Red Solidaria Década Contra la Impunidad AC

1,150 supporters

    Started 2 petitions

    Petitioning Héctor Antonio Astudillo Flores, gobernador@guerrero.gob.mx, Florencio Salazar Adame, secretariageneral@guerrero.gob.mx, Paulo Abrão, cidhdenuncias@oas.org, Olga Sánchez Cordero, secretario@segob.g...

    ¡Flores de Libertad, para Adelaida! ¡Libertad inmediata a Adelaida Hernández!

    Hechos:   Adelaida Hernández Nava:   Era Coordinadora de de la Crac-PC, fue detenida, sin orden de detención alguna, el 30 de abril de 2015 por militares y policías federales, cuando llegó al lugar donde las fuerzas federales emboscaron a sus compañeros en San Juan de los Llanos, Municipio de Igualapa,  ejecutando extrajudicialmente a 6 policías de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (Crac- Pc). Cuando Adelaida Hernández Nava,  llegó al lugar de los hechos para auxiliar a sus compañeros, fue encañonada por los militares y federales mientras la insultaban,  amenazaban y acosaron sexualmente.   Observo que sus 6 compañeros ejecutados tenían el tiro de gracia, había masa encefálica en la carretera, aun estando muertos pateaban sus cuerpos los militares y federales, levantaron los cuerpos y aventaron en la parte trasera de una camioneta.   Cuando los trasladaban a ella y a su compañero el Coordinador de la Crac-Pc,  Eliseo Villar Castillo, iba al frente la Comandante Regional de la Policía Ministerial de Ometepec de nombre Honorina “N” (desconoce sus apellidos), fueron desviados por caminos para que policías comunitarios no impidieran su detención, iban esposados de pies y manos.   Adelaida Hernández Nava, fue ingresada al penal de Acapulco, donde recibió amenazas por parte de algunos internos quienes se presume son parte del crimen organizado, por ello fue trasladada el 24 de marzo de 2016 al penal de Chilpancingo para resguardar su seguridad.   Manifiesta que tuvo amenazas de muerte por otra reclusa de la celda 4 de nombre Laura Lisset Arizmendi Rivera, vinculada al crimen organizado, por lo cual  denunció ante la dirección, fue cambiada del área de mujeres al área de hombres y evita acercarse al área de mujeres, por las amenazas, se encuentra en el área de convivencia de la población masculina.   Adelaida Hernández Nava, manifiesta su miedo, a que pueda ser nuevamente trasladada al área de mujeres por las amenazas recibidas, ya que esta consiente que el gobierno estatal se encuentra detrás de estas amenazas, por su labor como coordinadora de la CRAC-PC, y porque durante esta labor detuvieron a varios delincuentes y lastimaron intereses del gobierno del estado de Guerrero.   Adelaida Hernández Nava es madre de la menor de tres años nacida en prisión; Adeli Samara Villar Hernández.   Eliseo Villar Castillo En el año de 2013 fue nombrado coordinador junto con Adelaida Hernández Nava por la asamblea de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias- Policía Comunitaria de la Casa de Justicia de San Luis Acatlán, en  el año del 2014 la Crac-Pc se divide ante la injerencia de las autoridades Estatales y municipales, por ese motivo, él decide irse y coordinar las Casa de Justicia de Juchitan donde se coordinaban comunidades del mismo municipio de Juchitán, Marquelia, Ometepec, Xochistlahuaca y Tlacoachistlahuaca.   Durante su actuar en la Policía comunitaria de este lugar, fueron dándose cuenta de la colusión de las autoridades y fuerzas de seguridad municipales, estatales y federales con el crimen organizado.   El 30 de abril de 2015, reciben una denuncia de un ciudadano que en una casa hay venta de droga, la policía Comunitaria procede a hacer un cateo en el lugar deteniendo a una persona, dicha persona les refiere que la droga no es de él sino del señor Noé Marroquín, fueron a detener al señor Marroquín y cuando lo trasladaban a la Casa de Justicia de Juchitán, fueron emboscadas las camionetas donde se transportaban sus compañeros policías comunitarios en la Comunidad de San Juan de los Llanos, Municipio de Igualapa, por elementos del ejército, policía municipal, estatal y federal, el señor Eliseo venía adelante en un taxi por eso no fue identificado en un primer momento por las fuerzas policiacas. Dice que dichas fuerzas de seguridad comenzaron a disparar sobre sus compañeros.   Buscando apoyo se comunica con el Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado de Guerrero, el C. Ramón Navarrete Magdaleno,  presidente de la Comisión Estatal de Derechos humanos quién le pide que regrese al lugar para evitar que haya un problema mayor, que cuenta con su apoyo y presencia, el señor Eliseo se regresa al lugar de los hechos y se encuentra a sus compañeros ejecutados con el tiro de gracia. Cuando llega es detenido en el lugar por la policía Ministerial a cargo de la señora Honorina “N” (desconoce sus apellidos), ahí es encañonado y amenazado junto con Adelaida Hernández Nava, por las fuerzas de seguridad que incluían militares, son detenidos y esposados de pies y manos y trasladados por caminos para evitar que sus compañeros comunitarios de Marquelia impidieran su detención. Adelaida Hernández Nava fue trasladada al penal de Acapulco, mientras Eliseo refiere que lo mantuvieron incomunicado y sin informar de su paradero a sus familiares o abogado de su confianza, situación que lo coloco en una situación de desaparición forzada por fuerzas federales, expresa Eliseo, fue llevado al aeropuerto de Acapulco como a las 8 o 9 de la noche donde lo mantuvieron dentro de una camioneta de la policía federal.   