chile, sólo hay que tener la voluntad e independencia política de buscarlas o hacer el correspondiente llamado.

3.  Que haga un cambio de paradigma en la forma que se deben cautelar los derechos y el interés superior del niño(a), en el sentido que, en primer lugar, se hagan todos los esfuerzos para ir en ayuda real y concreta con la familia de origen del niño(a) vulnerado, invirtiendo en la capacitación para el trabajo para la madre y/o el padre de ese niño(a) y/o en programas de salud para tratar adicciones u otras situaciones que les impidan hacerse cargo. Pero lo anterior dentro de un plazo muy acotado de tiempo, ya que el periodo llamado infancia es breve y no puede esperar, por lo tanto si no es posible solucionar el problema con los padres biológicos, buscar en la familia extendida si alguien puede acoger a ese niño(a).

4.  Si se considera que vivir con sus padres biológicos representa un peligro para ese niño(a) y no hay nadie en la familia extendida que lo pueda acoger, que la Defensoría de la Infancia (en trámite legislativo) le busque una familia sustituta, por vía de la adopción definitiva o por tuición que también podría ser definitiva o bien temporal, ya que si la familia de origen soluciona sus problemas y puedan volver a revincularse si es el deseo de ambas partes. De esta forma la institucionalización (vivir en residencia), se podría reducir drásticamente, que debería la meta de todo sistema de Protección Integral.

5.  Activar un eficaz sistema de Fiscalización de Cuentas de todos los recursos que se manejan a través del SENAME, por parte de Contraloría u otro organismo ad- hoc, tanto al interior de este Servicio como de los fondos que son traspasados a las llamadas OCAs, incluyendo un detallado análisis de los patrimonios de los directorios de dichas instituciones, tal como actualmente se pide a todo personero que debe asumir un cargo de relevancia dentro de la administración del Estado, o incluso de simples empleados de nivel medio de instituciones del Estado (ver caso académicos de Universidades del Estado, que todos los años deben hacer Declaración de Patrimonio)

Pero como toda petición debe venir con una contraparte, a través de esta misma carta, le queremos manifestar nuestra disponibilidad para ayudarlo a buscar estas personas, ya sea sugiriendo nombres, proponiendo un sistema de llamado a postular o bien integrando una comisión para la selección de estas personas.

Para ser más claros, para nosotros, en las últimas décadas no ha habido ningún Director(a) del SENAME o directivo de nivel medio de este Servicio que podamos recordar como un aporte o que haya demostrado interés por innovar en esta delicada y compleja problemática social; más bien hemos visto a personas con sus propias y particulares agendas, para no hablar de aquellos que sólo han llegado a buscar o repartir discrecionalmente recursos económicos que reciben del Estado o de otras instituciones, a costa de estos niños y niñas de Chile.

Finalmente, le dejamos dos reflexiones:

¿Tiene sentido o es conveniente para un país con una tasa de natalidad tan baja como la que actualmente tiene Chile desperdiciar este recurso humano que, como cualquier otro grupo, incluye también a personas con capacidades extraordinarias que pueden ser un gran aporte?

¿No será hora de humanizar este sistema de protección, poniendo al niño al centro de todo el interés, tal como en su momento se hizo con el sistema de salud, que puso al paciente en ese lugar?

Agradecemos desde ya a todas las instituciones y personas que nos han apoyado, pero aún queda mucho por hacer, por ello solicitamos que firmen esta petición, porque estamos seguros que ustedes, que tienen hijos, querrían lo mejor para los niños que fueron y son vulnerados en sus derechos, por diversas razones de nuestro país.

Firma: MATIAS ORELLANA TORO, EGRESADOS DE CASA DE MENORES (ECAM)              



Hoy: MARIA RAQUEL cuenta con tu ayuda

MARIA RAQUEL LARA ROCHA necesita tu ayuda con esta petición «A Sebastián Piñera Echeñique, Presidente Electo de la República de Chile, para periodo 2018 – 2022: PROTECCIÓN INTEGRAL DE LA INFANCIA POR EL ESTADO Y CON PERSONAS IDÓNEAS Y CAPACITADAS.». Súmate a MARIA RAQUEL y 16 persona que han firmado hoy.