¡No a la tortura y al asesinato en las aulas del IPN y dimisión de la directora de la ESM!
  • Petitioning Dra. Yoloxóchitl Bustamante Diez

This petition will be delivered to:

Dra. Yoloxóchitl Bustamante Diez
José Narro Robles
Luis Ernesto Serna Chávez
Carmen Aristegui
René Raúl Drucker Colín
Enrique Cabrero Mendoza
Dr. José Armando Ahued Ortega
DRA. ROSA AMALIA BOBADILLA LUGO
Sistema Integrado de Información Científica y Tecnológica

¡No a la tortura y al asesinato en las aulas del IPN y dimisión de la directora de la ESM!

    1. Petition by

      MUPRA • México Unido Por el Respeto a los Animales

«La supuesta ausencia de derechos de animales, la zoantropía que nuestra actuación hacia ellos no tiene relevancia moral o como se dice en el lenguaje ético no hay deber frente a la criatura, es una de las barbaridades de occidente » – Arthur Schopenhauer.

 

A principios de febrero de 2013 estalla un grave y vergonzoso escándalo cuando alumnos de la Escuela Superior de Medicina del Instituto Politécnico Nacional (IPN) acusan a las autoridades de dicha casa de estudios de «avalar prácticas de tortura contra perros en las prácticas académicas.» Según los alegatos de los estudiantes, el cuerpo docente de IPN « los obliga» a realizar abominables prácticas con perros incluso estando éstos vivos, pero peor aún, plenamente conscientes durante el proceso de las operaciones… Los testimonios son abrumadores, bástenos para ilustrar el relato referir uno entre tantos más: «La mayoría de las veces no hay anestesia o ya está caduca y no hace ningún efecto en los animales, y aun así los tenemos que cortar para ubicar sus órganos» (Boletín de Noticias Terra del 12 de febrero de 2013).
Como era de esperarse, la institución incriminada no tardó en responder publicando el 13 de febrero de 2013 un patético comunicado en el que desmiente perentoriamente y de tajo todas las imputaciones en cuestión, justificándose entre otros con un argumento de una ingenuidad y un candor que conmoverían si el tema no fuera tan sórdido y funesto: el tradicional y desgastado lugar común consistente en alegar que el «sacrificio de estos animales se hace en forma humanitaria, sin dolor». Ya volveremos al punto.

Evidentemente, al escándalo de por sí deplorable que representa la perpetración de actividades como estas, propiamente medievales, se añade uno mayor, a saber que, como es de notoriedad pública en todo ámbito mínimamente instruido, dichos ejercicios no sólo son contrarios a la ética más elemental ni son conformes a ninguna clase de deontología o proceder civilizados, sino peor aún, son pedagógicamente absolutamente gratuitos e inútiles como se sabe desde el último cuarto del siglo XX gracias a los trabajos no sólo clínicos sino también de concientización pública llevados a cabo por luminarias del mundo médico de la talla del Dr. Werner Hartinger, quien en diversos escritos como por ejemplo su libro «Animals are our brothers & sisters: Why animal experiments are misleading & wrong» desmiente claramente lo afirmado en el párrafo 4° del arriba citado comunicado del 13 de febrero de 2013 (1) difundido por la propia Escuela Superior de Medicina, y de quien podemos escuchar algunas palabras edificantes en el enlace siguiente: «Por qué la vivisección no es ciencia»:http://www.youtube.com/watch?v=nVRVdRvSivs
En efecto, es lamentable y totalmente inexcusable que mientras en Europa y otras naciones del primer mundo la utilización de animales vivos en experimentos «científicos» está formalmente prohibida (en toda la UE a partir de marzo en la industria de la experimentación cosmética), siendo cada vez mayor el uso y fomento de métodos alternativos diversos como el cultivo de células in vitro, el empleo de logiciales informáticos, de simuladores anatómicos y demás múltiples recursos para dicho efecto y según la línea de investigación de punta trazada por instituciones como las renombradas Antidote Europe, la Association for the Abolition of Animal Experiments, el Physicians Commitee for a Responsible Medicine, etc., en nuestro país, México, y en este caso específico en el IPN, algunos de nuestros cuerpos académicos persisten en reptar lastimeramente en su rezago cruento y en la barbarie más soez, determinados por dogmas ideológicos y motivaciones lóbregas que incluso el mero hecho de imaginar infunde temor.

En lo que se refiere a la situación de los pobres individuos cuyas vidas son destruidas sin el menor reparo ni contrición en este recinto, se ha señalado en los medios de comunicación que «organizaciones protectoras de animales acudieron a las instalaciones de la Escuela Superior de Medicina para constatar la situación» de los animales, juzgándola «pésima». Por consiguiente, los activistas iniciaron gestiones y «acordaron con los directivos del plantel la entrega de estos desdichados; sin embargo, al regresar a recoger a los animales, la Sra. Rosa Amalia Bobadilla, directora de la Escuela Superior de Medicina, «en tono insolente y déspota les informó que los animales ya habían sido sacrificados de acuerdo a su protocolo y por lo tanto no entregaría nada y les advirtió que los alumnos de ésta y otras carreras seguirán aprendiendo con animales vivos, porque ninguna ley se los prohíbe”» (ibid.).
No sólo eso: al medio día del 14 de febrero, una comitiva que reunía a activistas, protectores y asociaciones por el respeto y cuidado a los animales y el reconocimiento de sus derechos se presentó físicamente en las oficinas de la funcionaria sin dignarse ésta siquiera a recibirlos.