A las 6 de la mañana militares lo suben en una avioneta rumbo al aeropuerto militar de Puebla, ahí aproximadamente a las 9 de la mañana, lo llevan a una oficina del aeropuerto donde hay policías federales  quienes le dicen que tiene que confesar que él mató a dos policías estatales, él se niega, por lo que le pusieron unos cables en las esposas y le dieron toques eléctricos para que se declarara culpable de la muerte de los policías estatales, él lo niega, entonces le ponen una bolsa de plástico en la cabeza hasta que se cae por la asfixia, se la quitan y lo vuelven a interrogar, él vuelve a negar que haya matado a los policías, nuevamente le ponen la bolsa de plástico en la cabeza hasta que se desmaya, despierta cuando un policía le estaba dando golpes en el pecho el pecho (tipo resucitación) para que reaccionara, mientras tanto, los policías le decían que ya había valido madres porque ellos estaban con los Zetas (grupo de sicarios de la delincuencia organizada) y que no podía denunciar que había sido torturado, y que si denunciaba iban a matarlo a él y su familia.   A las 12 del día aproximadamente lo traslada la policía federal al Penal Federal de Villa Aldama en Perote, Veracruz., arribando a ese lugar, aproximadamente a las tres de la tarde, ahí lo entregan al penal, en el área de aduana le comienzan a dar órdenes, apenas estaba realizando la primera orden e inmediatamente se la cambiaban, provocando que se equivocara y golpeándolo en la espalda cada vez que eso pasaba. De la aduana del penal lo llevaron hacia una  camioneta suburban agachado, con las manos y los pies juntos, le piden que se suba y les dice que no puede por la forma en que lo obligaron a ir, el custodio, entonces, lo empujo dentro del vehículo, una vez que llegaron al destino, lo bajaron y lo llevaron por un túnel oscuro hasta llegar al lugar donde le pidieron sus datos (al Centro de Observación y Clasificación, COC), ahí le abrieron un expediente, le dieron un uniforme, después de hacer todo el trámite lo llevan a un cuarto donde lo vuelven a torturar sumergiéndole la cabeza en agua, diciéndole que va muy bien “recomendado”, lo golpearon en la boca rompiéndole dos muelas, luego le pusieron una especie de lona alrededor del abdomen y la espalda, golpeándolo nuevamente, la lona hacía que los golpes fueran más intensos al interior del estómago.   Después lo pasaron a una celda en el área que se le conoce como la hielera, lo dejaron sin comer tres días, el baño estaba obstruido con algo que no permitía que los desechos se fueran. A  cuarto día de haber ingresado al penal, los presos de esa área recibieron sus alimento excepto Eliseo, ante esta situación, un preso aventó su comida al pasillo y comenzó a golpear la reja de su celda, los demás presos hicieron lo mismo, hasta que llegó personal de custodia a preguntar qué estaba pasando, le respondieron que el último preso que había llegado (Eliseo) no le habían dado de comer desde hace tres días, le preguntaron a Eliseo si era cierto y dijo sí, además de que el sanitario estaba tapado. Llamaron a personal de limpieza para que recogiera la comida tirada, les llevaron comida a todos, incluyendo a Eliseo, una persona de limpieza destapó el sanitario, sacando una franela anudada que lo obstruía, quedando tirada en el piso la suciedad del baño, la persona de limpieza le dijo que le tocaba a Eliseo la limpieza, ante la falta de instrumentos de limpieza en esos penales, él tuvo que recoger las heces con las manos.   El 13 de mayo de 2015, fue liberado de la causa federal por la que fue acusado y salió del penal, sin embargo, una vez afuera, fue detenido nuevamente por otros delitos y trasladado al estado de Guerrero, fue ingresado al penal de Acapulco, ahí, en el servicio médico le extrajeron las muelas que le rompieron durante la tortura en el penal de Villa Almada, quedándole esa parte de la dentadura deforme, le dijeron los médicos que fue consecuencia de los golpes. Estuvo en el penal de Acapulco hasta que fue amenazado de muerte por presos que presuntamente pertenecen a la misma célula criminal de las personas que había detenido como policía comunitario. Por esa razón, solicitó su trasladado al penal de Chilpancingo, traslado que se llevó a cabo el 25 de febrero de 2016, donde actualmente sigue recluido.   Refiere que no le han aplicado el Protocolo de Estambul y que no se ha atrevido a denunciar penalmente la tortura porque tiene miedo que le pase algo a sus hijos, quienes estudian en la ciudad de Chilpancingo, hace responsable al Estado Mexicano de lo que le pueda pasar a él y su familia, tiene miedo de que puedan hacerle daño a su familia.   El Sr Eliseo Villar Castillo, manifiesta que en la cárcel se enteró que los militares catearon la Casa de Justicia de Juchitán, llevándose las armas de la Policía Comunitaria y los expedientes de los detenidos vinculados al crimen organizado.

