Amnistía Internacional Argentina

Amnistía Internacional Argentina

Los derechos humanos son universales e interdependientes. Aunque durante décadas Amnistía Internacional ha centrado su trabajo en los derechos civiles y políticos, tiende cada vez más a trabajar también en el campo de los derechos económicos, sociales y culturales. Debido a que nuestros recursos son limitados, en busca de una mayor eficacia, nos hemos marcado una serie de prioridades y orientaciones estratégicas. En la actualidad son las siguientes: Luchar contra la pena de muerte y la tortura: La pena de muerte es un castigo irreversible, la forma máxima de pena cruel, y viola el derecho a la vida consagrado en la Declaración Universal de Derechos Humanos. La tortura está estrictamente prohibida en el derecho internacional pero sigue siendo una práctica frecuente en muchos países. La tortura es inaceptable en cualquier circunstancia. Sin embargo, este concepto empezó a ponerse en duda tras los atentados del 11 de septiembre y en la denominada "guerra contra el terror". Lograr la liberación de los presos de conciencia y defender la libertad de expresión: Desde sus orígenes Amnistía Internacional trabaja por la libertad incondicional e inmediata de los presos de conciencia y pide juicios justos para los presos políticos (en cuya causa hay un componente político y que pueden haber utilizado la violencia por ese motivo). También denuncia a los gobiernos que ponen en riesgo la libertad de expresión y actúa a favor de quienes han sido víctimas por ejercer ese derecho. Combatir la discriminación que sufren millones de personas, especialmente las mujeres y las niñas: Las personas sufren abusos contra sus derechos humanos a causa de prejuicios basados en diferencias como la raza, la religión o el sexo. En el contexto de la discriminación por razón de género, la violencia contra las mujeres aparece como una de las violaciones de derechos humanos más generalizadas y a la vez más ocultas. Defender los derechos humanos de las personas que viven en conflictos armados: Amnistía Internacional denuncia el incumplimiento del derecho internacional humanitario en los conflictos armados y exige que los Estados y los grupos armados rindan cuentas por ello. Igualmente lucha para que no se utilicen a menores soldado en los conflictos y para acabar con el descontrol del comercio de armas. Luchar contra la impunidad: La impunidad de quienes cometen violaciones de derechos humanos neutraliza el derecho de las víctimas a conocer la verdad y a obtener justicia y reparación. Por ello, es importante lograr un funcionamiento efectivo del Tribunal Penal Internacional y que los gobiernos promuevan leyes que amparen la jurisdicción universal. También es esencial que se creen mecanismos para que las empresas tengan que rendir cuentas por el impacto de sus actividades en los derechos humanos. Trabajar por los derechos de refugiados, desplazados internos y migrantes: Los Estados tienen derecho a controlar sus flujos migratorios pero ese control no se puede hacer a costa de los derechos humanos ni puede vulnerar los derechos de los solicitantes de asilo. Las leyes de extranjería deben reconocer los derechos fundamentales de los inmigrantes, independientemente de su situación administrativa. Especial preocupación suscitan las niñas y las mujeres refugiadas y desplazadas, más susceptibles de ser explotadas sexualmente. Denunciar la vulneración de los derechos económicos, sociales y culturales: El hambre, la falta de agua, de vivienda, de educación, de trabajo y las enfermedades prevenibles no son desgraciadas realidades inevitables. Son un escándalo para los derechos humanos y Amnistía Internacional lucha para que así se reconozca.

www.amnistia.org.ar

Impact

1 Pétition

400 Soutiens

signataires

Gabriela Adelstein
ADRIANA MINOLITI
Maria Bergara Newbery
Maria Devoto
Ana Marie Bah
Ailin Durruty
Marta Ghio
Paula  Quintana
Bruno Giambelluca
Rafaela Alonso Agüera
Damaris barzante
Florencia Ferro
Amaya Rodrigo Sastre
Alba Balagué Duran
Beatriz Ezquerro