Petition Closed
Petitioning Secretary-General of the United Nations Ban Ki-moon (Secretary-General of the United Nations)

47 años después, no puedo todavía darme por vencido. #BringMyFatherHome

Secretario General Sr. Ban Ki-Moon:

Mi nombre es In-cheol Hwang. Represento a las familias de los pasajeros del vuelo de Korean Air secuestrados en Corea del Norte.

Le escribo esta carta con mi corazón angustiado, anhelando desesperadamente volver a ver a mi padre. Realmente lo extraño. Mi padre Won Hwang, fue detenido por la fuerza por el gobierno de Corea del Norte junto a otras diez personas inocentes hace 47 años. Ellos siguen sin poder volver a casa. Por la presente carta deseo hacer de su conocimiento esta situación y en nombre de ellos pedirle que por favor los traiga de regreso.

Sr. Secretario-General, estoy seguro que usted ha estado en muchos vuelos anteriormente. Ha abordado cada uno de ellos con un destino y un propósito específico.

Sr. Secretario General, le pido con todo respeto que trate de imaginar la situación de mi padre. Por favor imagine lo que haría usted si su avión fuese secuestrado por un agente de Corea del Norte y se viera obligado a permanecer en el territorio de ese país en contra de su voluntad. Si fuera obligado a convertirse en ciudadano de Corea del Norte, privado del derecho a expresar su opinión y separado para siempre de su madre, esposa e hijos. ¿Se imagina usted estar en una situación tan terrible como esa? Eso es exactamente lo que Corea del Norte le ha hecho a mi padre. Al cometer ese acto inhumano y atroz de piratería en el aire, el régimen de Corea del Norte se llevó a un hombre amado por toda su familia.

La fotografía adjunta fue tomada solo unos meses antes del secuestro. Yo soy el chico de la foto y el hombre que me sostiene es mi padre. Él me adoraba mucho. Su nombre es Won Hwang. Tenía 32 años y era productor de televisión de la firma MBC cuando fue secuestrado.

Cuando yo tenía tan solo dos años, mi padre se fue en un viaje de negocios. Abordó su avión a las 12:15 horas el 11 de diciembre de 1969. Sin embargo, 10 minutos después del despegue, el avión fue secuestrado por un agente norcoreano y conducido hasta Corea del Norte.

Debido a las fuertes críticas de la comunidad internacional, el 4 de febrero de 1970 el gobierno de Corea del Norte se comprometió a devolver a las 50 personas que iban a bordo (46 pasajeros y cuatro tripulantes). Sin embargo, el 14 de febrero de 1970 el gobierno norcoreano rompió su promesa al repatriar solamente a 39 de las 50 personas secuestradas.

A través de los testimonios de los pasajeros que regresaron se descubrió que los 11 restantes fueron retenidos por la fuerza. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) insistió firmemente a Corea del Norte que repatriara a las once personas restantes tan pronto como sea posible. Sin embargo, el gobierno norcoreano afirmó que estas personas habían elegido "por su propia voluntad" convertirse en ciudadanos de Corea del Norte. En respuesta a estas falsas declaraciones el CICR hizo una propuesta a Corea del Norte: a través de un tercer país confirmaría si estas víctimas estaban realmente allí por voluntad propia. Pero Corea del Norte rechazó la propuesta.

La comunidad internacional denunció el acto de piratería cometido por Corea del Norte. En la resolución A17-8, la diecisieteava sesión (extraordinaria) de la Asamblea General de la OACI (Organización de Aviación Civil) instó a Corea del Norte a tomar medidas para liberar el avión apropiado ilegalmente, la tripulación del vuelo y los pasajeros.

El 9 de septiembre de 1970 el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 286 la cual, teniendo en cuenta a todas las partes interesadas, solicita la liberación inmediata de todos los pasajeros y la tripulación de vuelo que hayan sido detenidos por secuestro aéreo o interferencia con el transporte aéreo civil.

En 1970 en la 25ª sesión de la Asamblea General de la ONU, los estados miembro adoptaron por unanimidad la resolución: "Secuestro aéreo o interferencia con el transporte aéreo civil (2645 XXV)" la cual condena la incautación ilegal de aviones civiles.

Sin embargo, incluso después de 47 años, mi padre sigue detenido en Corea del Norte en contra de su voluntad.

Los 39 pasajeros que regresaron caminando a través del Puente de la Libertad han proporcionado testimonios acerca de mi padre de cuando estaban con él en el Norte. Durante el tiempo que estuvieron retenidos en Corea del Norte mi padre pidió al gobierno norcoreano que, siguiendo los principios humanitarios y el protocolo, le permitieran regresar a casa. Los detenidos fueron obligados a recibir educación ideológica. Pero mi padre repudió las percepciones erróneas de la ideología comunista. Por este motivo fue arrestado por soldados y llevado a una ubicación desconocida donde permaneció durante dos semanas. El 1ro de enero de 1970, mientras cantaba "Ga-Go-Pa" una canción acerca de la añoranza de la ciudad natal, fue arrestado nuevamente. Nadie lo ha visto desde entonces.

Sr. Secretario General, en el año 2001 vi por televisión la tercera reunión de las familias que han quedado separadas. La Sra. Gyung-hee Sung, una de las asistentes de vuelo, aparecía feliz de reencontrarse con su madre. Sr. Secretario General, en ese momento supe que tenía que conocer a mi padre.

