Decision Maker

Gustavo Petro Urrego

  • Candidato a la Presidencia de Colombia

Progresista colombiano. Por una Colombia Humana con justicia social y en Paz. @petrogustavo Facebook


Does Gustavo Petro Urrego have the power to decide or influence something you want to change? Start a petition to this decision maker.Start a petition
Petitioning Gustavo Petro Urrego, IVAN DUQUE, Sergio Fajardo, Sergio Fajardo Valderrama, german vargas lleras, Humberto de la Calle

¡Disculpen las molestias #NosEstánMatando!

Ha sido el grito ahogado y persistente de nosotros los líderes de las comunidades olvidadas del país, azotadas por la violencia, la pobreza, la exclusión y hoy sometidas a persecución y a asesinatos sistemáticos con tendencias genocidas. La caricaturesca actuación del Estado, la indolencia de la sociedad y la impunidad de la justicia, hace imperativo el acompañamiento y presión de la Comunidad Internacional para evitar que nuevamente se ahogue en ríos de sangre la oportunidad histórica de construir Paz Territorial que nosotros materializamos. Hemos sido olvidados por el Estado y la sociedad mantiene una cruel indiferencia que legitima y envalentona a los cultores del odio, facilitando sus perversas pretensiones genocidas. Mediante sofismas y argucias, se pretende enmarcar la despreciable ola de asesinatos de líderes sociales y políticos, en la falsa disyuntiva de si hay sistematicidad. No podemos caer en el juego de esa falsa disyuntiva que busca distraer y encubrir una realidad que no admite maquillajes. Fuerzas oscuras, opositoras del proceso de paz, enemigos de la paz, declarados unos y encubiertos otros, buscan cortar de un tajo la esperanza y la ilusión de paz y reconciliación sembrada por la finalización de la guerra con las Farc y meternos nuevamente en el callejón sin salida de un genocidio político y social. Resulta contradictorio pretender avanzar hacia la construcción de paz, que implica democratización y garantías de los derechos fundamentales, especialmente el derecho a la vida, al tiempo que se tolera un deterioro generalizado de la situación de derechos humanos donde la ocurrencia regular de los asesinatos es indiscutible, aberrante y aplastante. No puede ser que la paz se haya hecho para perpetuar la indolencia histórica hacia los liderazgos azotados por fuerzas perversas.  Los asesinatos de nosotros los líderes sociales han sido invisibles a lo largo del conflicto. Se ha hecho todo lo posible por ocultar la violencia sistemática contra nosotros, al punto que el CNMH no los menciona en su principal documento, el informe “Basta Ya”. Nosotros los líderes de las comunidades de la Colombia profunda en medio de la guerra levantamos la bandera de la solución negociada y política del conflicto como única forma de acabar con las hostilidades y así buscar un país distinto. Alcanzado este propósito con la superación de la guerra con las Farc, ante la posibilidad histórica de construir paz, democracia y Estado, en los territorios se desata esta brutal ola de asesinatos con pretensiones genocidas. La superación de la guerra con las Farc disminuyó la tasa general de homicidios, pero, desafortunadamente, esa tasa se disparó y reorientó focalizadamente en nosotros los líderes sociales campesinos, comunitarios, dignatarios de juntas de acción comunal e indígenas en zonas rurales.  ¿Hoy también permitiremos que nos invisibilicen? Según Somos Defensores, en 2013 78 líderes fueron asesinados; en 2014 55; en 2015 63, en 2016 80, en 2017 más de 100 y, en apenas tres meses del 2018 ya se registran 45 casos!! Una situación aberrante. Nosotros los líderes y liderezas sociales hemos enfrentado en los territorios a poderes económicos y políticos, locales y regionales que se han alimentado de la violencia y de las instituciones surgidas a raíz de la guerra; representan la democratización a la que le tienen pánico fuerzas y sectores estatales y privados porque sus denuncias tocan nervios, sacan injusticias a la luz y pueden afectar el poder establecido. Estamos entonces, ante una estrategia anticipada de los poderosos para evitar que se reconfigure el poder local y regional, para mantener las estructuras de guerra, control y violencia. La coyuntura alerta, una vez más, sobre la incapacidad del Estado para cumplir uno de los elementos centrales del Acuerdo Final de Paz: proscribir la violencia como solución de los conflictos. ¿Suscribió el Estado un acuerdo que no tiene la intención de cumplir? ¿Se va a mantener en Colombia la perversa combinación de magnicidios y ola genocida de asesinatos como mecanismos de dominación? ¿Pretenden perpetuar la violencia y mantener pomposa e hipócritamente discursos sobre la paz? ¿La paz que conciben es la paz de los sepulcros? ¿insisten en producir miedo en los grandes centros urbanos y terror en el mundo rural? Nos preguntamos ¿Si en los últimos dos años hubieran sido asesinados 127 altos ejecutivos de multinacionales con presencia en el país, el problema se hubiera enfrentado con anuncios, más anuncios, descalificaciones, estigmatización y preparación de nuevos anuncios?  ¿Si hubieran sido asesinados 127 personas del 1% que concentra el 80% de los ingresos y las propiedades del país, se hubiera respondido con anuncios, descalificación, y sospecha sobre dichos propietarios víctimas? ¿Si hubieran sido asesinados 127 representantes de los conglomerados y gremios económicos se hubiera presentado con descalificación y señalamientos?  ¿Si hubieran sido asesinados 127 altos oficiales de la Fuerza Pública, se hubiera tratado el asunto con desidia, indolencia e impunidad? ¿Debe tolerar una sociedad preocupada por la construcción de democracia y la convivencia social y política, el asesinato de hombres y mujeres cuyo único crimen es representar los intereses de las comunidades, ser articuladores de redes sociales que encarnan la potencialidad para la construcción de desarrollo, democracia y Estado en los territorios? ¿Puede darse esta sociedad, el lujo de contemplar indolente el exterminio de los liderazgos sociales y comunitarios que dan ejemplo de participación, autogestión, solidaridad? uno de sus mayores baluartes. ¿Puede el Estado Colombiano darse el lujo de permitir la impunidad de los gestores comunitarios de paz, aún después de haber logrado el mejor Acuerdo de Paz de la historia de la humanidad?     Resulta doloroso perder la riqueza social y política de los procesos territoriales, pues somos los líderes, defensores y voceros de las comunidades, los pilares fundamentales para construir una paz viable y sostenible. Sin liderazgos sociales no hay democracia territorial posible. Es así que la violencia selectiva contra nosotros no representa solo una tragedia humanitaria: es un atentado directo contra los sueños de todos los colombianos. La sociedad, el Estado, la Comunidad Internacional no pueden permitir que un nuevo genocidio tiña el siglo XXI de los colombianos. SEÑORES ASPIRANTES A LA PRESIDENCIA DE COLOMBIA: ¿COMO NOS VAN A PROTEGER?   