Victorias

Lágrimas desde el archivo

Javier Sánchez
May 25, 2017

Elena Alfaro y su campaña para la existencia de bancos de libros de texto gratuitos


Este martes Elena decidió esconderse en el archivo del despacho de arquitectos donde trabaja para llorar de la emoción. Han pasado casi cinco años desde que en aquel agosto de 2012 decidiera iniciar una petición en Change.org para poner sobre la mesa un asunto importante para ella: el acceso a los libros de texto por parte de nuestros menores en España.

Si la educación es un derecho universal y gratuito…¿por qué algunos compañeros de clase de sus hijas no iban a clase con todos sus libros? ¿Por qué gastar año tras año más de 250 euros en libros de texto que caducan, en el mejor de los casos, a los dos años?

Este martes conocíamos que Ciudadanos había conseguido la unanimidad para aprobar una ley que regula el préstamos de libros de texto en la Comunidad de Madrid. Tras incluir modificaciones al texto inicial, todos los grupos políticos se han añadido a la iniciativa.

Whatsapp de una “maestra maravillosa” a Elena el martes, compartido en Twitter

Whatsapp de una “maestra maravillosa” a Elena el martes, compartido en Twitter

¿Cómo funcionará?

Los padres que se inscriban en el programa, al acabar el curso cederán los libros que han utilizado sus hijos a un banco de libros de texto. De esta forma, los nuevos alumnos de ese mismo curso podrán utilizarlos el curso siguiente. A cambio, esa familia recibirá los libros el curso siguiente. La Comunidad de Madrid tendrá que hacerse cargo para cubrir los libros que necesiten ser cambiados bien por estar deteriorados, o bien por ser textos no reutilizables. De momento no se conoce cuánto será el coste final para la administración, pero sí que será una cantidad que se irá reduciendo progresivamente una vez instaurado el sistema.

La protagonista, Elena Alfaro

En Change.org hemos querido hablar con Elena Alfaro, impulsora de la iniciativa que logró, con 300.000 firmas, una ley orgánica aprobada el 28 de noviembre de 2013 para que el Gobierno y las Comunidades Autónomas legislen para así lograr sistemas de préstamo gratuito de libros en los centros públicos y concertados.

Change.org: Elena, ¿dónde estabas y cómo te has enterado de la noticia?

Elena Alfaro: Estaba en el trabajo, y de repente me ha empezado a sonar el teléfono. Tenía muchas notificaciones y me he acordado que hacía un año que lo había presentado Ciudadanos en la Asamblea de Madrid. Se ha votado, se han ido añadiendo cosas al proyecto, y aunque parecía que el PP no estaba muy por la labor, se ha aprobado por unanimidad. Ha sido una alegría aún mayor porque es importante que las cosas que afectan a todos salgan adelante con el apoyo de todos los partidos.

P: ¿Cómo has vivido la noticia?

Me he escondido en el archivo y me ha dado una llantina de emoción. Y ahí pues nada, recibiendo muchos mensajes de gente que lo leía. Que me decían. “Esto es lo tuyo…lo tuyo”. Sí, es lo mío, lo de 300.000 personas, lo que hizo UPyD, Ciudadanos…y también el equipo de Change.org.

P: Toca mirar atrás en la campaña…¿qué momentos recuerdas sobre la campaña?

Recuerdo momentos muy bonitos. También de mucho miedo, pánico escénico, abrumada con mucha responsabilidad por toda la gente que confiaba en mi. Toda la gente que me ayudaba desinteresadamente. Era muy impresionante. Me impactó muchísimo y me dejó abrumada de verdad. Recuerdo una vez que iba a salir en la tele en Espejo Público y aunque llevaba varias entrevistas realizadas, pues tuve un momento de pánico importante. Que no mucha gente se enteró – sólo Irene de Change.org. También cuando fui a Barcelona con Albert Medrán y Francisco Polo, estaba agotada tras la sesión cuando se debatió la PNL. Qué momentazo. Qué enfadada estaba yo. Fue una experiencia única, no había estado en las cortes. Y sobre todo muchísima gente buena que me ha regalado su trabajo, su tiempo, gente que sabe muchísimo de lo suyo. Es sentir que la gente ayuda para conseguir algo que consideran que es bueno, sin rendirse, con perseverancia, consiguiendo cambiar cosas de manera duradera. Ha sido una sensación de fraternidad muy bonita.

P: El sistema de donación de las familias de los libros de este año, para poder recibir los del año que viene, implica también una concienciación de cuidar los libros. ¿Crees que las familias estarán a la altura?

Absolutamente. En todos los sitios donde esto se ha implantado, funciona. Cada Comunidad y colegio lo adapta a su forma de trabajar, pero es estupendo, porque todo el mundo se responsabiliza, le saca partido, es un beneficio para todos: para el medio ambiente, la formación cívica de todos, y es un ahorro para las familias.

P: Se estima que el ahorro para las familias será de unos 250 y 300 euros por niño y curso a partir del año que viene. ¿Cuánto crees que va a ayudar esa cantidad a miles de familias en Madrid?

Muchísimo, es un desembolso importante para todos, pero hay muchas familias que tienen problemas para afrontarlo. Es inadmisible que esa dificultad acabe perjudicando a los niños.

P: ¿Consideras que el resto de comunidades deberían ahora tomar nota y hacer lo propio?

Ya hay otras autonomías que fueron pioneras. Han pleiteado con la Asociación de Editores porque les han llevado a juicio, el Tribunal Supremo ha ido resolviendo uno tras otro. Han ido dando la razón una y otra vez a todas las comunidades. Andalucía, Navarra, País Vasco Aragón…también en Galicia…en la Comunidad Valenciana se está intentando un paso mixto. La de la Comunidad de Madrid está muy bien, porque han mejorado la ley y ha sido más ambiciosa por ampliarlo a la FP Básica y los libros digitales.

Fue más de un año y medio, y ha merecido la pena francamente. Me da igual quien lo haya sacado, lo importante es que al final va a ser verdad. Que en el curso 2018/2019 los niños tendrán un programa de gratuidad. Me encanta que se garantice el 100% de reposición para los libros que se pierden, se estropean, y estoy muy feliz.

__

A partir del año que viene la Comunidad de Madrid pondrá en marcha una campaña de concienciación e información sobre el programa, y al final del curso, ya podrán entregarse esa primera tanda de libros que serán reutilizados por otras familias al curso siguiente. Enhorabuena Elena, lo has conseguido.