Sin embargo, pronto caí en un oscuro abismo de dolor y desesperación.

Recibí un sin fin de respuestas hirientes acerca de mi intención de reencontrarme con mi padre. Hubo gente que dijo, "El secuestro ocurrió ya hace mucho tiempo. Está en el pasado y estamos en el presente. ¿Por qué de repente tendríamos que ocuparnos de eso?" También dijeron: "Este es un tema sensible de una compleja política internacional. ¿Cómo podría una persona como usted abordar un problema tan complejo"? Sus palabras se burlaban de mí.

No podía simplemente aceptar estas respuestas. Así que persistí en mi afán de resolver esta situación.

Mis esfuerzos parecían estar dando frutos. En junio del 2006, Corea del Norte me envió una respuesta diciendo: "No podemos confirmar si el Sr. Won Hwang está vivo o muerto."

Otro mensaje enviado por Corea del Norte al CICR en octubre del 2011 decía: "Los que no fueron repatriados se quedaron en Corea del Norte por voluntad propia y no es posible confirmar la vida o la muerte de aquellos que se quedaron."

En mayo del 2012 Corea del Norte dijo al Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias de la ONU (GTDFI): "Estas personas no constituyen un caso de desaparición forzada. Por lo tanto, esto no es una cuestión humanitaria que concierna al GTDFI." Además, Corea del Norte continuó enviando información falsa diciendo: "Cualquier persona que esté diciendo lo contrario se convierte en una fuerza hostil contra Corea del Norte, conspirando para causar conflictos en las relaciones intercoreanas”.

Sr. Secretario General, no estoy abatido por sus mentiras. En lugar de eso veo una oportunidad. La engañosa respuesta de Corea del Norte es la clave para resolver este problema y sus falsas declaraciones representan para mi padre precisamente el camino de regreso a casa.

¿Cómo puede no haber sido una desaparición forzada e involuntaria cuando mi padre fue secuestrado junto con el avión?

¿Por qué Corea del Norte no puede confirmar si mi padre está vivo o no?

¿Cómo puede esto no ser una preocupación humanitaria cuando mi padre está siendo privado de expresar sus deseos?

¿Por qué Corea del Norte no permite que un tercero lo contacte y confirme su libre albedrío?

¿Cómo pueden nuestras acciones ser consideradas hostiles contra Corea del Norte cuando solo estamos buscando a nuestras familias?

Si el Norte es verdaderamente inocente en este asunto el régimen debería poder eximirse ante el mundo presentando evidencia clara.

Sr. Secretario General, por favor ayúdenos a armar un caso para que Corea del Norte deba proporcionar pruebas irrefutables de sus declaraciones y para poder presionar al régimen a que actúe en consecuencia dentro de los principios y protocolos humanitarios. El acto ilegal de secuestrar aviones civiles debe ser procesado y los rehenes secuestrados deben ser devueltos sin excepción. Ésta es la justicia de nuestra época.

Sin embargo mi familia se ha convertido en una excepción, ha sido excluida de la justicia actual. No puedo entender por qué se ha hecho con mi familia una excepción con respecto a los protocolos legítimos requeridos por la Resolución de la ONU 286 y los principios humanitarios.

Me encontré con un rayo de luz en el informe de la Comisión de Investigación sobre los Derechos Humanos en la República Popular Democrática de Corea.

En 1983 Corea del Norte ratificó voluntariamente el Convenio para la represión del apoderamiento ilícito de aeronaves (Convention for the Suppression of Unlawful Seizure of Aircraft) y el Convenio sobre las infracciones y ciertos otros actos cometidos a bordo de las aeronaves (Convention on Offenses and Certain Other Acts Committed On Board Aircraft). De acuerdo con estos convenios el avión secuestrado, en el cual viajaba mi padre, se encuentra todavía en vuelo realizando su recorrido. Por lo tanto, de acuerdo a estos convenios internacionales los once pasajeros restantes del vuelo de Korean Airline deben ser devueltos inmediatamente.

Sr. Secretario General, por favor ayúdenos a traer a mi padre a casa usando esfuerzos y procedimientos humanitarios.

"Papá". He vivido toda mi vida anhelando poder llamar a mi padre de esta forma. Cuarenta y siete años han pasado y sin embargo, mi deseo de poder pronunciar esta palabra es cada vez más fuerte.

Deseo poder pronunciar su nombre y abrazarlo ahora mismo.

Por favor, ¡ayúdeme a traer a mi padre de regreso!

He adjuntado los documentos que demuestran que mi padre estaba a bordo del avión secuestrado realizando a un viaje de negocios. También le encomiendo mi posesión más preciada: la vieja fotografía de mi padre junto a mí y a su sobrina.

Extiendo mi más profundo agradecimiento a usted. Gracias, señor Secretario General.

Sinceramente,

In Cheol Hwang

Hijo de Won Hwang, víctima del secuestro del KAL YS-11 en 1969.

This petition was delivered to:


    In Cheol Hwang started this petition with a single signature, and now has 421 supporters. Start a petition today to change something you care about.




    Today: In Cheol is counting on you

    In Cheol Hwang needs your help with “47 años después, no puedo todavía darme por vencido. #BringMyFatherHome”. Join In Cheol and 420 supporters today.