Firman comunicado   Asociación Campesina de San José de Apartadó ACASA Corporación para La Paz y el Desarrollo Social -CORPADES Agencia de Prensa Análisis Urbano Asociación de Vivienda EMECE Asociación de víctimas y Sobrevivientes del Nordeste Antioqueños- ASOVISNA Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos -CSPP Seccional Antioquia Asociación Campesina del Norte de Antioquia- ASCNA Comité Permanente de Derechos Humanos Héctor Abad Gómez -CPDH Asociación Campesina de Antioquia-ACA Asociación Campesina del Bajo Cauca -ASOCBAC Corporación Gustavo Marulanda Corporacion Cultural para el desarrollo Arlequin y los Juglares Corporacion Area Artistica y Cultural de Medellin  La Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño (Cahucopana) Grupo Interdisciplinario de Derechos Humanos GIDH Comité de derechos humanos Jesús María Valle Jaramillo Mesa ecuménica Medellin Asociación Campesina de San Andres de Cuerquia- Asociación Campesina de Yolombo-ASOCAYO Fundación Campesina del Oriente Colectivo independiente de maestros alternativos-CIMA Asociación de Trabajadores Campesinos de Bolívar-ASTRACBOL Asociación de Trabajadores Campesinos de Sucre-ASTRASUCRE Asociación de Trabajadores Campesinos Municipio de Argelia-ASCAMTA Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria-FENSUAGRO Asociación Campesina para el desarrollo del Alto Sinú – ASODECAS Asociación Campesina del Sur de Córdoba- ASCSUCOR Asociación Campesina y Agraria Popular de Córdoba-ASOCAPOCOR Fundación Cordobexia Sindicato de Trabajadores Agrícolas de Tebaida – SINTRATEBAIDA Sindicato de Trabajadores del Agro Movimiento Sin Tierra Semilla y Memoria Asociación Agroecológica Guaraní – ASOGUARANI Semillas de Conciencia Corporación Paz Siempre Organizaciones Campesinas de Población Desplazada - OPDS Montes de María Asociación de Trabajadores Campesinos del Huila (ATCH) Comité de Impulso Zona de Reserva Campesina -SINPEAGRICUN Cabrera – Asojuntas Asociación campesina de pequeños medianos productores de rio cafre- AGROCAFRE Asociación campesina para la agricultura agroecológica y el comercio justo en la cuenca del rio Güejar- AGROGUEJAR Asociación de Trabajadores Campesinos Santana Ramos-Caquetá Comité permanente para la defensa de los derechos humanos-Caquetá Asociación Campesina Cordilleras de los municipios de Montañita, Florencia, Paujil y Doncello (ACOMFLOPAD) Asociación Campesina de Inzá - Tierradentro –ACIT Corporación Agraria de Productores Agropecuarios- CORPO APRODED Asociación Agroambiental del Norte del Tolima-ASOAGROAMBIENTAL Asociación de minero desplazados-ASOMIND Asociación de hermandades agroecológica y mineras de Guamocó-AHERAMIGUA Asociación de víctimas del conflicto armado del corregimiento de Buenavista-ASODECOD Asociación de la zona de reserva campesina de Morales y Arenal Sur de Bolívar- AZOCAMSUR Fundación regional manos unidad Asociación de productores agropecuarios de la zona alta del municipio de San Pablo Bolívar-ASOCAZUL Asociación víctimas de crimines de estado- ASORVIMM Mujeres y Hombre diversos-MHD Asociación campesina del Catatumbo-ASCAMCAT Mesa de desplazados de Norte de Santander-ASVICAR Asociación de víctimas del conflicto armado Asociación de afrodescendientes del Tibú-AFRODETI Colectivo camaleón diverso   Colectivo policarpa salavarríeta Cucutilla Asociación de desplazados de Municipio de ASODEMUC Asociación de familias Zulianas-ASOFAZUL AZOALIANZA Paz y futuro Fundación 11 hechos victimizantes desaparición forzada F.O.H.V Asociación la banqueada de Sardinata metropolitana Asociación de víctimas del área –AVAMECUC ASOBANSAR Asociación florecer Pamplonita-ASOFLORECER Asociación de mujeres víctimas del conflicto armado-AMUVICAR.C Asociación de prosperidad Colombia Uno Mesa de victimas del Municipio de Convención Mesa de victimas del Municipio de Tibú Mesa de victimas del Municipio de Cucutilla Juventud rebelde Norte de Santander-JURE Coordinación Nacional Agraria Plataforma de Mujeres Rurales Asociación de Nacional de Zonas de Reserva Campesina Autoridades Indígenas de Colombia por la Pachamama Mesa de Cerros Orientales de Bogotá Coordinación Étnica Nacional de Paz-Cenpaz Coalición de Movimientos y Organizaciones Sociales de Colombia-COMOSOC  

