Petition Closed
Petitioning A la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos

Proteger el derecho a la identidad cultural de TODOS los venezolanos

Motivo: Para denunciar la violación de los derechos culturales de la sociedad venezolana; la manipulación y el uso abusivo del relato histórico y memorial y la imposición por la fuerza de una nueva identidad cultural.

Estimados Sres. de la comisión de la Oficina para el Alto Comisionado de los Derechos Humanos

Su despacho.-

El día viernes 28 de febrero, a las 21 horas GMT, un grupo de venezolanos lanzamos una petición a través del enlace  https://www.change.org/fr/pétitions/mme-bokova-irina-récupérons-le-temps-perdu-et-évitons-que-l-unesco-officialise-les-liens-entre-chavez-et-notre-libertador-simon-bolivar. Se trataba de una carta dirigida a la Sra. Irina BOKOVA, Directora general de la Unesco, para solicitar su atención sobre un evento que se llevarìa a cabo el 5 de marzo del año en curso, titulado "De Bolívar a Chávez, el legado de Chávez para el destino de la UNESCO". Nos vimos en la necesidad de cerrar dicha petición el martes 4/03/2014 en horas de la noche, a fin de poder hacer entrega material de dicha carta y de las 2.398 firmas que se reunieron en tan sòlo alrededor de 72 horas. Número considerable si tomamos en cuenta el corto tiempo durante el cual estuvo en línea y que además fue lanzada durante un fin de semana.

El propósito de esta carta fue denunciar el hecho que se pretendiera, a todas luces, formalizar un nuevo culto nacional que dejaría por fuera a todos los venezolanos que adversan las ideas revolucionarias y fratricidas del extinto teniente-coronel Hugo Chávez Frías.

La Academia Nacional de la historia de Venezuela viene denunciando desde el 2006 (cf. un comunicado de fecha 3/3/2006, URL : http://www.anhvenezuela.org/opinion.php?cod=1) las violaciones de la cual ha sido objeto una ley del 20 de junio de 1968 sobre los usos del nombre, efigie y títulos de Simón Bolívar, publicada en Gaceta Oficial, bajo el número 26.658.

Era seguramente inevitable que dicho evento se llevase a cabo, dado que la Unesco no puede negarle a uno de sus delegados acreditados el uso de una de las salas de ese organismo. Sin embargo, como organismo encargado de favorizar el diàlogo intercultural a través de la protecciòn del patrimonio y la valorizaciòn de la diversidad cultural; asì como de proteger la libertad de expresiòn como una condiciòn esencial de la democracia, del desarrollo y de la dignidad humana; estamos convencidos de que habrìa podido interceder de forma màs contundente si no anulando, por lo menos invitando a expertos historiadores, sociòlogos o antropòlogos, a la mesa redonda arriba referida.

Por tal motivo recurrimos ante Uds. para denunciar el hecho que el delegado de Venezuela por ante la Unesco no está representado los derechos e intereses de todos los Venezolanos, y que ha permitido la celebración de un acto que contraviene a una ley venezolana todavía en vigor, cerrando ademàs la discusiòn de un tema fundamental para la identidad cultural venezolana.

Tal acto constituye una prueba del uso indebido de la historia, ya que ninguno de los académicos e investigadores especializados en el tema del culto al héroe nacional, algunos de los cuales residen inclusive en Paris, fue invitado a la actividad del 5 de marzo de 2014. Igualmente, disponemos, a través de un intercambio de correspondencia personal, de una confesión de que la estrategia ideològica de la revoluciòn consiste en el uso y profanación de la historia para fines políticos. 

Esa tesis resultò, en efecto, válida en una época ya superada. La misma tuvo particular vigencia durante el siglo XIX y principios del XX, momento en el que en muchos países, incluidos los de Europa, se hacía necesario la construcción y afirmación de un sentimiento nacional. Dicho uso fue también necesario y útil para la creación de nuevas repúblicas latinoamericanas nacidas de los movimientos de independencia en los cuales Venezuela jugò, a partir de 1810, un papel fundamental. La historia fue en aquel entonces instrumentalizada para fines polìticos. El profesor François-Xavier Guerra, (franco-mejicano), por ejemplo, ha sido uno de los investigadores reconocidos que más ha trabajado sobre el tema.

Venezuela comienza a existir como entidad independiente a partir de 1830. En el año 1842 se procedió a la inhumación y repatriación de los restos del Libertador, Simón Bolívar, desde Santa Marta (Colombia) hasta Caracas en un intento por re-consolidar el fracasado proyecto bolivariano luego de que Venezuela se separase de La Gran Colombia. Desde entonces, como lo han demostrado expertos historiadores tales como Germán Carrera Damas, Elías Pino Iturrieta y Frédérique Langue en Francia, los diferentes gobiernos de caudillos (ilustrados o no) que se sucedieron (hegemonía de los hermanos Monagas, Antonio Guzmán Blanco, Joaquín Crespo, Cipriano Castro, Juan Vicente Gómez) hasta bien entrada la década de los años 1960, utilizaron la figura y las distintas representaciones heroicas de Bolívar como un factor de gobernabilidad.

