Movimiento por España

6,873 supporters

    Started 2 petitions

    Petitioning santos.directora@conferenciaepiscopal.es , nunap@nunciaturapostolica.es

    Adhesiones a la petición de apertura de la Causa de Beatificación de Franco

    Estimados Sres:   Por la presente deseamos solicitar la apertura de la Causa de Beatificación del siervo de Dios y de la Iglesia, Francisco Franco Bahamonde, a quien el Papa Pío XII honró con la máxima distinción de la Iglesia: Caballero de la Suprema Orden de Cristo. Para sustentar nuestra petición aducimos someramente algunos aspectos de la figura de Franco que le hacen merecedor del estudio de sus virtudes por parte de la Congregación para las Causas de los Santos: 1.   Su lucha denodada contra la pobreza endémica de España hasta el punto de lograr erradicarla de toda nuestra nación en pocos años, tras la destrucción y el saqueo a que había sido sometida por sus enemigos. Muchos santos han luchado contra la pobreza pero ninguno ha conseguido erradicarla de su Patria como lo hizo Franco. 2.   Su caridad y magnanimidad con sus enemigos, expresada en su Testamento y realizada en la conmutación de miles de penas de muerte tras la guerra, para criminales convictos, y los indultos y amnistías concedidas durante su Régimen; 3.   Su regeneración de toda una nación, tanto material como moralmente.  Como dijera Salvador Dalí: «Tengo enorme admiración por el General Franco, que ha resucitado a España. Él proporcionó al país una enorme prosperidad económica».   4.    La paz social y unidad fraterna y política lograda en sólo 35 años tras una guerra civil calificada por muchos historiadores como la más cruel de la historia y considerando la idiosincrasia indómita de los españoles; 5.   Haber salvado a la Iglesia católica de España (y posiblemente de toda Europa) del exterminio y de la persecución que sufrió en los territorios comunistas; 6.   Instaurar el Reino de Cristo en España aplicando la Doctrina Social de la Iglesia como base de todo su sistema legal y social, lo que le haría exclamar al Papa Juan XIII: Da leyes católicas, ayuda a la Iglesia, es un buen católico... ¿Qué más quieren? Todo ello fue reconocido mundialmente como “el milagro español” y mereció el amor y la adhesión de su pueblo con muy pequeñas excepciones, como demostró la encuesta del Instituto ICSA Gallup a fines de 1975: el 82% de los españoles estaba llorando a Franco y menos de un 10% se alegraban de su muerte, a pesar de las campañas mundiales contra él y su Régimen. Muestra de ello fueron las interminables colas de más de 12 horas que se formaron durante dos días, en un gélido mes de noviembre, para darle su último adiós, y la masiva concurrencia a los funerales que se celebraron por él en toda España. Tal afecto popular sólo tiene parangón en la despedida del querido Papa Juan Pablo II, pero considerando que en su caso acudieron personas de todo el mundo. Es sabido que uno de los indicadores de beatitud es la admiración y gratitud que despiertan tales personas en los demás y las multitudes que les honran tras su muerte. Esa gratitud, admiración y afecto continúan hasta el día de hoy, a pesar de los años transcurridos y la feroz persecución de su figura, como caracteriza a los fieles seguidores de Cristo como él fue. En nuestra página www.francosanto.es iremos ampliando nuestros argumentos, con documentos de cuantos le reconocieron como modelo de virtudes heroicas y los testimonios de favores recibidos por su intercesión, que ya son numerosos, como figuran en el libro "Francisco Franco cristiano ejemplar", del que fuera su director espiritual, el P. Manuel Garrido Bonaño. Esta carta ha sido entregada a todos los obispos de España reunidos en Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, el día 20 de noviembre de 2018, pues  creemos que la figura de un Jefe del Estado no se circunscribe a una sola diócesis sino que compete a toda la Iglesia de su nación, siendo además la Iglesia en su más alta jerarquía la que se ha manifestado históricamente en su favor. Confiando en que nuestra petición sea digna de su atención por el bien de España y de nuestra Fe, le saluda atentamente. Pilar Gutiérrez VallejoLíder de Movimiento por España www.volvemos.es  Y los siguientes firmantes: 