Paz Territorial CESPAZ
53,258 supporters
Petitioning Gustavo Petro Urrego, Humberto de la Calle, Petición a Candidatos a la Presidencia de Colombia, Gustavo Petro

#SiFueraPresidente protegería el agua de las presentes y futuras generaciones

La deforestación, la minería y el cambio climático tienen a Colombia en la lista de países que a mediados de este siglo sufrirían por escasez de agua. En Colombia, en diferentes regiones donde se desarrollan proyectos de inversión minero-energética, se vienen generando graves impactos ambientales y alteraciones a los procesos de producción y subsistencia, poniendo en riesgo la soberanía alimentaria, la cultura, el agua, entre otros. Para ningún colombiano es un secreto que donde existen las áreas de explotación minera, energética y de hidrocarburos es donde más se manifiesta además la pobreza, miseria, asesinatos de dirigentes opositores a estos proyectos, persecución y el desplazamiento, en pocas palabras la violación de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. Adicionalmente, durante los últimos años el gobierno otorgó títulos mineros en ecosistemas estratégicos para la producción y regulación hídrica, como páramos, bosques de niebla, reservas forestales y parques naturales. Los colombianos no estamos de acuerdo con el modelo minero-energético. En el país se han realizado 9 consultas populares donde, a través de este mecanismo de participación ciudadana, hemos rechazado de manera mayoritaria y categórica la ejecución de proyectos mineros, energéticos y de hidrocarburos en los municipios de Piedras (Tolima), Tauramena (Casanare), Cabrera (Cundinamarca), Cajamarca (Tolima), Cumaral (Meta), Arbeláez (Cundinamarca), Pijao (Quindío), Jesus María (Santander) y Sucre (Santander). Por eso #SiFueraPresidente garantizaría el derecho al agua, al ambiente sano, la alimentación, la salud y la participación ciudadana, así como, la conservación de los bienes comunes naturales de las presentes y futuras generaciones implementando un modelo económico acorde a las particularidades de los territorios y a los retos del cambio climático.

Renzo García | Comité Ambiental en Defensa de la Vida
32,643 supporters
Petitioning Candidatos a la Presidencia, Gustavo Petro Urrego, Humberto de la Calle

#SiFueraPresidente crearía el primer Instituto Nacional de Protección Animal

Colombia ha pasado de estar en la retaguardia en materia de protección animal, a emprender un camino que arroja unos primeros resultados desde lo legislativo y la formulación de algunas políticas públicas territoriales. Existe ya una apuesta institucional para el cuidado animal en ciudades como Bogotá y Medellín.  Sinembargo esto aún no es suficiente ni de carácter nacional. Es extenso lo que se requiere solucionar, las problemáticas son tan profundas y las formas de abordarlas deben ser tan sistemáticas y sostenidas, que se puede afirmar que el país hasta ahora se ha mojado los tobillos en el ya imparable ingreso al mar de la consideración moral a las especies y sus hábitats. Es imprescindible continuar construyendo Estado también para los animales de diferentes especies. Dado que la mayoría de problemáticas que los aquejan son de origen antropogénico y provienen de situaciones generadas por las sociedades humanas, lo cual convierte su abordaje como una responsabilidad de todos y de todas por medio de la figura estatal. Pese a los esfuerzos para ir generando cambios legislativos y los esfuerzos para la formulación de las primeras políticas públicas y programas, es posible ver como en la Nación, si bien existen entidades que de una u otra manera tienen dentro de sus competencias algunas concurrentes con problemáticas asociadas al tema animal, no existe una instancia que articule y potencie las acciones que dichas entidades emprendan, principalmente en lo correspondiente a animales domésticos, ya que el Ministerio de Ambiente es el competente en el caso de los silvestres. Se requiere un doliente institucional que armonice las acciones estatales hacia lo que se denomina convivencia interespecial (o interespecie). Por eso #SiFueraPresidente crearía esta instancia, ya fuera un Instituto (como en Bogotá), una Unidad Administrativa, una Consejería o una oficina articuladora (pero con peso al interior del gobierno). Es decir un Instituto a Nivel Nacional que permita viabilizar y proteja la convivencia respetuosa con las otras especies con las que compartimos todo el territorio nacional.

Plataforma Alto
30,098 supporters
Petitioning Presidente Iván Duque Colombia, Alberto Carrasquilla, Congreso de la Republica, Gustavo Petro Urrego, Ángela María Robledo, Gustavo Bolívar, David Barguil, Angélica Lozano

¡Cobren impuestos a las iglesias colombianas! #ImpuestosParaLasIglesiasYa

En Colombia existen cerca de 7.000 iglesias registradas que cuentan con un patrimonio cercano a los 10 billones de pesos. De este grupo, 145 reportan ingresos anuales por más de 4 mil millones de pesos. A pesar de que muchas funcionan como empresas, ninguna de estas organizaciones religiosas paga impuestos por renta, impuestos prediales por las propiedades que tienen a su nombre, impuesto a la guerra o impuesto a las ventas. En otras palabras, las iglesias no aportan directamente al desarrollo económico del país tal como lo hacemos el resto de colombianos que pagamos impuestos, pero sí tienen gran influencia en asuntos educativos, culturales y políticos. Por lo anterior, con esta petición quiero exigir que en la reforma tributaria que planean, en lugar de cobrarle renta a los trabajadores que ganan más de 1.900.000 pesos tal como lo propone el Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, se le cobren a las iglesias, de todos los cultos, los impuestos por renta, impuestos prediales por sus propiedades, impuesto a la guerra e impuesto a las ventas (Régimen común). Estos cobros garantizarían un mayor recaudo y no afectarían tanto a la clase trabajadora. Firma y comparte esta petición para exigirle al gobierno que así como nos mete la mano en el bolsillo a los de ruana, haga lo mismo con los de sotana. Más información en La Pulla: Ya es hora de que las iglesias paguen impuestos y La Opinión: ¿Por qué las iglesias no pagan impuestos?  