Es el caso que desde antes del fallecimiento del ex-presidente Chávez, los altos funcionarios, autoridades e intelectuales del gobierno revolucionario de la República bolivariana de Venezuela, se han librado a la misma tarea que fuese llevada a cabo hace más de un siglo por los primeros gobiernos. Tal es, a modificar los símbolos patrios con los cuales muchos venezolanos nos identificábamos porque crecimos honrándolos; y esto va desde el cambio de nombre de la República a la construcción de un nuevo culto a un nuevo héroe nacional, el Comandante Chávez, quien fuera denunciado en vida por ante la Corte Penal Internacional por violación de los derechos humanos y por delitos  lesa humanidad. Todo esto ha traído como consecuencia la exclusión, entre otros resultados colaterales tales como sembrar la discordia entre hermanos, hijos de un mismo suelo.

Esta empresa perversa ha contado con el aval de organismos internacionales de la talla de la UNESCO, toda vez que facilitaron el uso de uno de sus salones para que tuviese lugar un homenaje al “Comandante” Chávez. Esto se produce en un momento crítico de la situación política interior de Venezuela, en el curso del cual una serie de derechos humanos fundamentales han sido violentados (particularmente aquellos que garantizan los artículos 2, 3, 5, 7, 9, 10-13, 19-21, 26.2 et 27 de la Declaración Universal de los derechos del hombre, proclamada en Paris, el 10 de diciembre de 1948. Es el caso que en horas del a mañana del día de ayer, 5 de marzo de 2014, tres venezolanos se hicieron presentes en las inmediaciones de la sede de la UNESCO en la que tendría lugar la criticada mesa redonda, a fin de entregar el ejemplar material de la petición lanzada a través de change.org con el motivo siguiente: Récupérons le temps perdu et évitons que l’UNESCO officialise les liens entre Chavez et notre Libertador Simon Bolivar y de unos volantes explicando los motivos por los cuales objetábamos dicho evento. Sin embargo, la UNESCO hizo venir a funcionarios de la policìa francesa que interrogaron amablemente a estos tres venezolanos y solicitaron ver el contenido del sobre que llevaban en la mano. Estos mismos funcionarios de la policìa francesa se acercaron hasta el edificio de la UNESCO para depositar ellos mismos el sobre pero tampoco de manos de ellos se quiso recibir dicho documento. 

Si estos atropellos continùan, los venezolanos en el extranjero nos preguntamos ¿qué será de los millones de venezolanos que hoy por hoy sufren la represión, la censura y, para más de 40 casos denunciados por los abogados del foro penal venezolano, la tortura, si esta empresa perversa continúa su propósito y se traslada a la esfera internacional recibiendo, indirectamente, claro está, el aval de organismos de talla de la UNESCO? ¿Estarán condenados entonces a convertirse irremediablemente en apátridas por no sentir apego a los nuevos símbolos patrios? ¿Podrán tener la garantía de recibir asilo político en un nuevo país al que tendrán que desplazarse obligados y adaptarse  como ya es el caso de miles y miles que hoy por hoy nos encontramos  en un exilio forzoso o voluntario? ¿Está capacitado el mundo occidental para enfrentar un tal desarraigo masivo? ¿O serán, de forma irremediable e irresponsable, condenados a permanecer en un territorio que progresivamente se volvió extranjero, amenazados en su seguridad personal y corriendo el riesgo de que el día de mañana una bala atraviese sus cuerpos?

Una de las misiones más loables de la ONU es la de promover la paz. La OEA lleva años haciéndose la sorda ante las peticiones de los representantes de esa “minoría” de venezolanos que no han querido ceder al chavismo. El delegado de Venezuela por ante la Unesco se burla impunemente de nuestras leyes promoviendo un evento que va en contra de la razón de ser de su cargo y cediendo ante presiones partidistas e ideologías. ¿No es esta otra de las tantas violaciones flagrantes de los derechos de los millones de venezolanos que hemos manifestado nuestra oposición al régimen durante los distintos procesos electorales del año 2003 hasta el año pasado (2013)? ¿Acaso no son ellos tan ciudadanos como los militantes del Partido socialista unido de Venezuela y como los milicianos que integran los colectivos armados?

Son las voces de jóvenes venezolanos que mantienen la esperanza de que un mejor futuro es todavía posible que el gobierno revolucionario quiere acallar; voces desesperadas que gritan auxilio y se niegan a un falso diálogo con un régimen de cinismo que los ha engañado una y otra vez, desde su más tierna infancia. ¿Cuántos muertos más tendrán que enterrar las madres Venezolanas para que su queja sea por fin escuchada por la comunidad internacional?

Somos simples ciudadanos quienes en estas horas funestas nos dirigimos a Uds. A muchos venezolanos han logrado comprarlos; otros han perdido la fe y se encuentran resignados a padecer las consecuencias de las malas políticas puestas en marcha por el gobierno que ahora ejerce el poder; pero quienes ahora luchan lo hacen con la esperanza de que un cambio vendrá. Ruego a Uds. nos escuchen y hagan respetar el derecho a la identidad cultural que es de TODOS los venezolanos.

This petition was delivered to:
  • A la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos

    María UZCATEGUI started this petition with a single signature, and now has 191 supporters. Start a petition today to change something you care about.




    Not sure what to do? Help this petition by signing!