    Movimiento por España
    648 supporters
    Petitioning Monseñor Carlos Osoro, Monseñor Renzo Fratini

    MANIFIESTO CATÓLICO CONTRA LA EXHUMACIÓN DE FRANCO

    MANIFIESTO CATÓLICO CONTRA LA PROFANACIÓN DE LA TUMBA DE FRANCO Ante el papel preponderante que juega la Iglesia en relación a la pretendida exhumación de Franco, y teniendo en cuenta que la Iglesia somos todos los católicos, los seglares de Movimiento por España presentamos un Manifiesto para defender la memoria y la tumba de quien nos salvó del exterminio en los años 30’s del siglo pasado. Como explica el insigne historiador Pio Moa: El Frente Popular fue esencialmente una alianza de separatistas, totalitarios y golpistas, con fuertes rivalidades y odios internos, manifestados en represalias, torturas y asesinatos entre ellos, cosa que se trata de olvidar, borrando arbitrariamente parte significativa de la realidad histórica. No obstante esos odios, había una cosa en la que estaban todos de acuerdo: la Iglesia católica debía ser aniquilada y erradicada del presente y en lo posible del futuro de España. En consecuencia, el Frente Popular organizó durante la Guerra Civil y aún antes, el exterminio, a menudo con sadismo extremo, del clero y de personas distinguidas por su catolicismo, la destrucción sistemática de templos de gran valor artístico, monasterios insignes, bibliotecas valiosísimas y hasta cruces de los cementerios. Se trató de un genocidio como el que perpetraron los soviéticos en Ucrania. Esa labor fue acompañada del saqueo de bienes y tesoros artísticos, utilizados luego para asegurar un exilio de lujo a los dirigentes. En esa tarea participaron todos los partidos de izquierda, justificando una persecución que acarreó un grave descrédito al Frente Popular en los países democráticos, incluso en aquellos tradicionalmente hostiles al catolicismo, donde la mayor parte de la opinión pública lo vio como una explosión de barbarie. La razón de esa política estribaba en la noción ideológica de que la Iglesia era la causante del atraso español y de todos los males sociales concebibles. Por tanto su influjo debía ser sustituido por el de unas ideologías que traerían al país una brillante ilustración, libertad y prosperidad. Ideologías importadas y vulgarizadas al nivel de simples consignas, que originaban odio a la Iglesia, lo que llevó al escritor liberal Gregorio Marañón, uno de “los padres espirituales de la República”, a tacharlas acremente de “estupidez y canallería”. Pero cualquiera sea la opinión sobre la Iglesia o las ideologías hostiles a ella, el hecho histórico evidente es que el cristianismo constituye la base y raíz de la cultura tanto española como europea, habiendo generado una acumulación gigantesca de arte, ciencia y pensamiento, manifiesta en la obra de miles de escritores, arquitectos, pintores, pensadores o científicos. Este hecho exige una actitud de esencial respeto, como manda asimismo la Constitución española. La experiencia prueba que la pérdida de ese respeto conduce directamente a la barbarie, como ocurrió en España durante las República y no debe volver a ocurrir. Por ello, los católicos y los no católicos que admitimos estas evidencias, tenemos la absoluta obligación moral y política de reconocer la importancia histórica de Francisco Franco en el salvamento de la Iglesia y de la cultura cristiana. Esta obligación corresponde a todos los católicos: al Papa, los obispos, a las jerarquías eclesiásticas y a los laicos. Por tanto, denunciamos y nos oponernos con sobrados fundamentos a los planes del actual gobierno de ultrajar los restos de aquel gran líder histórico y fiel católico, merecedor de la más alta condecoración que concede la Iglesia: La Gran Cruz de la Suprema Orden de Cristo. El único gobernante en la historia que aplicó a la política la Doctrina Social de la Iglesia. Por lo cual no admitimos en modo alguno la pretensión de encubrir con visos de democracia unos designios radicalmente antidemocráticos, provocadores de odios que nos retrotraen precisamente a aquellos tiempos de barbarie y persecución religiosa. Y para dejar constancia de mi repulsa a la exhumación de Franco, yo como católico agradecido y amante del Bien, de la Verdad y de la Justicia, adjunto mi firma al presente Manifiesto  

    Movimiento por España
    6,225 supporters