Hernán David Romero Reyes
62,301 supporters
Petitioning Gustavo Petro Urrego, Humberto de la Calle, Sergio Fajardo, y a todas las personas que votaron en blanco

¡Por una Colombia diferente, les pedimos una coalición y un acuerdo incluyente!

Colombia lleva una historia de guerra y violencia, desde inicios de su historia donde los indígenas se mataban por territorio, luego los indígenas y mestizos contra los colonizadores españoles, luego entre centralistas y federalistas, luego liberales y conservadores y a una imagen micro gente que se mata por el color de una camiseta de un equipo deportivo.Hoy en el siglo XXI esta generación quiere una Colombia diferente, queremos un país donde la opción sea prepararnos como seres humanos que aportan al desarrollo de la especie por medio del desarrollo y la tecnología, protegiendo el entorno, la cultura y la sociedad por medio de la educación y oportunidades; nos cansamos de que la opción sea narcotraficar, irse para alguna fuerza que brinde un salario digno para vivir o en su defecto esperar en la esquina para robar un celular a alguien que quizás ni lo ha terminado de pagar.Nos cansamos de ser el país de prostitutas y matones, queremos trabajar en nuestras ciudades y nuestros campos, queremos que nuestros sueños no los mate un banco, queremos que la sociedad nos ayude a crecer y no que nos hunda a la hecatombe a la cual hemos llevado el planeta y después de ver morir en la historia a personas que querían un cambio, un cambio más allá de una firma con un grupo armado como las FARC-EP, hoy queremos que ustedes Sergio Fajardo, Claudia López, Humberto de la Calle, Clara López Obregón, Ángela María Robledo y Gustavo Petro asuman la responsabilidad de comandar esta transición del país, otorgando una alternativa real de progreso Nacional.Firmo para pedirles que dejen a un lado sus diferencias y se unan para darnos esta oportunidad a los que en su vejez logramos ver el desarme de una guerrilla que parecía inacabable, a los que hemos visto como la salud se convirtió en el negocio de unos poco y muerte de muchos, a los que salimos a practicar un deporte al parque con el sueño de traer una medalla para el país, a los que leemos un libro, a los que sembramos un árbol o los que estamos aprendiendo a leer en el jardín, por todos nosotros los colombianos aguerridos, luchadores y extremadamente recursivos; y de no hacerlo la historia los juzgará al igual que todas las personas que estamos creyendo en tod@s ustedes.