    Red Solidaria Década Contra la Impunidad AC
    205 supporters
    Victory
    Petitioning Hector Astudillo, Enrique Peña Nieto

    ¡EXIGIMOS LA APARICIÓN CON VIDA DEL UNIVERSITARIO JORGE CORTES CARMONA!

    El 07 de junio de 1999, ocurrió la Masacre de El Charco en la escuela primaria "Caritino Maldonado", municipio de Ayutla de los Libres, Estado de Guerrero, donde integrantes del Ejercito Mexicano ejecutaron extrajudicialmente a 10 indígena nasavis y un estudiante universitario, la madrugada del 07 de junio de 1998; 21 indígenas y dos personas más fueron detenidos y presentados a declarar ante Ministerio Público Federal, los únicos procesados y encarcelados durante cuatro años por los hechos relacionados con esta masacre fueron; Efrén Cortes y Erika Zamora Pardo, los cuales fueron liberados y demostrada la tortura que sufrieron en su detención por manos el Ejercito. Su caso ya se encuentra en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Efrén Cortes, actualmente Ericka Zamora Pardo y Efren Cortes son defensores de derechos humanos y forman una familia, con dos hijos y son tíos directos del joven estudiante JORGE CORTES CARMONA, pero de forma sistemática, el estado mexicano los ha seguido, en algunos momentos hosstigados, y hoy JORGE CORTES CARMONA, de 24 años de edad, originario de Cruz Grande, Guerrero, egresado en junio pasado de la Facultad de Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Guerrero (Campus Cuajinicuilapa), actualmente se encontraba cursando el Seminario para su titulación, desapareció el día sábado 28 de octubre, por la noche en el OXXO del centro de Cuajinicuilapa, Guerrero, personas que no quieren dar sus datos por su seguridad, manifestaron que unas personas bajaron de un auto, lo golpearon y lo subieron al auto. JORGE CORTES CARMONA, es sobrino de los sobreviviente de la masacre del Charco y defensores de derechos humanos Efrén Cortes Chávez y Ericka Zamora Pardo. Exijamos al Estado Mexicano, que aparezca con vida el estudiante  JORGE CORTES CARMONA, y que garantice que este hecho no se repita. ¡ALTO A LA DESAPARICIÓN FORZADA! ¡PRESENTACIÓN CON VIDA DEL ESTUDIANTE JORGE CORTES CARMONA! ¡ENVIEMOS FIRMAS EXIGIENDO JUSTICIA! RED SOLIDARIA DÉCADA CONTRA LA IMPUNIDAD AC  

    Red Solidaria Década Contra la Impunidad AC
    945 supporters