Jueza Galletto: “No separe,una. Ayude a la nieta de Alberto a seguir siendo feliz".

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 1,500!


  • Frente a la arbitraria e injusta resolución firmada por la Sra. Jueza del Tribunal de Familia Nro. 4 Dra. Alicia Ana Galletto, mediante la cual le otorga la guarda provisoria de la menor Tiziana Eva Denoya Guenchul a su abuela paterna Marcela Ontivero, violando, no solo, el derecho de defensa de su abuelo materno, quién también había solicitado judicialmente la guarda provisoria de la niña – la que la Dra. Galetto ignoró deliberadamente-, sino que, la sustrae abruptamente del único centro de vida que la pequeña reconoce como propio y el único hogar en donde vive desde que nació, en donde estuvo rodeada del amor y la contención de toda su familia materna, para insertarla en un ámbito familiar al que ella prácticamente desconoce, sin ponderar en absoluto, el inmenso daño psicológico que le ocasionará en un futuro semejante situación traumática, sumada, a la que ya debe superar desde el momento en que fuera alejada de su madre y con el fallecimiento de su padre. Los aquí FIRMANTES, estamos convencidos, que en éstos casos, siempre el eje rector debe ser el Interés Superior del Niño, el que se debió tener presente al momento de sentenciar la Magistrada, porque supone proteger y asegurar la máxima satisfacción de los derechos de la niña y la menor restricción de ellos, tendientes a alcanzar la protección integral y simultánea de su desarrollo integral. Lamentablemente, ello no podrá ser posible en cuanto se mantenga vigente tan absurda resolución, que no sólo, corta el vínculo con la parte de la única familia que ella reconoce como propia desde su nacimiento, sino que, además, lejos de bregar por una mayor integración, la transforma en un “trofeo” disponiendo su traslado como si fuese un objeto

. Es por estas razones, que solicitamos: a) Se revoque la resolución por la que le otorga la guarda provisoria a la Sra. Marcela Ontivero; b) Se restituya inmediatamente a la menor a su centro de vida, de donde nunca debió ser sacada, otorgándosele la guarda provisoria al Sr. Omar Alberto Ramòn Denoya; c) Se continúe con la progresiva inserción de su familia paterna mediante un régimen de comunicación.