juan briceño
12,342 supporters
Petitioning Gustavo Petro Urrego

Unidas en nuestra diversidad, las mujeres de Colombia ponemos presidente

¡Unidas en nuestra diversidad, en el 2018 las mujeres de Colombia ponemos presidente! Nuestro apoyo exige que se mantenga el equilibrio de poderes y se preserven los pactos para la democracia y las libertades inscritos en la Constitución del 1991; se garanticen los derechos de las mujeres, incluidos los derechos sexuales y reproductivos; y se reconozca la diversidad como elemento fundamental de una Colombia más equitativa, justa y en paz. Ante el ataque a los derechos de las mujeres y la diversidad sexual proveniente de figuras clave en la campaña de Duque como Vivian Morales y Alejandro Ordóñez, destituido por corrupción, proponemos una Coalición de Género que recoja las mejores propuestas respecto al tema provenientes de las campañas de Sergio Fajardo y Humberto De la Calle para su incorporación en la agenda de Gustavo Petro. En Colombia somos más de 18 millones de mujeres habilitadas para votar, es decir,  más del 51% de la población. Esto significa que nuestro voto es decisivo para elegir al próximo presidente de Colombia y quien sea elegido no puede dar la espalda a la garantía y el avance de nuestros derechos, y de los derechos de todas las personas que son discriminadas por su orientación sexual, expresión o identidad de género. Hay muchas formas de ser mujer en Colombia: jóvenes, campesinas, mujeres afro, mujeres indígenas, mujeres con discapacidad, estudiantes, madres, mujeres sin hijos, amas de casa, empresarias, lesbianas, trans, trabajadoras domésticas, trabajadoras sexuales, mujeres desplazadas, mujeres urbanas, entre muchas otras. Nuestras necesidades son diversas y urgentes, y tienen en común que necesitan del compromiso político del próximo presidente de Colombia para que nuestros derechos avancen y no retrocedan. Además, somos un país multiétnico y pluricultural que así como reconoce múltiples formas de ser mujer también acoge múltiples formas de familia. Debido a esta diversidad no basta hacer un programa para “la familia” y asumir que este podría reunir con suficiencia, propuestas de garantía de nuestros derechos. Las organizaciones y personas aquí firmantes nos hemos reunido para exigir al próximo Presidente de Colombia garantizar una agenda de género  justa, que cumpla con los compromisos suscritos por el país en materia de cierre de brechas de género y que le dé pleno cumplimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con la meta de disminuir la desigualdad y discriminación por género en el país, la feminización de la pobreza, la discriminación por identidad u orientación sexual y que reconozca y honre el trabajo histórico de las mujeres colombianas en la construcción de paz. La presente coalición ha identificado aquellos puntos en común de la agenda de género propuestos por Humberto de la Calle, Sergio Fajardo y Gustavo Petro. Los tres candidatos buscan garantizar los derechos de las mujeres sin que estos dependan de un concepto único o “ideal de familia”. Estas propuestas también dan cuenta de nuestra diversidad y de la necesidad de trabajar por la igualdad entre mujeres y hombres, preservando los derechos sexuales y reproductivos ya reconocidos. Con el fin de darle nuestro respaldo a la campaña de la Colombia Humana, invitamos al candidato Gustavo Petro y Ángela MarÍa Robledo, fórmula presidencial, a revisar su agenda de género y adoptar aquellos puntos de las propuestas de Sergio Fajardo y Humberto de la Calle que fortalecerán las acciones para la garantía de los derechos de las mujeres:   Preservar la Constitución Política de 1991, mantener los Acuerdos de Paz, así como el papel protagónico de las mujeres en el proceso de implementación de los acuerdos.  Respeto y garantía de los derechos sexuales y reproductivos adquiridos en los últimos años, como el derecho al aborto en tres causales, el matrimonio igualitario, y programas efectivos para la garantía e implementación de los mismos. Crear el Ministerio de las Mujeres, y garantizarnos un 50% en cargos de decisión; la promoción del liderazgo de mujeres al interior de los partidos políticos y  apoyar a las lideresas comunitarias en las regiones. Programas efectivos para favorecer el acceso a la propiedad de la tierra para las mujeres; y estímulos para la formalización del empleo y la creación de pequeñas y medianas empresas, lideradas por mujeres.  Disminuir la brecha salarial entre hombres y mujeres. Educación para la equidad y la autonomía sexual y reproductiva desde primaria hasta la educación universitaria, que impacte la reducción de los embarazos no deseados y el embarazo adolescente; y que aporte a la construcción de los proyectos de vida de mujeres y hombres. Implementación de proyectos que promuevan el ejercicio de masculinidades alternativas; la ampliación de la red de prestación se servicios amigables para jóvenes, para que todas las niñas y adolescentes tengan acceso a métodos anticonceptivos.  El diseño de un programa que impacte de manera efectiva en la reducción de la mortalidad materna, particularmente de las mujeres indígenas, afro, rom y campesinas. Programas para la prevención de las violencias de género y la disminución de la impunidad en los crímenes de violencia de género, que incluyan presupuestos adecuados, capacitación a funcionarios (que incluya jueces y juezas) y seguimiento a los casos y funcionarios/as que reciban denuncias de mujeres víctimas y no las atiendan de manera adecuada y a tiempo. Esto también quiere decir que es necesario que capacite al personal de las Comisarías de Familia y se consolide un sistema nacional de información sobre las violencias de género El diseño e implementación de una política sobre la economía del cuidado. Que todos los espacios físicos en los que operan las entidades del Estado implementen ajustes razonables, o mecanismos para conseguir el acceso y la igualdad fáctica de las personas con discapacidad.  Que se establezca un criterio de “tolerancia cero” con mensajes, campañas y publicidad que promuevan los estereotipos de género y la inequidad entre mujeres y hombres. Garantizar los derechos de las mujeres debe ser una de las prioridades del próximo gobierno; así como mantener el equilibrio de poderes y preservar los pactos para la democracia y las libertades inscritos en la Constitución del 1991. Las mujeres colombianas somos una piedra angular de la democracia y por eso unidas en nuestra diversidad exigimos la garantía de nuestros derechos fundamentales a través de esta gran coalición en torno a la igualdad de género, la equidad y la paz. Para ver a las personas firmantes de la carta entregada a la campaña haz click aquí   Para conocer la carta escrita por Sisma Mujer con el mismo objetivo, haz click aquí 