Semejante arrogancia, cinismo y descaro en el trato con personas honradas que desinteresadamente se exponen para salvar la integridad y la vida de seres absolutamente inocentes, inermes y desamparados que tienen el infortunio de caer en manos semejantes, es ya per se intolerable, pero lo es más aún cuando los alumnos refieren, como ha circulado profusamente en la prensa, que «la mayoría de los animales pierden la vida en la plancha, luego de que les arrancan sus órganos sin ningún tipo de anestesia. A los que sobreviven los suturan sin analgésico y los meten en jaulas donde se desangran hasta morir (…) Su sufrimiento y dolor es indescriptible. Tenemos vídeos que nos gustaría dar a conocer, pero a la vez nos da vergüenza, porque como médicos estamos obligados a curar el dolor, no a provocarlo.» Revelaciones como estas parecen salidas directamente de las páginas más aciagas de los folletines negros populares decimonónicos, pero acaecen cotidianamente en el México de hoy, en el IPN, en pleno siglo XXI…

En ese sentido, y dadas las circunstancias, sin duda sea esta la ocasión esperada para el alumnado mexicano – o al menos para una buena parte de él – que sirva para impulsar en nuestro país un movimiento general, incipiente pero vigoroso, que abra las puertas al necesario e impostergable reconocimiento de un derecho básico, fundamental, no obstante cohibido y reducido a la omertà más estricta: la OBJECIÓN DE CONCIENCIA; una decisión personal cuyo principio reposa en consideraciones éticas y morales inviolables y sagradas (aun cuando la oposición a las disecciones y a la vivisección sea raramente expresadas por los estudiantes, de hecho muchas veces coartados por medio de chantaje, amenaza y coerción), regularmente silenciadas por los medios de comunicación, y esmeradamente sofocadas, cuando no violentamente reprimidas, por el ámbito académico y los lobbies farmacéutico, médico, y los del comercio, el tráfico, y la explotación de animales..

Ahora, ¿es aún necesario recordar – a gente que se dice ilustrada – que los animales no son cosas u objetos, que no son recursos ni materia prima a disposición de nuestras fantasías más sombrías y siniestras; que son seres vivos sensibles, animados, pensantes y conscientes? ¿Tiene acaso esta gente la menor noción de lo sucedido el 7 de julio de 2012 durante la Conferencia anual Memorial Francis Crick, en Cambridge? Lo dudamos.
Los animales no humanos son individuos, sujetos que deben gozar de esos mismos derechos elementales de que son habientes de manera natural e inherente, aun cuando estos les sean negados, e incluso cuando quienes los explotan, los martirizan y los inmolan, los nieguen y los ignoren.

Por último, y como anunciado anteriormente, en lo que toca al «sacrificio de estos animales [que según el comunicado de la ESM del 13 de febrero] se hace en forma humanitaria, sin dolor», sobra decir que los testimonios arriba citados de los estudiantes dan una respuesta que, ciertamente, no puede ser más evocadora, más ilustrativa, ni más concluyente. Agregaremos pues tan sólo que uno no puede sino quedar pasmado ante lo «inevitable» (sic) del sacrificio de estos individuos quienes – macabra cereza del pastel – no obstante haber sido solicitados en adopción por los activistas como hemos visto, fueron de todas formas asesinados y desaparecidos con presteza conformemente a lo estipulado por el «protocolo» institucional, según los reportes… 
¿Qué más decir? Sobran los comentarios. Quizás sólo quede al lector lamentarse ante estos hechos que ponen de manifiesto el lastimoso estado de una institución anacrónica cuyas estructuras y directivas, a juzgar por las evidencias, muestran estar abismadas en el arcaísmo de una burocracia indiferente y despiadada, y la ofuscación de un extraño anquilosamiento moral; una institución que, sobre todo, da muestra de una indiscutible carencia de ética, de un desconocimiento total de los últimos avances en materia de etología, de ciencias zoológicas y comportamentales, de los descubrimientos modernos referentes a la conciencia animal y, más alarmante aún en este caso preciso al tratarse de una escuela de medicina, de los progresos y técnicas de porvenir en el campo de las ciencias médicas…
En resumen, una entidad que, claramente, lejos de formar científicos para el futuro y «beneficio de los mexicanos» como lo pretende, estanca, paraliza y marginaliza a la juventud bajo su tutela (de)formando no profesionistas libres y humanistas, sino autómatas oficiales, formateados, inadaptados, y ajenos a la moral de nuestra época.

