Igualdad

El sueño (cumplido) de Iker

Dec 19, 2017

Por Sara Peiró.

Iker es pura energía y vitalidad. Tiene cinco años y parálisis cerebral. Tanto él como su madre, Beatriz, estaban muy ilusionados con el concurso online de Privalia al que Iker se había apuntado para desfilar como modelo. Iker fue el niño que más votos obtuvo, pero a Privalia eso no le pareció suficiente: la firma decidió que no contaría con él, porque las marcas buscaban niños con otras “características”.

De la injusticia cometida contra su hijo, nació una petición para que Iker pudiera tener las mismas oportunidades que otros niños. Ante la gran acogida que tuvo la campaña, Privalia rectificó, asumiendo que habían cometido un error y finalmente contaron con Iker para desfilar en la Kids Fashion Week. Esta campaña no solo fue una gran oportunidad para Iker, sino también un precedente para que otros niños con diversidad funcional puedan tener la oportunidad de cumplir sus sueños.

Cuándo hablas con la familia, amigas o amigos, ¿Qué cosas recuerdas de cuando Iker ganó esta petición?


Aunque parezca extraño, lo que más recuerdo no es la alegría de Iker, o lo bien que lo hizo. Lo que siempre me emociona al recordar ese día es ver al equipo de producción llorar de emoción.  

Ver que un niño con discapacidad era capaz de esforzarse tanto, siempre atento, acatando las órdenes sin protestar, que era capaz de transmitir tanto con su sonrisa y alegría y encima ver que el resultado era fantástico.

Creo que les hizo pensar que si no hubiera sido por la repercusión de la petición se habrían perdido una gran lección de vida: la que Iker nos dio a todos.

¿Qué te ayuda a seguir adelante en los momentos más duros?

Lo que más me ayuda a seguir adelante es la sonrisa de Iker, verlo disfrutar con cada nueva experiencia, como se emociona cada vez que logra su sueño y hace feliz a alguien.

Iker y el apoyo incondicional de mi marido hacen que siempre mire hacia adelante con optimismo. Me dan fuerza y me hacen sentir que todo es posible.

Además del apoyo de la familia y amigos que nunca me deja mirar hacia otro lado, me ayudan y apoyan mis locuras porque aunque ellos no sean capaces de verlo, creen en mí, creen en que si yo lo veo lo lograré y me animan siempre.

¿Quieres conocer más de la historia de Iker? Su campaña forma parte de una revista especial creada para los socios de Change.org. ¿Quieres sumarte para que podamos seguir ayudando a personas como ella? Hazte socio/a de Change.org, aquí.