Rodrigo Sandoval
2,919 supporters
Petitioning Gustavo Petro Urrego, Humberto de la Calle, Sergio Fajardo, Clara Lopez, Partido Alianza Verde, Coalición Colombia, Lista de la Decencia, Polo Democrático Alternativo, Claudia Lopez

Llamado para la unión de las fuerzas por una Colombia diversa y en paz

La primera vuelta ha terminado y el juego democrático puede ser cruel. Por un porcentaje mínimo de votos, solo uno de nuestros candidatos tendrá la posibilidad de enfrentarse al candidato del uribismo en la segunda vuelta. Esto significa, a primera vista, que un solo candidato sigue adelante en la carrera presidencial, mientras que los otros ya pueden pensar en otros escenarios electorales (por ejemplo, en las elecciones locales y regionales del 2019). Quisiéramos defender, sin embargo, la idea de que la elección no ha terminado para ninguno de los candidatos, ni para sus electores. Todos – tanto los representantes de partidos como los ciudadanos ordinarios – debemos entender la lógica de un sistema electoral con dos vueltas. En el espíritu de la Constitución, no se trata de repetir la primera vuelta, con tres candidatos menos. Se trata de negociar y construir alianzas para defender el proyecto de sociedad que más conviene a los colombianos. En este sentido, si bien Humberto de la Calle y Sergio Fajardo no aparecerán como opción en el tarjetón el 17 de junio, sus ideas y sus propuestas siguen vigentes. Y podrán ser defendidas, si todos actuamos de manera madura y responsable. Sabíamos que la lucha para el segundo puesto sería la más difícil. Por esta razón, gran parte de la energía de los equipos de campaña del centro-izquierda se ha focalizado en distinguirse unos de otros. Y esta situación ha generado inevitablemente ciertos rencores y recelos entre nosotros. Sin embargo, tomando un poco de distancia, podemos entender que las diferencias entre proyectos complementarios han sido infladas artificialmente, como resultado de la misma competencia electoral. En este sentido, todos los actores involucrados debemos actuar con lucidez y responsabilidad para entender que los competidores de ayer tenemos que volvernos los aliados de hoy. En nombre de una causa superior, que es el interés de la sociedad colombiana. El 7 de agosto, después de dos mandatos, el presidente Santos entregará a su sucesor un país que ha iniciado el camino de la paz. Este hecho representa, sin duda, un aporte fundamental para la historia de la nación. Sin embargo, mucho hace falta todavía para la construcción de un país verdaderamente democrático y pacífico. Colombia sigue golpeada por la corrupción y la violencia política. Colombia sigue marcada por la desigualdad social extrema y la falta de oportunidades educativas para la mayoría. Colombia sigue construida sobre un modelo extractivista insostenible, tanto desde el punto de vista económico como ambiental. Ahora bien, dependiendo de la decisión que tomemos el 17 de junio, el futuro del país puede ser radicalmente distinto. Si los que creemos en la posibilidad de una Colombia justa y pluralista nos logramos entender, dos proyectos de sociedad se enfrentaran este día. El primero mirando hacía adelante, para seguir avanzando en el largo camino hacia una paz verdadera. El segundo mirando hacia atrás, destruyendo los avances logrados a través de los acuerdos de paz. Seguramente, se profundizarán en este segundo escenario la distancia entre los más privilegiados y los más vulnerables, así como la criminalización y estigmatización de quienes defienden una participación de todos los sectores de la sociedad. Ahora bien, las ideas y los programas no son la dificultad principal para la construcción de esta gran alianza que tanto anhelamos. De hecho, las afinidades entre las tres propuestas son tales que se podría llegar sin contratiempo a un acuerdo sobre lo esencial. Existe, además, un consenso entre nosotros sobre el hecho de que si los sectores más tradicionalistas y conservadores vuelven al poder, será para Colombia, un retroceso inaceptable. Los obstáculos principales se relacionan con los conflictos personales y las pequeñas estrategias de los aparatos. Hacemos un llamado, para que todos los candidatos que creen en el progreso y la justicia – o sus representantes – se sienten a discutir para negociar. No solamente para elaborar un programa común, sino, fundamentalmente, para construir un equipo de gobierno pluralista y comprometido, que represente a todos los que defendemos la paz y la democracia. Si logramos esta alianza, la segunda vuelta no será la oposición entre dos candidatos singulares – Iván Duque y Gustavo Petro – sino una disputa entre dos proyectos de sociedad. De esta manera, ninguno de los electores progresistas – que sean Fajardistas, de la Callistas o Petristas – se puede sentir derrotado aún. El veredicto tendrá lugar el 17 de junio. Y, si logramos convencer a todos los colombianos que, juntos, hemos construido un proyecto sólido y duradero, podremos celebrar la venida de tiempos mejores. En todos los países, solo la unión de las fuerzas de progreso ha permitido su victoria. Este, es entonces, nuestro llamado a los candidatos y representantes de las tres campañas: no piensan en intereses de corto plazo, piensen en el futuro de nuestros hijos. No piensen en sus intereses personales, piensen en el porvenir de Colombia. Tenemos demasiado que perder, como país, para no intervenir de manera responsable y decidida. Actuemos para que triunfe, por una vez, la inteligencia colectiva. ¡¡Todo porqué tenemos la firme convicción de que más allá de la polarización y las pequeñas o grandes diferencias políticas, existe un país por construir!!!