En estas condiciones, en virtud de la extrema gravedad de esta situación, de la crueldad y la sórdida inmoralidad de las exacciones, pero también porque desde el 30 de enero de 2013 hemos entrado en un periodo en el que, gracias a la nueva reforma legislativa que tipifica el abuso animal como crimen en materia penal, ya no es admisible que haya lugar para este tipo de transgresiones en nuestra sociedad, los aquí firmantes en todo el mundo exigimos a los destinatarios de la presente se dé un seguimiento formal e inmediato a este caso, castigándose categóricamente a los culpables de estas aberraciones injustificables, e interpelando firmemente a la directora de la Escuela de Medicina del IPN, de quien exigimos la dimisión y bajo cuya dirección obran y operan estos personajes, a fin de que todos juntos comparezcan ante las autoridades y respondan debidamente por sus faltas y sus actos.

Notas:

1) Descargar aquí la obra íntegra «Aprendiendo sin necesidad de matar: una guía para la objeción de conciencia»:http://www.nomasviviseccion.cl/doc/guiaparalaobjecciondeconciencia.pdf

2) En lo referente a este comunicado, es de notar la hipocresía del mismo así como lo falaz y lo insidioso de la argumentación, en especial cuando con la intención de ampararse y disimular los daños y crímenes cometidos se cita a manera de artificio de diversión la Declaración universal de los derechos del animal, afirmando en el párrafo 6° que «la Academia de Cirugía y los alumnos que cursan esta unidad de aprendizaje respetan los derechos de los animales, ya que se apega (sic) a la Declaración Universal de los Derechos de los Animales», cuando muy al contrario la única verdad para cualquiera que tenga el más ligero conocimiento del tema es que, lejos de adherir a los estatutos de dicha carta, este libelo propagandístico y servilmente demagógico (nótese la memorable frase «el inevitable sacrificio de estos nobles animales (…) en beneficio de los mexicanos») la viola patentemente como mínimo en seis artículos y una decena de incisos; he aquí algunos de ellos:
Artículo 2. 
a) Todo animal tiene derecho al respeto. 
b) El hombre, en tanto que especie animal, no puede atribuirse el derecho de exterminar a los otros animales o de explotarlos violando ese derecho. Tiene la obligación de poner sus conocimientos al servicio de los animales. 
Artículo 3. 
a) Ningún animal será sometido a malos tratos ni actos crueles. 
b) Si es necesaria la muerte de un animal, ésta debe ser instantánea, indolora y no generadora de angustia. 
Artículo 4. 
b) Toda privación de libertad, incluso aquella que tenga fines educativos, es contraria a este derecho. 
Artículo 8. 
a) La experimentación animal que implique un sufrimiento físico o psicológico es incompatible con los derechos del animal, tanto si se trata de experimentos médicos, científicos, comerciales, como toda otra forma de experimentación. 
b) Las técnicas alternativas deben ser utilizadas y desarrolladas. 
Artículo 11. 
Todo acto que implique la muerte de un animal sin necesidad es un biocidio, es decir, un crimen contra la vida. 
Artículo 13. 
a) Un animal muerto debe ser tratado con respeto.

❧ Sigue a MUPRA en Twitter: @MUPRA_Mexico

❧ Síguenos también en Facebook:https://www.facebook.com/pages/MUPRA-M%C3%A9xico-Unido-Por-el-Respeto-a-los-Animales/240564585979846

----------------------------------
México Unido Por el Respeto a los Animales, MUPRA
Un alma, una vida, una consciencia.
Por un mundo de compasión y de respeto, derecho y libertad para todos.

 

To:
Dra. Yoloxóchitl Bustamante Diez
José Narro Robles
Luis Ernesto Serna Chávez
Carmen Aristegui
René Raúl Drucker Colín
Enrique Cabrero Mendoza
Dr. José Armando Ahued Ortega
DRA. ROSA AMALIA BOBADILLA LUGO
Sistema Integrado de Información Científica y Tecnológica
¡No a la tortura y al asesinato en los sotanos del IPN!

Sincerely,
[Your name]

Recent signatures

    News

    1. Reached 9,000 signatures

    Supporters

    Reasons for signing

    • Barbara Reynaga HERMOSILLO, MEXICO
      • 1 day ago

      esto es inhumano....son seres ue merecen respeto como nosotros, ellos también sienten

      REPORT THIS COMMENT:
      • 7 days ago

      No es de humanos lo que hacen, ni mucho menos enseñar eso! ¿Son maestros?

      REPORT THIS COMMENT:
    • aldi vargas cardona BARRANQUILLA, COLOMBIA
      • about 1 month ago

      Es una barbarie el abuso y tortura hacia estos indefensos animales!!!

      REPORT THIS COMMENT:
    • Ana Cecilia Arciniegas Barbosa VILLAVICENCIO, COLOMBIA
      • about 1 month ago

      La ética incluye respetar los derechos de todo ser vivo...

      REPORT THIS COMMENT:
    • Delia Luque González MéXICO, D.F., MEXICO
      • about 1 month ago

      Inadmisible este proceder por parte dequien se supone, tiene la tarea de ayudar a aliviar el sufrimiento y el dolor, haciendo ese tipo de prácticas hacia seres indefensos y sin voz, mi rechazo total a este tipo de prácticas.

      REPORT THIS COMMENT:

    Develop your own tools to win.

    Use the Change.org API to develop your own organizing tools. Find out how to get started.