Animales

Lo que aprendí de Margarita

Javier Sánchez
Aug 24, 2017

Hay algo que sucede entre las bambalinas de Change.org que pocos usuarios conocen: los mensajes que nos enviáis cuando recibís un email nuestro en vuestro buzón. Parte del trabajo que hacemos desde Change.org tiene que ver con compartir con vosotros las victorias que consiguen los creadores de peticiones. Por eso, hace unas semanas os envié un mensaje a muchos de vosotros para contaros que la campaña para salvar la vida de Margarita había conseguido su objetivo: el animal no sería sacrificado como en un primer momento había establecido la Generalitat de Catalunya.

Y hoy queríamos compartir, con el permiso de estos usuarios, algunos de estos mensajes tras conocer la noticia:

“Bravo, Enfrente tenemos mucha barbarie que corregir. A mis 81 años confío en juventud y en las nuevas generaciones.La historia reconocerá avergonzada estas generaciones crueles y sin sentimientos.” – José Luis.

“Me alegro muchísimo !!!! Se lo merece, gracias por vuestra labor.” – Yolanda

“Hola!! No se si os llegará o si alguien leerá el mensaje, pero por si acaso.. enhorabuena!!!! Me ha emocionado mucho saber q esto es un pasito más , y que Margarita nos dará más ganas de luchar por tantas Margaritas que hay sin ayuda ni protección. Un abrazo!” – Zuleika.

“Estoy supercontenta que por fin salga de el fatal desenlace al que estaba destinada, ojala se pudiera hacer lo mismo con toda clase de animales que están en el mismo peligro.” – Quina

“Estoy muy contenta x esta gran noticia! Muchas felicidades y una gran vida para Margaritay todos los animales del refugio. Sois increibles.”- Miriam.

Sin duda saber que un usuario ha conseguido lo que pedía es lo que da fuerza a quienes trabajamos en Change.org. Pero este tipo de mensajes que nos hacéis llegar nos recuerda que no sólo nosotros celebramos las victorias: también los millones de personas que firmáis las campañas.

Las auténticas protagonistas

En el caso de Margarita, fueron las responsables de El Hogar Animal Sanctuary quienes lucharon, día y noche durante meses, para salvar su vida.  Elena, Anna, Marta, Cristina y Lucía, y el resto de la familia de este santuario de animales son quienes hace meses casi ni dormían para poder salvar la vida de Margarita. Hoy cuidan de quien se convirtió en todo un símbolo de la lucha por los derechos de los animales. Quien consiguió, quizás sin saberlo, ser la excepción que lucha contra la regla de que todos los animales que en teoría están destinados al consumo humano deben regirse por esas norma en la que si un animal no está identificado, debe ser sacrificado.

De esa victoria he(mos) aprendido varias cosas:

  • 1.- En ocasiones un creador de petición necesita de la ayuda de más personas para no trabajar solo/a en la campaña. Repartir las tareas ayuda a distribuir la carga de trabajo y la presión. Todas las personas implicadas tenían claro que su único objetivo era conseguir salvar a Margarita. Y todos colaboraban de forma voluntaria para lograrlo.
  • 2.- Es necesario informar y mantener la atención de lo que está sucediendo. Cualquier novedad o trámite con la administración que sea de interés para los firmantes, debe ser comunicada. Al fin y al cabo están luchando junto a ti en favor de esa victoria.
  • 3.- Lo online nunca está reñido con lo off line. A través de entrevistas en los medios de comunicación o a través de manifestaciones como la que hicieron en la Generalitat se demuestra que la campaña va mucho más allá de las firmas en Change.org o los mensajes en Twitter, Facebook o Instagram.
  • 4.- La necesidad de encontrar aliados que puedan ayudarte a multiplicar el impacto. Fueron muchas las organizaciones defensoras de los derechos de los animales las que quisieron arrimar el hombro y demostrar a El Hogar que no estaban solas. Otros Santuarios de animales como Wings of Heart en Madrid o Gaia en Camprodón apoyaron el llamamiento para salvar a Margarita. Son dos ejemplos, pero hubo muchas organizaciones y ciudadanos anónimos que les estuvieron acompañando en la tarea de salvar la vida de Margarita.

El verano en España, sinónimo de maltrato

La confirmación definitiva de que Margarita no sería sacrificada nos llegó en una época del año en la que parece que se nos olvida todo lo aprendido durante el año. Cuando en España parece que se hacen las excepciones más bárbaras o cuando más se cuestiona el seguimiento de las leyes contra el maltrato animal.

Es en verano cuando más abandonos de mascotas se realizan -en esa época aumentan un 20% los abandonos- aunque es cierto que la cifra es más o menos similar a lo largo de todo el año.

Pero también es en verano cuando se producen más eventos de Bous a la mar, cuando tienen lugar las “fiestas” de Carpio de Tajo donde se decapita a gansos previamente sacrificados, donde se rocía con fuego los cuernos de toros, donde se “juega” a que los bueyes arrastren piedras o donde se golpean a los caballos en competiciones de tiro y arrastre como denunció y documentó Pacma.

Pero ante todas estas situaciones, cada vez son más los/as ciudadanos/as valientes que deciden dar un paso para intentar cambiar las cosas. Que siguen los consejos que ofrece el equipo de campañas de Change.org en España o también las guías de uso de la plataforma para tener éxito en tu petición.

El trabajo del equipo de Change.org, así como el mantenimiento de la plataforma, es posible gracias a las personas que deciden dar un paso más en defensa de los derechos de los animales y deciden hacerse socios/as.

Si ya es tu caso, mil gracias. Aquí tienes una muestra más de lo que hemos conseguido con tu apoyo. Y si todavía no lo eres, y si puedes, te agradecemos que te hagas socio/a de Change.org.