Bastien BOSA
1,041 supporters
Petitioning Gustavo Petro Urrego, Angela Maria Robledo

Me uno a la Gran Coalición por la Paz de Colombia

Quienes tenemos una visión ética de la política, como el arte de servir y de defender nuestros bienes comunes, diferentes personas provenientes del Partido Liberal, el Polo Democrático Alternativo, el Partido Verde, el MAIS, diferentes Organizaciones y Movimientos Sociales, comunidades afrocolombianas, indígenas, campesinas, defensores de Derechos Humanos, organizaciones de mujeres, víctimas del conflicto armado, discapacitados, ambientalistas, animalistas, artistas, gestores culturales, habitantes de sectores populares, vendedores ambulantes, trabajadores, sindicalistas, ciudadanías diversas, personas LGTBI, ciudadanos sin partido, demócratas, jóvenes, estudiantes, profesores, quienes nos reclamamos progresistas de pensamiento, o sencillamente quienes creemos que las cosas en Colombia deben cambiar, manifestamos... Que tenemos el compromiso de contribuir a la conformación y consolidación de una GRAN COALICIÓN POR LA PAZ Y LA DEMOCRACIA EN COLOMBIA a través de una ACUERDO SOBRE LO FUNDAMENTAL que permita darle la vuelta a la historia de guerra del país, respetar el Estado Social de Derecho, profundizar las promesas democráticas de la Constitución de 1991, defender y garantizar  derechos y libertades de la ciudadanía, respetar la diversidad étnico-cultural-territorial, denunciar y actuar contra la concentración de poderes, luchar de manera frontal contra la corrupción, defender la implementación de los Acuerdos de Paz con las FARC, la negociación política con el ELN y la construcción de las bases de una paz completa con la naturaleza, implementar propuestas de economía no dependientes de combustibles fósiles, que permita una transición hacia una nueva etapa en la historia de Colombia. En tal sentido, nos comprometemos a VOTAR por GUSTAVO PETRO URREGO como garante de este MANDATO por la PAZ en segunda vuelta el 17 de junio de 2018 y a continuar con la consolidación de un GRAN MOVIMIENTO POR LA CONSOLIDACIÓN DE LA PAZ en el país.

Coalición por la Paz de Colombia
243 supporters