Ecologistas en Acción

1,518 supporters

Somos una confederación de más de 300 grupos ecologistas distribuidos por pueblos y ciudades. Formamos parte del llamado ecologismo social, que entiende que los problemas medioambientales tienen su origen en un modelo de producción y consumo cada vez más globalizado, del que derivan también otros problemas sociales, y que hay que transformar si se quiere evitar la crisis ecológica. Para ello realizamos campañas de sensibilización, denuncias públicas o legales contra aquellas actuaciones que dañan el medio ambiente, a la vez que elaboramos alternativas concretas y viables en cada uno de los ámbitos en los que desarrollamos nuestra actividad. Todo esto lo hacemos a través de la colaboración y el trabajo voluntario de activistas y asociados. Para poder seguir garantizando nuestra independencia y nuestra lucha necesitamos tu ayuda

Started 2 petitions

Petitioning Mancomunidad de Residuos de La Ribera

Que no vengan residuos de fuera de La Ribera a El Culebrete

Ecologistas en Acción de La Ribera se opone al preacuerdo alcanzado por la Mancomunidad de Residuos de la Ribera y el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa para pretratar en El Culebrete 75.000 toneladas al año de residuos de la fracción resto provenientes de Gipuzkoa. Nos oponemos igualmente a que Gobierno de Navarra haya aumentado la autorización para el pretratamiento de residuos a 200.000 toneladas al año. Se abre así la puerta a que se puedan pretratar los residuos de la Comarca de Pamplona a partir de 2022, fecha planteada para el cierre de Góngora. Actualmente en torno al 60 % de los residuos que se tratan en El Culebrete son de fuera de La Ribera. Estas cantidades pueden verse aumentadas ya que el Gobierno de Navarra y el Consorcio de Residuos de Navarra están contemplando la posibilidad de no construir una planta de tratamiento en la comarca de Pamplona. Y derivar todo hacia El Culebrete y Carcar. Actualmente en El Culebrete: La planta de biometanización solo obtiene 3,2 Mwh (19 % de la prevista). El 39 % de los bioresiduos van directamente al vertedero sin pasar por el digestor. El compost obtenido es tóxico y no se puede comercializar. Sólo se consigue recuperar para reciclado aproximadamente el 1% de los materiales inertes. Atendamos al principio de economía circular por el cual los residuos deben ser recuperados al máximo para convertirse en nuevos recursos o nuevos productos. Respetemos el principio de proximidad y autosuficiencia que nos obliga a tratar los residuos cerca de donde se generan. Firma la petición dirigida a la Mancomunidad de Residuos de La Ribera si quieres que no vengan residuos de fuera de La Ribera a El Culebrete.

Ecologistas en Acción
371 supporters
Petitioning Alcalde de Nerva, Presidenta de la Junta de Andalucia

Cierre definitivo del vertedero de Nerva

Pide al Alcalde de Nerva que no conceda la licencia municipal para ampliar el vertedero y a la Presidenta de la Junta de Andalucía que apruebe el cierre definitivo de las instalaciones del vertedero tóxico de Nerva. El pueblo de Nerva cuenta con un vertedero de residuos tóxicos y no peligrosos cuya construcción fue aprobada en 1995 por el pleno municipal para residuos procedentes de Andalucía, con una capacidad final de 552.064 toneladas y el alcance máximo en la cota +305. A fecha de 2010, una Resolución de la administración ambiental de la Junta de Andalucía reconocía que los tres vasos originarios para residuos tóxicos estaban colmatados, al 100% de su capacidad, y que los de no peligrosos lo estarían a mediados del año siguiente. Los residuos tóxicos provienen de media Europa y su gestión ha sido denunciada por diversas causas de daños ambientales, aunque siempre han sido archivadas las denuncias. Por todo ello el vertedero debía haber sido clausurado definitivamente a finales de 2011 y debía haberse puesto en marcha un Plan de recuperación ambiental y de recolocación de los trabajadores del vertedero; un plan no basado en los residuos sino en energías limpias. El pueblo de Nerva, de algo más de 5.500 habitantes, cuenta con un vertedero de residuos tóxicos y no peligrosos cuya construcción fue aprobada en 1995 por el pleno municipal con un condicionado de obligado cumplimiento. Tras tres años de manifestaciones en contra de su puesta en marcha en Nerva, años durante los cuales se crearon barreras y enfrentamientos entre los habitantes del pueblo por los poderes fácticos, el vertedero fue construido e impuesto en contra de la voluntad popular, con la intervención de un Grupo de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil. Aquel proyecto de construcción del vertedero de residuos peligrosos fue declarado de utilidad pública e interés social y contemplaba un condicionado relativo al establecimiento de un órgano de participación ciudadana que se denominó Comisión de Seguimiento y Control, la reducción en la producción de residuos, la realización de estudios de impacto previos y la creación de empleo entre otros. Asimismo, establecía la capacidad límite de 300.00 toneladas de residuos hasta una cota de +300, previendo la posible necesidad futura de un recrecido de la instalación para guardar un total de 552.064 toneladas de residuos y un alcance máximo en la cota +305. La Junta de Andalucía reconocía en diciembre de 2010 que se habían depositado 1.326.241,68 toneladas de residuos. En abril de 2011 dejó de ser convocada la Comisión de Seguimiento y Control, quedando el pueblo totalmente desinformado sobre la actividad de las instalaciones y sin posibilidad de intervención ciudadana. La administración ambiental andaluza reconoció que los residuos peligrosos provienen de otras muchas comunidades autónomas españolas y de otros países como Portugal, Francia, italia y Reino Unido (Gibraltar). La gestión durante estos 17 años de funcionamiento del vertedero ha sido nefasta, caracterizada por accidentes en el transporte por carretera con derrame de residuos tóxicos, vertidos tóxicos al cauce del Río Tinto, incendios, emisión de nubes de polvo, gases y malos olores, poniendo en peligro el medio ambiente y la salud de los habitantes de la Cuenca Minera. A fecha de hoy se han seguido vertiendo residuos con un funcionamiento diario y con este tipo de gestión descontrolada por parte de la empresa gestora. La Autorización Ambiental Integrada en vigor fue aprobada el 30 de abril de 2008 para un plazo de ocho años, por lo que cumple el próximo 30 de abril de 2016. Por todo ello pedimos al Alcalde de Nerva que no conceda la licencia municipal para ampliar el vertedero y a la Presidenta de la Junta de Andalucía que apruebe el cierre definitivo de las instalaciones del vertedero tóxico de Nerva y ponga en marcha un plan de industrialización no basado en residuos y con la recolocación de los trabajadores actuales de la empresa gestora.

Ecologistas en Acción
1,147 supporters